La única vaca de un pequeño schtetl judío de dejó de dar leche.

Los pobladores hicieron una investigación y encontraron que podían reemplazarla comprando una vaca en la gran Moscú por 2.000 rublos o una en la ciudad de Minsk por 1.000 rublos…

Siendo frugales, compraron la vaca de Minsk. La vaca era maravillosa. Producía muchísima leche todo el tiempo y la gente estaba sorprendida y feliz.

Entonces decidieron adquirir un toro para que con la vaca pudiera reproducir más vacas como esa. Pensaron que nunca más tendrían que preocuparse en conseguir leche.

Compraron un toro y lo pusieron en el mismo campo con la vaca.

Sin embargo, cada vez que el toro se acercaba a la vaca, ésta se alejaba.

No importaba de qué modo el toro trataba de aproximarse, la vaca se retiraba lejos del toro y el animal no tuvo éxito en lo que intentaba.

La gente estaba muy preocupada y decidieron consultar al rabino – un hombre muy sabio – qué es lo que tenían que hacer.

Le contaron al rabino lo que estaba pasando:
– Cada vez que el toro se aproxima, la vaca se aleja. Si se aproxima por atrás, ella se mueve hacia delante. Si se acerca por el frente, ella retrocede. Si el acercamiento es por el costado, la vaca se va hacia el otro lado.

El rabino pensó por un minuto y preguntó:
– ¿Uds. compraron esta vaca en Minsk?

La gente quedó estupefacta, ya que ellos nunca habían mencionado el origen de la vaca.

– Ud es realmente un hombre sabio, rabino. – le dijeron – ¿Cómo sabía que conseguimos la vaca en Minsk?

El rabino contestó tristemente:

– Mi señora es de Minsk…

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Qué era Palestina en 1695?
Artículo siguienteLa Unión Europea trata de recuperar sus relaciones con Israel
Mexicana por nacimiento, desde su niñez ha estado cerca de personas e instituciones dedicadas al arte y cultura, efectuando estudios en Florencia y complementándolos en escuelas mexicanas de pintura y escultura. Ha trabajado en varias galerías, incluyendo la del CDI y ha sido maestra de pintura y artes plásticas para niños. Ha participado en más de 50 exposiciones colectivas y otras individuales en México e Israel. Su obra se ha publicado en diversos calendarios, revistas y periódicos, siendo colaboradora de "Foro" desde 2006, aportando otra faceta de su actividad mediante chistes judíos.