La personalidad de Regina Jonas se estaba ahogando en el silencio y el olvido, pero dejo huellas de su paso en archivos que la rescataron para la y las conciencias.

En 1972 cuando Sally Priesand fue ordenada rabino en Cincinnati fue llamada la primera rabino en la . Error que se pudo corregir cuando cayó el Muro de Berlín y los archivos de Alemania del Este se expusieron al público y se encontró la herencia que dejo Regina Jonas en el Archivo General de los Judíos Alemanes. La primera mujer diplomada como rabino fue Regina Jonas quien lucho tenazmente por alcanzar el diploma oficial.

Por defender su anhelo, escribió: “Dios ha puesto habilidades y cualidades en nuestro corazón sin atención al género, luego, cada uno tiene la obligación, sea hombre o mujer, de realizar esos dones de Dios. Si contemplas de esa manera las cosas, uno asume que hombres y mujeres son: seres humanos.” Regina sabía lo que podía y quería ser en un mundo que no se lo permitía.

Regina Jonas nació en Berlín el 3 de agosto de 1902, su familia era ortodoxa y la llevo a estudiar al Liceo para niñas, cuando termino la secundaria en 1923 entro a un seminario para maestros que la autorizaría como maestra, para niñas, de religión judía., En 1924 se inscribió en el Instituto Superior de Estudios Judaicos, una institución liberal que admitía hombres y mujeres, los hombres podían ser ordenados rabinos y las mujeres podían ser maestras académicas de religión, Regina era la única mujer que quería ser rabino.

Eduard Baneth, profesor de Talmud, responsable de la ordenación de rabinos, fue el director de su tesis al terminar los cursos. El tema:”Puede una mujer dedicarse oficialmente al rabinato” –se encontró una copia en el Centro Judío de Berlín- y presento su disertación en junio de 1930. Era el primer intento de documentar la base Halajica para la ordenación de una mujer, quería deducir la igualdad entre los géneros dentro de la Ley Judía, la Halaja, mostrando su independencia de la ortodoxia y la reforma. Empieza la tesis declarando: “Yo personalmente asumo esta profesión y si es posible alguna vez, también quiero practicarla.” Y termina escribiendo: “casi nada en la Halajah, sino el prejuicio y la falta de familiaridad están en contra de que una mujer oficie como rabino,”

La parte clave de su argumento es el ideal de modestia, espera que las mujeres reestablezcan valores como la humildad, el control propio y la moralidad. Una mujer rabino no debe casarse, pero cada mujer debe de ser libre para decidir si quiere una vida de esposa y madre o ser profesional según su talento. Opina que las mujeres están especialmente equipadas para ser rabinas por las “cualidades femeninas” como intuición, capacidades sociales, intuición psicológica y la accesibilidad a los jóvenes. Las rabinas son “una necesidad cultural.”

Su tesis fue aprobada. Pero, al poco tiempo Banneth que era liberal murió y su sucesor Janoj Albeck no estaba dispuesto a ordenar a una mujer. Ningún profesor protesto y Regina se graduó como Maestra de Religión Judía; trabajo en varias escuelas para mujeres y fue reconocida como maestra dedicada y popular.

A partir de 1933 el trabajo de los maestros judíos aumento muchísimo porque los alumnos tuvieron que abandonar las escuelas públicas por el ; necesitaban conocimientos generales y aprender a sentirse orgullosos de su herencia judía. Regina no abandono su pasión por ser y en 1935 el rabino más liberal Max Dienemann acepto ordenarla el 27 de diciembre de 1935. En su diploma se lee: “Puesto que su corazón esta con Dios e y que dedica su alma a su objetivo general y que tiene a Dios y paso el examen en cuestiones de Ley Religiosa, aquí certifico que está calificada para contestar preguntas de Ley Religiosa y capacitada para el oficio rabínico. Que Dios la proteja y la guie en todos sus esfuerzos.”

Su ordenación causo controversias entre ortodoxosos y progresistas rehusándose a reconocer su título. En 1937, con la persecución nazi la Señorita – insistía en ser llamada señorita para evitar que la creyeran esposa del rabino- fue empleada oficialmente por la Comunidad judía de Berlín como consejera pastoral-rabínica en sus instituciones de asistencia pública. Oficio regularmente en el Hospital Judío. Los rabinos emigraban o eran capturados, Regina empezó a oficiar en las sinagogas más liberales y ante diferentes organizaciones, además visitaba enfermos y cuidaba ancianos.

En 1941 fue reclutada como todos los judíos mayores de 14 años para trabajar en fábricas, Regina Jonas trabajo en una fábrica sin abandonar su labor de rabina. Un superviviente, Carl Beck, que trabajo con ella describe su trabajo como rabino que era especialmente animador, reforzaba a sus compañeros y, agrega: “su sinagoga estaba en todas partes’.

Jonas recibió frecuentes sugestiones para que abandonara Alemania, pero se rehusaba porque para ella el periodo nazi era “Un tiempo de prueba a fuego. Los judíos alemanes deberán cargar sobre sus hombros la pesada carga identificándose como garantes de un futuro judío.” El 6 de noviembre de 1942 fue deportada junto con su madre a Therensenstat, cerca de Praga, Allí, se encuentra en el Archivo un documento escrito a mano que resume su visión y su legado bajo el título:“Lecciones por la única rabino femenina Regina Jonas.” Tiene 24 temas seguidos por notas para un sermón: “Nuestro pueblo judío fue plantado por Dios en la como una nación bendita, bendita para ofrecer bendiciones, bondad amorosa y lealtad sin tomar en cuenta lugar o situación. Humildad frente a Dios, amor sin egoísmo por sus criaturas, sostener el mundo. Es la tarea de , hombres y mujeres por igual, construir estos pilares del mundo, Nuestro trabajo en Therensenstat, serio y lleno de esfuerzos como es, también sirve a este fin: ser sirvientes de Dios y como tales ir de las esferas terrestres a las eternas, Que todo nuestro trabajo sea una bendición para el futuro de y el futuro de la humanidad, erectos, el hombre judío y la mujer valientes fueron los sostenedores de nuestra gente. Que seamos merecedores de ser contados en el círculo de esos hombres y mujeres… la recompensa de una naturaleza es el reconocimiento del gran hecho de Dios, Rabi Regina Jonas, anteriormente de Berlin,”

El 12 de octubre de 1944 Regina Jonas y su madre fueron deportadas a Auschwitz. Probablemente fueron asesinadas el mismo día,

En 2014 se develo una placa en Therensenstadt conmemorando la vida y legado de Regina Jonas.