Diario Judío México - El alarde de la relevancia de la Segunda Enmienda como principio fundamental de nuestra sociedad, se vuelve problemática en nuestra realidad actual. Como la creación de James Madison, uno de los padres fundadores de los , la Segunda Enmienda se ha convertido en una venerada prueba de fuego para el patriotismo. Pero esta hazaña también puede ilustrar cómo una promesa en un momento de la historia puede deteriorarse y convertirse en locura.

Se requiere una breve revisión de la historia y el significado de la Segunda Enmienda. Después de que la Constitución de los fue ratificada en 1791, se propuso la segunda enmienda para asegurar y permitir la existencia de milicias estatales locales. El objetivo era limitar los poderes federales que podrían considerarse una infracción indebida de los asuntos locales de estas entidades políticas más pequeñas. Los Padres Fundadores y la generación emergente de nuevos estadounidenses, muchos de los cuales eran inmigrantes educados en Europa, habían luchado por separarse del poder ilegítimo ahora definido que otros tenían sobre ellos: ante todo, el rey inglés. Pero en el interior, las distintas facciones, p. federal vs. estado – estaban negociando sus respectivas posibilidades de poder y control. Con la idea de “milicias” buscaron satisfacer a aquellos que, a pesar de ser definidos como “libres”, aún se sentían impotentes contra el gobierno federal y la élite más exigentes. La enmienda fue, por lo tanto, una especie de compromiso con estos incipientes centros de control más pequeños: los estados individuales.

La enmienda dice lo siguiente:

“Una milicia bien regulada, que sea necesaria para la seguridad de un Estado libre, no se infringirá el derecho del pueblo a poseer y portar armas”.

Resultó una declaración lingüísticamente incómoda, un borrador como una oración que necesitaba una buena edición. Aún así, declaró que se le permitiría a una milicia regulada asegurar el carácter libre de un gobierno estatal, ya que aceptaba que los miembros del estado eran personas libres (como se definía entonces a ” personas libres ”) y por lo tanto estaban facultados para organizar sus propias milicias, portar armas, para supervisar la posible intrusión de otros poderes. La declaración tenía sentido histórico y contextual para ellos, y esa es la forma en que se entendió durante décadas, sin contención. Nadie contempló que los ciudadanos particulares caminarían armados y se considerarían “milicias” para su estado de forma ad hoc. Además, subyacente a la enmienda mal redactada había otra intención histórica: los propietarios de esclavos temían que, en un mundo cambiante, sus esclavos pudieran iniciar una rebelión por la libertad, dejando a los propietarios, que eran menos numerosos y presumiblemente tenían más que perder, sin recurso sobre cómo defenderse y controlar la insurgencia. La enmienda buscaba apaciguar a esta élite.

Después de la Guerra Civil (en 1866), las famosas milicias originales fueron abolidas. No había necesidad de ellos. Nadie habla hoy de ese “cambio” y su abandono como inconstitucional o antipatriótico. El uso / existencia y la función de las milicias se habían vuelto obsoletas, y el nuevo contrato social no las requería. La sociedad estaba siendo desmilitarizada como parte de un proceso de modernización y avance. La esperanza era limitar la mentalidad bélica interna y sus experiencias.

Pero aunque el fundamento de la enmienda original había cambiado y se había descartado parcialmente, el texto permaneció. Después de la Guerra Civil, con la tensa unificación de los estados del sur y del norte, la liberación de los esclavos aún se puso a prueba. El uso de las armas por los libres ahora también fue apropiado por los esclavos recién liberados: tenían ahora “el derecho a portar armas”, el signo de la libertad. Lo que siguió evocándose anacrónicamente fue la segunda parte de la enmienda que ahora se usa para identificar a cada persona como un agente libre capaz de portar armas. Pero eso nunca había sido la intención original de la enmienda. A fines de la década de 1800 había un gobierno que buscaba funcionar como una democracia para definir el rumbo y los objetivos de esta sociedad. Ahí radicaba la libertad individual: en el estado de derecho.

En 1967, Ronald Reagan, en ese momento gobernador de California, firmó un acto ‘prohibiendo al público llevar armas cargadas en las ciudades’. Las armas disponibles en todas partes se convirtieron cada vez más en un problema. Pero los fabricantes y vendedores de armas de fuego de alta potencia estaban encantados con los ingresos de sus productos. Los negocios se colocaron antes que la moral, las ganancias antes que la cordura social. La caza, el sustituto de la guerra, era vista como una actividad deportiva atesorada, defendida como prueba de la esencia y el espíritu de esta sociedad y argumentaba, una parte esencial de nuestro contrato social: nuestra libertad. La distorsión del discurso era obvia, pero de ella se obtuvieron muchos beneficios. La segunda enmienda se había convertido en un mandamiento, imbuido de la retórica de los derechos individuales.

La guerra y la producción de maquinaria de guerra le habían dado una buena muestra de la buena vida: los salieron de la Segunda Guerra Mundial produciendo armas, pero luego continuaron necesitando armas durante la guerra fría y fuimos a la guerra contra Camboya, Vietnam. … En 1977, la Asociación Nacional del Rifle (NRA) estaba presionando a sus miembros moderados en sus filas, radicalizando los objetivos del lobby de las armas. La libertad, expresada con armas de fuego, se vendía como un determinante sagrado de nuestra sociedad; librar la guerra se presentaba siempre como la misión más sagrada; y, cuando no estaba en guerra, los EE. UU. celebraban armas de fuego en forma de vida de caza. (Qué ironía es esta: nos regocijamos en la monarquía “rechazada”, pero nos regodeamos en la forma más aristocrática de su entretenimiento, alegando que es un signo de “libertad”). La caza surgió incuestionablemente como la mejor manifestación del patriotismo.

Esta sociedad logró olvidar a las milicias a pesar de su mención en la segunda enmienda, pero el deseo de armas de fuego continúa siendo considerado esencial. Sin embargo, la disponibilidad de poderosas armas de fuego de guerra ha demostrado ser destructiva y totalmente incontrolable. Para centrarse en aumentar los requisitos de edad para la posesión de armas y para instar a las agencias a controlar de manera más eficiente a los enfermos mentales (como si “enfermos mentales” fueran una etiqueta estática) es ignorar o desviar la causa del problema.

Perdemos nuestras libertades si descuidamos nuestra obligación de volver a pensar y reevaluar nuestra situación actual. Nuestra sociedad es dinámica y presenta constantemente desafíos nuevos y difíciles. Los principios rectores no pueden ser vistos como intocables; necesitan ser maleable a los problemas que enfrentamos. ¿Necesitamos armas para nuestro ejército? Por supuesto. Pero no necesitamos hacer de nuestras sociedades campos de batalla, con escuelas que se conviertan en el escenario de estos combates.

En 2008, el juez Scalia “anuló” la prohibición de armas cortas en las ciudades. Cegado con un amor por el texto como si fuera sagrado, no entendió los estragos que estaba a punto de desatar en términos de escalada de crímenes, guerras de drogas, guerra de pandillas, y más. En su opinión, “las personas tienen derecho a guardar un arma en casa para su propia defensa”. Por lo tanto, consolidó, por primera vez en la historia de este país, la aceptación de las armas de fuego como un derecho para cada individuo, como el agua o el aire. Qué herencia y regresión tan terrible ha demostrado ser esto. Pero no todos ignoraron el error. El juez Stevens no se tomó esto con calma; argumentó que el respeto ciego de Scalia por el texto y los orígenes en efecto promovió la total indiferencia y la falta de respeto a los precedentes legales prácticos, a todos los rechazos bien argumentados anteriores de tal argumento y, sobre todo, distanció a nuestra sociedad del estado de derecho. En nuestras sociedades infestadas de crímenes, el mal uso de una sentencia parcial de los antepasados ​​separada de su intención original, ahora nos estaba colocando en una situación que rezumaba sangre, a menudo la de los más jóvenes de la nación. Scalia, la NRA y sus seguidores, y todos aquellos que consideran la segunda enmienda parcial como si fuera el ADN de nuestra autenticidad, son sordos a nuestras tragedias actuales, y ciegos a nuestros desafíos morales actuales.

Es frustrante presenciar tantos periodistas, analistas políticos y otros que entienden el caos actual y son sensibles a las causas de los horrores repetitivos de estos asesinatos en masa, creen que tienen que preceder a cualquier opinión que sea levemente crítica de la segunda enmienda o la NRA al afirmar que ‘aman’ la caza, tienen pistolas en sus familias, y así sucesivamente. Es como si sintieran que necesitan limpiar sus objeciones y desviar cualquier crítica que pueda presentarlos como antipatrióticos. Retrasar la posesión de armas, aunque sea mínimamente útil, no terminará la caza de seres humanos como un efecto secundario de la venta de armas de fuego a nadie que pueda comprarlas. Es nuestra obligación, la obligación de cualquier mente moral y decente, que busque la forma de detener la carnicería actual y su causa, tener el coraje y la honestidad de llamar pala a espada. No necesitamos armas en la “vida normal” cuando promovemos el estado de derecho.

Queremos que nuestros niños de kinder jueguen y corran libremente en el patio; queremos que los escolares bailen y aprendan a leer; y queremos que nuestros adolescentes usen sus cerebros para crear juegos, canciones y música, escribir libros, apuntar a mejoras científicas en medicina, medioambiente, aprender historia y escribir poesía, y más. Ningún espacio infestado de armas puede proporcionar el entorno adecuado para eso. Al jugar con fuego … el resultado solo puede ser un infierno.

 

Dedicado a los valientes, inteligentes y ahora combatientes estudiantes y sobrevivientes del tiroteo en Florida, 2018.

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorNuevas fotos satelitales muestran que Irán establece otra base en Siria
Artículo siguienteEl INBA Lamenta el Fallecimiento de la Escultora Naomi Siegmann
Adina Cimet nació en la Ciudad de México, en 1951, en una familia con raíces Ashkenazies. Su padre Ruben Cimet (1923-2008), nacido en Hrubieszow, Polonia, fue un conocido escultor, arquitecto y distinguido profesor de arquitectura en la UNAM. Su madre Shoshana Ralsky Tartak (nacida en Kaunas, Lituania) es sobreviviente del Holocausto que la confronto de nina, y fue liberada en Bergen Belsen por tropas del ejercito Ingles. Empezo su Carrera como maestro de Idish en las escuelas de Mexico, pero siguio su educacion formal hasta llegar a ser profesora de sociología de la Universidad Nacional Autonoma de México, con estudios de Lincencitura, Maestria y Doctorado de la misma institucion. Es autora de varios libros sobre el sistema político mexicano. En su juventud fue maestra de Yiddish en escuelas comunitarias y persona activa en la vida cultural de la comunidad. Cimet es miembro de los consejos asesores en el Programa de Estudios Judaicos de la Universidad de Drexel en Filadelfia. Ha publicado su trabajo en inglés, español y hebreo, dado conferencias y dirigido seminarios en varios países. Tambien es actualmente docente del Museo Judio de Arte de Nueva York. Es autora de un proyecto educativo para la cultura Idish, y ex directora del sitio web “Cuando estas calles escucharon Idish”, ambos patrocinados por el Instituto Cientifico Judio IWO, creado en Vilna en 1925, pero con sede en Nueva York desde la guerra. El proyecto, concebido originalmente para la juventud judía, pero más tarde ampliado para ser ofrecido a la juventud de Norteamérica y otros lugares, se centra en la cultura Idish en Europa del Este. El proyecto fue probado e implementado en 18 escuelas piloto, 15 en los EE.UU., dos en Israel y una en la Ciudad de México. Carrera Académica Adina Cimet recibió su grado de Licenciatura en Sociología en la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) en 1974 con un estudio en Meritocracia y la Educación Superior; su Maestría (1979) y su Doctorado (1992) en la especialidad de Sociología, son por la Universidad de Columbia en Nueva York. Su disertación fue sobre La Comunidad Ashkenazi en México: Un Diálogo entre Ideologías, 1912-1990. De este material la Dra. Cimet publicó el libro Judíos Ashkenazi en México: Ideologías en la Estructuración de una Comunidad. SUNY Press y una variedad de artículos en las revistas de Sociología de la UNAM, en EU e Israel. Su libro, Jewish Lublin (2009), publicado en inglés, está por ser traducido al polaco, por la Universidad Madame Curie y el museo Brama Grodska en Polonia. Es Miembro del Consejo de Asesores del Programa de Estudios Judaicos de la Universidad de Drexel en Filadelfia y del periódico Forward en Nueva York. Trabaja como docente en el Museo Judío de Nueva York y es directora del proyecto educativo para el estudio del idioma yiddish en computadora de Brain Pop. Ha publicado sobre temas de minorías, idiomas, poder y cultura, en inglés, español y hebreo; y ha dictado conferencias y conducido seminarios en varios países. La Dra. Cimet es autora de el Proyecto Educativo para la Cultura Yiddish (Educational Project for Yiddish Culture, EPYC), y además dirigió el sitio “When These Streets Heard Yiddish” (Cuando Estas Calles Escuchaban Yiddish) como complemento de EPYC, ambos patrocinados por el YIVO Institute for Jewish Research en Nueva York. El proyecto, originalmente concebido para la juventud judía pero que posteriormente se expandió para ser ofrecido a todos los jóvenes americanos y de otras partes del mundo, se enfoca en la cultura y forma de vida judía en Europa Oriental. El proyecto fue probado e implementado en 18 escuelas piloto, 15 en los Estados Unidos, dos en Israel y una en la Ciudad de México. Hoy el material es utilizado en cursos universitarios también. El Programa Educativo para la Cultura Yiddish (EPYC, por sus siglas en inglés), elaborado en el YIVO por Adina Cimet y su equipo es una herramienta educativa que incluye un plan de estudios (en dos niveles de profundidad) que intenta familiarizar a los estudiantes con la cultura judía Idish -parlante que se mantuvo vigente en Europa Oriental por espacio de 1000 años hasta su eliminación con el Holocausto Nazi. Los materiales de este paquete educativo -( ver en la página web los PDF’s )- son esenciales no solo para entender historia, cultura, e ideologías modernas, sino que presenta parte de la historia mundial del siglo XX que no embona y está parcialmente marginada en los cursos escolares. Su objetivo – entre otros es magnificar los retos éticos y sociales que nuestros jóvenes deben atender, retos para resolver problemas de coexistencia de grupos, a los que todas las sociedades de hoy se enfrentan.