Diario Judío México - A los sacerdotes John Migwi, Marcos Araiza y John Marín, que en estos veranos de las Navas fueron los intercesores de la salud de mi alma.

A todos los enamorados que amaron lo imposible.

“Sólo eres lo que te falta, Antonio de Quintana.”

Cuentan antiguas leyendas que en otros tiempos, junto a la roca de Magalia, habitaba un marqués en su castillo con su bella hija hebrea.

Dicen las gentes que esta hermosa joven, bella como la Luna, mantenía unas relaciones extrañas con un animal mítico, que era un unicornio, éste, símbolo de la castidad, visitaba a la joven enamorada por las noches solitarias de las Navas, en la azotea del palacio, donde tenía su aposento la bella joven. Como lo puro va en busca de lo bello, y lo bello busca a lo puro, surgió entre la jovencita y el unicornio un amor casto y blanco como la nieve, dicen las crónicas que el animal volaba por las noches de verano y algunas de invierno, hacia las alturas donde le esperaba la joven marquesa, entablando ambos una idílica conversación entremezclada de bellos sentimientos. Parece ser, que una noche el unicornio enamorado de la joven, tuvo un tropiezo al encaramarse para visitar a su enamorada, cayéndose al vacío y matándose en el acto. Dicen las crónicas que la joven al ver a su amado en el suelo, presa de un dolor infinito, se arrojó al vacío, creyendo así acompañar a su amado en la eternidad.

Cuentan que por las noches de invierno se oyen los susurros de la bella hebrea y los balidos y requiebros del blanco unicornio. Así se expresan las crónicas de las Navas, así dicen las gentes del pueblo y así os lo hacemos llegar a vosotros, almas selectas que amáis estas historias.

Septiembre del 2020.
En .

Anno Templi CMII.

Antonio Escudero Ríos, Gran Maestre de la Orden Nueva de Toledo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.