Diario Judío México - Las negociaciones del G5+1 con siguen adelante en medio de montañas de incertidumbre acerca de las verdaderas intenciones de Teherán con relación a su desarrollo nuclear. En nada ayuda para disipar las dudas la actuación concreta que el régimen iraní sigue teniendo dentro del contexto regional donde mantiene vigentes muchas de las políticas intervencionistas y promotoras de sectarios que, justamente, lo colocan como atizador de peligrosos fuegos en pos de ganancias a su favor.

En estas circunstancias es notable la esquizofrenia política en la que ha caído el comportamiento de . A pesar del empeño del presidente iraní Hassan Rohani por mostrar una cara de moderación, muchas de las empresas en las que está involucrado el régimen chocan con lo que él declara frecuentemente. Así, por ejemplo, hace unos días expresó que “…este gobierno ha elegido la moderación, la cooperación pacífica y la no intervención en los asuntos de otras naciones”, al mismo tiempo que condenó a “esa pequeña minoría con grandes micrófonos empeñada en difundir una versión perversa de la política exterior iraní mediante el uso de agresivas consignas y lenguaje extremista”. Sin embargo, una revisión somera de las aventuras en las que participa en estos momentos, indica que se equivoca Rohani en su evaluación de la realidad, y que esa “pequeña minoría con micrófonos” describe más certeramente la naturaleza de la línea dominante en su política internacional.

Tres son los más importantes escenarios en los que interviene activamente : Yemen, y Líbano. En el primero ha sido evidente cómo las milicias chiitas huthis rebeldes fueron armadas y apoyadas por Teherán en su campaña antigubernamental, la cual ha desatado en ese país una guerra civil a la que se han sumado otros actores, Arabia Saudita, en primer término, sin que hasta el momento haya señales de que los huthis puedan prevalecer en el mediano plazo como fuerza dominante. Respecto a , es sabido desde el inicio del brutal conflicto que la desgarra, que sigue siendo el más férreo apoyo político, militar y económico del presidente Bashar al-Assad, a quien ha defendido a capa y espada. Por cierto, en este particular caso, la apuesta no está resultando conveniente para , ya que actualmente Al-Assad no controla más que 15% y 20% del territorio nacional, con presagios cada vez más numerosos de que su colapso es inminente debido a los avances de las fuerzas del Estado Islámico (ISIS) y de otras facciones diversas. Y en cuanto a Líbano, Hezbolá, que constituye su títere más preciado desde hace años, su fuerza local va en picada debido a sus reveses sufridos en la arena en la que ha participado como ariete de Al-Assad. Se calcula que cerca de dos mil combatientes del Hezbolá han perecido en territorio sirio, lo cual ha afectado el papel que esta organización juega en el mosaico libanés, dentro del cual su declinación es notable.

Así las cosas, la situación enfrentada por el presidente Rohani está teñida de claroscuros y contrastes. Por un lado, su rostro moderado lo acerca a llegar a un acuerdo con las potencias que le brindaría innegables ventajas al conjurar, tanto su aislamiento internacional como el efecto nocivo de las sanciones impuestas en su contra. Pero por el otro, su persistente involucramiento en aventuras regionales que apuntan al fracaso —Yemen, y Líbano— constituyen descalabros lo suficientemente graves como para vaticinar que la astucia iraní no va a ser suficiente como para convertir a su país en el gigante regional que pretende ser.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSoccer en Cuba
Artículo siguienteCrean un comité ministerial para asuntos relacionados con los árabes en Israel
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.