Diario Judío México - Instituto de Seguro Nacional (Bituaj Leumi)

En la nota anterior mencionaba que la primera estación es el Bituaj Leumi, pues al no tener 67 años y no tener trabajo, tengo derecho a recibir un sueldo del fondo de desocupación. Así me lo dijo mucha gente y por eso fui inmediatamente a presentarme. La cola es desesperante, pero como yo sabía por experiencia profesional, me fui a sacar el número a las 6 de la mañana y me volví a la cama. Después me dije— para que me apuré si ahora tengo mucho tiempo y cuanto más larga la cola, más ocupado estoy. ¡Ya aprenderé!

Antes de entrar me decían algunos en la cola que es un lugar terrible, que el sistema es maltratarte, ir y volver hasta que al final renuncias, el objetivo de ellos aparte de denigrarte como si los empleados fuesen sádicos y se aprovechan de la necesidad de la gente.

Prometí a mi esposa no ponerme nervioso y sorprendentemente me atendieron bien, no dejé de decirle a una empleada que lindo nombre tienes y a la otra que tiene unos ojos preciosos y eso ayudó a que todo pase bien. Una se llama Keren y la otra Abigail,  ya no recuerdo cual era la de nombre lindo y cual la de los ojos bellos.

Allí me entero cual es el monto máximo que puedo recibir de acuerdo a mi sueldo. Bastante poco y lo peor es que de ese monto que me correspondería por el sueldo que yo tenía, se deducen otros ingresos, lo que denominé ingresos paralelos en una nota anterior. Mencioné en la nota anterior que más de la mitad de los asalariados israelíes ganan hasta 6,500 shequel por mes, en caso de no tener otro ingreso recibirán:

Por un sueldo de 6,000 shequel 71% es decir 4,271 shequel

Por un sueldo de 7,000 shequel 68% es decir 4,739 shequel

Supongo que estos datos que extraigo de la red son indicativos y redondeados.

De todas maneras de tener otro ingreso declarado, se descontará del monto a percibir.

Tomemos en cuenta que un parlamentario israelí gana por lo menos 33 mil shequel al mes.

Por lo pronto no recibo ni una migaja, pues si bien reconocieron mi derecho a percibir un pago por desocupado de 175 días, solo comenzará después de 90  pues según ellos yo renuncié sin causa.

Mi abogado en la carta que presenté a la empresa dice claramente que renuncio por empeoramiento de las condiciones laborales, que es una de las condiciones valederas para recibir el pago inmediatamente. Esa opinión de un abogado no les interesa y no la toman en cuenta. Claro, tengo derecho a apelar pagando a otro abogado. No apelaré al igual que no demandé al patrón, no creo en el sistema judicial.  Decidí irme de vacaciones.

Si bien fui al seguro nacional para informar que no estoy trabajando y no tengo ingresos, salí pagando una deuda por el año 2012. Una deuda, como puede ser? Resulta que tengo dos pequeños ingresos que cada uno de ellos es tan pequeño, que en las definiciones del instituto no deben pagar. Pero por otro artículo de la ley se suman ambos y si superan el 25% del salario promedio del país, si deben pagar.

Como lo denomino yo, la magia de los impuestos israelíes. Solo ahora, después de 40 años de haber orgullosamente declarado todos mis ingresos, me arrepiento seriamente de haberlo hecho y es por eso que me retiro, no puedo ahora venir a recomendar a la gente dejen de ser idiotas y no paguen impuestos, pues igual se van para cosas insalubres, como la construcción en los asentamientos. Hoy mismo escuché que el presupuesto de construcción en los asentamientos ha crecido en los últimos 6 meses, de un monto de 58 millones de shequel, a casi 600 millones. El nuevo incremento de 90 millones lo solicitó el Ministro Lapid, aduciendo compromisos de gobiernos anteriores, que casualmente también era Neranyahu.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. El presupuesto no me cerraba, solicité visa de esposo en Colombia, donde el costo de vida es sustancialmente menor y un par de días después de la nota, el 21 de febrero me fui. Cuando la jefa del servicio me dijo que la empleada se había equivocado y me autorizaban el pago ya tenia las valijas hechas. Nunca y tampoco en ese momento mis decisiones dependerán de un empleado publico. Y me disculpo ante los empleados públicos que se pueden, legítimamente, ofender. Ya en el año 1975 y en forma determinante en el año 1976 decidí no ser empleado publico (reales opciones laborales era trabajar para la Dirección Impositiva (Renta e IVA)

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSabina Berman, poeta, dramaturga, narradora y guionista de cine
Artículo siguienteEl más allá
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Entre Ríos, Argentina. Es Contador Público de la Universidad de Buenos Aires. Desde 1973 viviò  en el Estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. En vistas a la tercera edad comenzó a practicar su sueño de escribir que lo acompañó desde chico.Participa activamente en variados grupos literarios del internet. Comparte publicaciones de cinco antologías: De Paz y De Guerrasy Lazos Umbilicales publicadas en Israel en 2007, "primer antología" de Muestrario de Palabras (2007) y Libro del Haiku, Ediciones Artesanales Santoamor (2008) ambas en Buenos Aires. Pensamiento Antologico Universal, La poesia purifica la vida humana, Congreso Universal de Poesia Hispanoamericana, publicada en Mexico 2010. La revista virtual Palabras al Sol publicaba regularmentecuentos y poemas de su autoría. Su preferencia es la narración.