El antiguo nexo de cerca de cinco mil años de vida judía en es poco recordado en el mundo de hoy. Por supuesto, la gente que conoce de Biblia sabe de la historia de Sansón que fue cegado por los filisteos y cómo lo llevaron al templo a sus dioses de . Pero muy pocos tienen alguna idea de la rica historia de los judíos en los siguientes milenios.

En el segundo milenio antes de Cristo, sirvió como una ciudad administrativa y fue la residencia del gobernador egipcio de Canaán. La Biblia nos cuenta que el patriarca judío, Isaac, excavaba pozos en Gerar, un sitio antiguo entre Beer Sheba y , y en el siglo XIII antes de Cristo los filisteos o caftoritas (cretenses) aniquilaron a los habitantes de . Después del éxodo israelita de Egipto y la entrada en la Tierra Prometida, la tribu de Judá tomó a como una posesión, pero no la incluyó plenamente en su territorio, según las crónicas de la Biblia en Josué 15,47 y Jueces 01:18-

A lo largo de los siglos, fue capturada por los asirios, egipcios, babilonios, seguido por los persas y más tarde por Alejandro Magno, que la incorporó a su creciente imperio en el siglo VaC. Es un territorio estratégico, ubicado en la encrucijada de dos continentes, África y Asia.

En el año 167 antes de Cristo, Yehuda el Macabeo lideró a sus combatientes judíos en su victoria sobre el rey pagano-sirio griego, Antíoco Epífanes. Jerusalem fue liberada y el Templo profanado fue restaurado. El milagro de este evento ahora es celebrado por los judíos durante la festividad de Janucá. Pero fue el rey hasmoneo, Yohanan, que liberó a en 145 antes de Cristo. Él era el hermano de Yehuda el Macabeo y fue su otro hermano, Shimón, quien envió a los judíos para repoblar y sus alrededores.

En el libro de los Macabeos: 1:15, cuenta:

"No hemos conquistado una tierra extraña, ni tampoco los bienes de los extranjeros que hemos gobernado, sino la herencia de nuestros padres que estaba en manos del enemigo y conquistado por ellos ilegalmente. Y en cuanto a nosotros, cuando tuvimos la oportunidad, retornamos a nosotros mismos la herencia de nuestros padres".

El general romano Pompeyo conquistó Judea en el siglo primero antes de Cristo e hizo de una "polis" libre, pero en el 61 dC, el gobernador romano, Gavinius, desalojó a los judíos. En la posterior guerra contra la ocupación romana de Judea, entre el 67 y el 70 dC, las fuerzas judías liberaron de nuevo la ciudad y sus alrededores antes de sufrir la derrota a manos de las legiones de Roma.

Los excesos romanos contra los judíos condujeron a la Segunda Revuelta Judía bajo el mando del carismático guerrero Bar Kojba, conocido en hebreo como Hijo de una Estrella. Las legiones del emperador Adriano destruyeron el Estado judío en el año 135 dC, diezmando a la población judía en una enorme masacre, y forzando a miles de personas a la esclavitud de los mercados de esclavos romanos de Gaza.

Bajo el dominio bizantino posterior, la comunidad judía restaurada de Gaza, se las arregló para florecer y durante el siglo cuarto Gaza sirvió como el principal puerto de comercio para los judíos de la Tierra Santa (es interesante notar que en 1967, los arqueólogos descubrieron el hermoso piso de mosaico de una sinagoga del siglo sexto, situado en la costa de Gaza, lo que demuestra el tamaño y la importancia de la comunidad judía de la época).

El gran cabalista medieval Rabino Avraham Azulai, vivió en Gaza, donde escribió su obra famosa, Jesed L'Avraham, junto con un comentario sobre la Torá (los cinco primeros de la Biblia). Los habitantes judíos hicieron de Gaza un gran centro de estudio y las ciudades y pueblos de Rafah a Yavne surgieron como centros de aprendizaje del Talmud.

Muchos judíos europeos huyeron a Gaza a finales del siglo XV donde se unieron a la comunidad judía, trabajando en diversos oficios después de escapar de los estragos de la Inquisición católica.

Durante el siglo XVII, Gaza fue de nuevo el hogar de una próspera comunidad judía, que contaba con su parte de rabinos prominentes, incluyendo el rabino Najara, autor de Kaj Ribbon Olam, el popular himno cantado en los hogares judíos de todo el mundo cada día de reposo. Él sirvió como rabino jefe de Gaza hasta su muerte en 1625. Este siglo también vio el surgimiento en Gaza del movimiento mesiánico de Shabetai Zvi.

Presencia judía discontinua pero persistente

Durante milenios los judíos han sido expulsados de Gaza por muchos conquistadores diferentes pero siempre han logrado volver. Los cruzados mataron a muchos judíos de Gaza, dejando pocos supervivientes. Los turcos otomanos gobernaron un vasto imperio desde 1517 hasta 1917, incluyendo el remanso geográfico conocida como Palestina. También expulsados con frecuencia los residentes judíos, pero luego se les permitió regresar. Este patrón ha continuado durante siglos.

Napoleón, marchando a través de Gaza desde Egipto en 1799 no logró frenar a sus soldados franceses que se sumaron a árabes locales en sus abusos a los residentes judíos. Como resultado de la persecución árabe, la antigua presencia judía en Gaza y las aldeas cercanas desapareció en los primeros años del siglo XIX sólo para regresar una vez más en la década de 1870.

Los judíos estaban presentes en Gaza hasta 1929, cuando se vieron obligados a abandonar la zona debido a los disturbios violentos en su contra por parte de árabes. A raíz de estos disturbios y la muerte de casi 135 judíos, los británicos prohibieron a los judíos vivir en Gaza para calmar la tensión y apaciguar a los árabes. Algunos judíos regresaron, y en 1946, establecieron el kibutz Kfar Darom para evitar que los británicos separen el Negev del Estado judío.
El plan de partición de las Naciones Unidas 1947 asignó la franja costera de Yavneh hasta Rafiah en la frontera con Egipto para constituir un Estado árabe. En la guerra de por la independencia, la mayoría de los habitantes árabes de la región huyeron o fueron expulsados, empujados alrededor de la Ciudad de Gaza. Las fuerzas israelíes conquistaron Gaza, y procedieron al sur de El-Arish, pero posteriormente dieron el control del área a Egipto en las negociaciones, manteniendo Ashdod y Ashkelon. En 1956, entró en guerra con Egipto, conquistó Gaza de nuevo.

"Un hueso atorado en la garganta"

Con la Guerra de los Seis Días de 1967, las fuerzas israelíes volvieron a entrar en Gaza y la capturaron. Durante la guerra, no tenía idea de lo que haría con el territorio. El presidente Levi Eshkol la llamó "un hueso atorado en la garganta."

Asentamientos iniciales fueron establecidos por el gobierno laborista en la década de 1970. El primero fue Kfar Darom, que se estableció originalmente en 1946, y reformado en 1970. En 1981, como parte de un tratado de paz con Egipto, los últimos asentamientos del Sinaí fueron destruidos, y algunos judíos se trasladaron a la zona de Gaza. Los colonos israelíes vivían en el 18 por ciento del área de 363 kilómetros cuadrados.

Hubo veintiún asentamientos en Gaza. El área más poblada de Gush Katif contenía una treintena de sinagogas más escuelas, seminarios, tiendas, y hospitales, y estaba situada a lo largo de la costa sur de la Franja. Estos asentamientos bloqueaban el acceso a la costa desde las principales ciudades palestinas de Khan Yunis y Rafah y reforzaban el control israelí en la frontera entre Egipto y Gaza. Otro grupo de asentamientos (que comprendían Elei Sinaí, Dugit y Nisanit) se localizaban a lo largo de la frontera norte de Gaza con , con la ampliación de la presencia israelí en la ciudad de Ashkelon (en ) a los bordes de la ciudad de Gaza (la actual zona industrial de Erez es parte de este bloque). Netzarim, Kfar Darom y Morag están ubicados estratégicamente en el corazón de la Franja de Gaza (a lo largo de un eje norte-sur), permitiendo un marco para el control israelí de la zona y su principal ruta de transporte, facilitando la capacidad de para dividir la Franja de Gaza en áreas separadas y aislar a los habitantes de cada zona. Además, los asentamientos controlaban las tierras agrícolas, algunos de los principales acuíferos de la zona, y aproximadamente una tercera parte de la línea costera de Gaza.

Los judíos y musulmanes coexistieron durante más de una década, pero la tensión se levantó, y en 1987, un comprador judío en un mercado de Gaza fue apuñalado hasta la muerte. Al día siguiente, un camión israelí mató accidentalmente a cuatro árabes, lo que provocó los primeros disturbios de lo que sería la primera Intifada. Un breve período de calma siguió a los acuerdos de Oslo mientras convino retirarse de algunas partes de la Franja de Gaza. En última instancia, la Autoridad Palestina asumió el control de alrededor del 80 por ciento de la zona, pero una escalada de la violencia, sobre todo después de septiembre de 2000, llevó a a imponer medidas más estrictas contra los palestinos en la zona, y autorizó operaciones militares frecuentes para prevenir ataques terroristas contra soldados y judíos que vivían en los asentamientos de Gaza, así como infiltraciones para atacar objetivos dentro de .

El 17 de agosto de 2005, Israel comenzó a evacuar a todos los judíos de Gaza. Se esperaba que tome varias semanas, pero duró menos de una. Israel y los palestinos acordaron que los edificios judíos serían arrasados y el ejército comenzó ese proceso ni bien los residentes abandonaron Gaza.

Un total de 1.700 familias fueron desarraigadas a un costo de casi 900 millones de dólares. Estas incluían 166 agricultores israelíes que producían 120 millones de dólares en producción de flores. Aproximadamente el 15 por ciento de las exportaciones agrícolas de Israel se originaban en Gaza, incluyendo el 60 por ciento de sus exportaciones de tomate cherry y hierbas. Israel también perdió el 70 por ciento de todos sus productos orgánicos, que también se cultivaba en Gaza.
Desde que se completó el proceso erradicación de la población israelí de la Franja, no quedan judíos viviendo en la Franja de Gaza, pero el conflicto continúa con la guerrilla islamista Hamás que la utiliza como plataforma de lanzamiento de misiles contra Israel.

1 COMENTARIO

  1. Que pena!!! Un interesante articulo sobre la historia judia en Gaza tiene ciertos errores.
    El 17 de agosto de 2005, Israel comenzó a evacuar a todos los judíos de Gaza. Se esperaba que tome varias semanas, pero duró menos de una. Israel y los palestinos acordaron que los edificios judíos serían arrasados y el ejército comenzó ese proceso ni bien los residentes abandonaron Gaza. NO ES CORRECTA, mucho mas correcta es la siguiente A principios de 2004 el Primer Ministro Ariel Sharon propuso el Plan de retirada
    unilateral israelí o Plan de desconexión. Este plan, que fue llevado a cabo en el verano
    de 2005, tenía como objetivo la retirada unilateral israelí de la Franja de Gaza. Aunque
    Sharon rechazó coordinar esta retirada con la Autoridad Palestina y la presencia del
    presidente Mahmoud Abbas como interlocutor. Según la opinión de Hillel Schenker,
    periodista de Tel-Aviv y co-director del Palestine-Israel Journal, esto llevó Hamas a
    “clamar que fue su ‘resistencia’ la que llevó a que las negociaciones propuestas por
    Abbas no se concretasen”.
    En verdad, muchos tienen la opinión de que esta retirada unilateral fue la causa del
    inicio de los conflictos en la Franja de Gaza.
    De hecho, esta retirada, por ser unilateral, dejó más cuestiones por resolver de las que
    resolvió. Gaza permaneció cerrada ante el mundo, Cisjordania bajo ocupación, y lo
    que parecía ser la solución para el problema se trasformó en una oleada de nuevas
    tensiones.
    http://www.observatori.org/paises/pais_53/documentos/palestina_operacion_plomo.pdf
    Coinciden con las palabras de Weisglass en el reportaje del año 2004 en el periodico Aharetz.
    Creo que los 135 muertos se refiere al Progrom de Hebrom y Safed, que por ello los ingleses exigieron a los judios abandonar Gaza. De todas maneras Gaza no es parte de la Israel de las 12 tribus

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorShifting People’s Sense Of Reality To Achieve Political Goals
Artículo siguienteUn verdadero foco rojo: La deuda pública en México
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.