Miriam Pérez o María de Estrada
María de Estrada fue una mujer devota judía. Su nombre original era Miriam Pérez. Ella fue la principal mujer en la Conquista de México.

En 1492, año de la expulsión de los judíos de España, Miriam tenía 6 años, y vivía en la judería de Toledo con su abuelo, quien era un rabino y médico. Sus padres habían sido quemados en la hoguera en Sevilla por la inquisición. Miriam a los 8 años ya sabía leer en hebreo, en castellano y en latín.

Criada por gitanos
En 1494, la Inquisición arrestó a su abuelo cuando huía de España junto con Mirian, quien en ese momento fue rescatada por una vieja gitana, arrebatándoles a la niña a los inquisidores, y alegando que era su nieta.

Miriam entonces fue criada por gitanos, y bautizada como María de Estrada, por haberla encontrado al lado del camino de Estrada.

Pero más adelante, María fue delatada a la inquisición por su madrastra, hija de la vieja gitana, lo que ocasiono que fuera apresada y condenada por un Juez Inquisidor, que al tenerla a su merced y aprovechándose de su autoridad, se abusó de ella.

María terminó matándolo, e Intentó escapar, pero fue atrapada y torturada de una manera brutal, y encerrada en el calabozo del Alcázar de Toledo.

A raíz de este hecho, la condenaron a morir en la horca, pero su ejecución fue aplazada, por llevar en el vientre un hijo producto de la violación. Sin embargo, abortó pocos meses después. Ella misma se encargó como pudo de enterrar el feto en alguna parte de la celda.

Encerrada en condiciones infrahumanas
María de Estrada permaneció encerrada en condiciones infrahumanas. En su celda, también un ladrón que se hacía pasar por un miembro de una selecta familia cristiana, de nombre Guillermo Marín, quiso abusar de ella, pero Miriam se defendió y lo mató, por lo que nuevamente fue acusada por esa muerte.

Sin embargo, por una ordenanza de los Reyes de España, que perdonaba a las mujeres sentenciadas si es que viajaban al Nuevo Mundo, fue absuelta.

La monarquía ofrecía tal indulto, porque era sabido que la mayoría de las mujeres que viajaban hacia las tierras recién descubiertas por Colón jamás volvían.

Así es como María logró salvar una vez más su vida, y se embarcó hacia las Indias.

El nuevo mundo
Al llegar a Santo Domingo, que en ese entonces era la única colonia española, y que estaba gobernada por Diego Colón, hijo de Cristóbal Colon, María comienza una nueva vida.

Allí trabajó como enfermera, y se casó con el marrano Pedro Sánchez Farfán, quien era amigo de Hernán Cortes.

En 1520, María de Estrada llega a México con su esposo, y con el conquistador Hernán Cortes. Ella fue la única mujer que sobrevivió a la fuga española durante la Noche Triste, de la emboscada que le tendieron los indios, la noche del 30 de junio de 1520, en la que murieron más de 600 soldados españoles.

En recompensa, María recibió el pueblo de Tetela del Volcán, hoy estado de Morelos. María También peleo en la batalla de Otumba, y en la conquista final de Tenochtitlan el 13 de agosto de 1521.

Sobre ella, expreso Hernán Cortes lo siguiente:

“No es bien señor capitán, que mujeres españolas dexen a sus maridos yendo a la guerra; donde ellos murieren moriremos nosotras, y es razón que los indios entienden que somos tan valientes los españoles que hasta sus mujeres saben pelear… Donde a sí mismo se mostró valerosamente una Señora llamada María de Estrada, haciendo maravillosos y hazareños con una espada, peleando valerosamente con tanta furia y ánimo, que excedía la fuerza de cualquier varón”.

Luego de un tiempo de haber fallecido su marido, María se volvió a casar con Alonso Martín, quien era un judío practicante, y cuyo nombre real era Alón, con quien vivió hasta su muerte.

Y aunque usted no lo crea, Miriam Pérez, o María de Estada, una judía ortodoxa, fue la fundadora de lo que hoy es la ciudad de . Esta mujer y su marido Alonso Martín “Alón”, quien fue el conquistador y fundador de la ciudad de Puebla, nunca dejaron de practicar la religión judía, y siguieron cumpliendo la Tora a escondidas, en su casa, en la Hacienda del Molino (hoy hotel y restaurante Bodegas de Molino). Ahí mismo se encontraron artículos judíos pertenecientes a ellos.

Miriam Pérez o María de Estrada falleció en 1527 a los los 41 años, víctima de cólera y fue sepultada en la bóveda de una antigua iglesia, donde hoy se encuentra la catedral poblana, y que al haber sido demolida 26 años después, se perdieron sus restos.

El pueblo judío ha sufrido horrores a través de los siglos más que ningún otro pueblo, hay épocas de tranquilidad y prosperidad a la que le siguen otras de peligros y amenazas de exterminio, pero justamente en esas épocas de turbulencia, es donde esta nación se ha convertido en indestructible, y es donde más ha desarrollado su potencial.