Este es el artículo 20 de 24 en la serie La judía de Montevideo

Diario Judío México -

Voces

Estoy en blanco, mis voces me aturden y me señalan mis fallas diciendo que nada tiene sentido. Tormenta y parálisis, bloqueo, soledad, vaivén, ahogo, pérdida.

Soy tan sólo un cuerpo que vegeta, las ideas se me cortan, es nada, es caos, es devastación, es incomunicación, nadie me dice nada, se me perdieron las palabras o se me olvidaron y sólo me quedan las ruinas, en algún pedazo inconexo de mi memoria. Cada vez me quedan menos, mucho menos palabras que a los otros, las letras se me quedan trancadas, no tienen fuerza para salir, siento una especie de discapacidad.

Me estoy quedando sin palabras, no tengo la menor duda. La boca y el aire que no me sale, y se me queda en el lugar equivocado. Los músculos faciales no me responden, y se me dibuja una cara fea, con la boca de una bruja, me lo dijeron el otro día.

No tengo fuerzas y respirar me duele. Un imán me atrae hacia el fondo de un agujero negro, y cada día me cuesta más ver la luz. Ya no puedo descansar. Las noches son cada vez peores, cada sonido se transforma en un temblor; tengo miedo de lo que vendrá.

Necesito paz, estoy agotada.

La panza me aprieta todo el tiempo. Tengo miedo de olvidar respirar y de morir. Quiero dejar de pensar en eso, pero la idea me atrapa y no puedo salir del miedo a la falta de aire. Y cuando me doy cuenta de que me distraje, el terror se vuelve peor. Y la panza me aprieta más.

Sólo trato de resistir para pasar al siguiente segundo. No se qué hacer para aflojar el cuerpo.

Ya viene otra noche y tengo mucho miedo. Los fantasmas se están preparando y temo perecer. No puedo razonar sobre esto, no tengo respuestas, sólo terror.

Me cuesta pasar al siguiente segundo. Tengo miedo, no se si la desesperación me jugará una mala pasada, temo perder la razón en cualquier momento, y quedar atrapada en el medio del infierno.

Busco desesperadamente respuestas en un libro. Pero ya no puedo leer, porque tengo miedo de olvidar respirar. Ya no puedo concentrarme, no puedo “dejarme llevar”.

Las lágrimas me comenzaron a caer, ya es noche oscura. Temo no poder descansar nunca más.

Mis fantasmas me atormentan todo el tiempo y tengo miedo que me venzan.

¿Pasaré al próximo segundo?

Voces de mi inconsciente, voces que me hablan todo el tiempo y que no me dan tregua.

Continuará: “Arribo”

Más Artículos en esta Serie

<< La judía de Montevideo, 20va. parteLa judía de Montevideo, 22va. parte >>
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDesde Adentro 82a parte: A más de 100 días
Artículo siguienteLa humildad interior
Anna Donner Rybak nace en Montevideo el 21 de setiembre de 1966. Es analista en sistemas, escritora y artista plástica. Escribe diversos géneros: Cuentos históricos, cuentos de humor, Columnas de actualidad, Ensayos, Poesía y Fantástico. En 2007 participa como integrante del coro ACIZ CANTAMOS en el encuentro Interamericano de Coros en la Ciudad de Buenos Aires, abriendo la presentación leyendo un cuento de su autoría: Intermitencias de la Muerte. En 2009 lee Retazos Blancos, Negros y Sepia