Diario Judío México - Cómo dice como dice Philip Zimbardo en su libro el Efecto Lucifer, para que una persona pueda perder sus derechos y pueda ser violentada, sin tener algún sentimiento de empatía o de culpa, lo que se necesita es eso quitarle el estatus de ser humano y puede ser cualquier cosa menos persona, si alguien no se le mira como una persona, se le mira bajo algún símbolo, la madre (como si fuera una investidura) las viejas, la puta, la zorra, la nalga, la buchonas, la loca, la histérica, la hormonal, la chacha, la madre soltera, las feministas, las chairas, las fifí, lo que sea, pero no se reconoce como una persona. Es así bajo un estatus de No persona que se pueden transgredir sus derechos.

Cuando una mujer reclama sus derechos todo lo que está pidiendo es que se le vea como una persona.

Martha Barragán

Una mujer tiene derechos y hay una carta de derechos de las y cuando se trabaja la defensa de los derechos de las o se pide a los hombres respeto por los derechos de las mismas, pareciera que están haciendo algún favor, porque ellos tienen una madre, porque ellos tienen una hermana,  porque esa mujer significa algo más para ellos, no por el simple hecho y la revolucionaria idea de que es una persona, una mujer, cualquier mujer en el mundo es una persona,  por el solo hecho de ser un ser humano tiene derechos.

Entonces cuando defendemos los derechos de las , se defienden sólo por el hecho de ser personas, no necesitan ser la madre de nadie, ni la hija de nadie, ni nada más la idea más transgresora, la revolución la cruzada que se está haciendo para el respeto de nuestros cuerpos, de nuestras decisiones, de nuestras ideas, es que somos personas y como tales tenemos autonomía en un muchas dimensiones. Así que si deseas apoyar las causas de las no lo hagas sólo porque tienes madre, hazlo porque es una persona. Gracias.
.

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anteriorPreservar al FCE
Artículo siguienteOlvidar
Soy una apasionada por el bienestar, constructora de paz, de amor y humor. Por eso la causa que más me ha tocado toda la vida ha sido la de las mujeres. Mi cruzada es la despatriarcalización en toda clase de sistemas con la intención de construir sociedades más amorosas, incluyentes y fluidas. Dedico mis días a hacerlo con amor y con humor. Si queremos una sociedad con justicia, libre y en paz debemos poner toda nuestra inteligencia al servicio del amor. Mi estrategia es el despertar conciencias, usar el humor como una herramienta poderosa para humanizar las violencias y ponerlas en un nivel en el que se puedan gestionar. Crear nuevos marcos de pensamiento, que tengan incidencia política y social. Por eso soy caricaturista feminista. Como una mujer amante del cambio en el contexto de mi vida, mi primer carrera fue Ingeniería química, ¿Por qué no?, así construí un pensamiento estructurado y hecho al método científico, comprobación. Después diseñadora gráfica posteriormente, Meta Coach con especialidad en Marca Personal y intervengo en organizaciones y las personas para trabajar el liderazgo de las mujeres con perspectiva de género. Como caricaturista feminista, nacional, internacional, directora y fundadora de Caricaturistas con Causa. He ganado diversos premios internacionales y participado en exposiciones en foros también como ponente y jurado en México y el mundo. Mi misión son las acciones a través del arte para el cambio. Mi causa: Amor sin violencia, porque con amor y con humor todo es mejor. Martha Barragán “Mar”