Supuestamente hace unos días se dio un acuerdo para desbloquear cargamentos de cereales almacenados en puertos ucranianos, pero las vicisitudes de la guerra no permiten ser optimistas al respecto. Hay países que hoy sufren tal carencia de granos, que viven ya en medio de crisis humanitarias de dimensiones insospechadas. Además, los efectos del cambio climático, con sus altas temperaturas, sequías e incendios, están empeorando aún más la situación, al anular lo poco o mucho que se podía obtener de la producción local. Líbano es, sin duda, uno de esos países. Como el Job bíblico sufriente, cada día que pasa cae sobre él una calamidad más.

Los datos que explican el abismo en el que se encuentra el país de los cedros están a la vista. Sus necesidades de cereales eran tradicionalmente satisfechas en 66% por importaciones de Ucrania y 12% de Rusia. La desaparición de tal abasto se suma al brutal deterioro general padecido desde la gigantesca explosión en el puerto de Beirut de agosto de 2020, cuando quedaron destruidos la mayoría de los silos donde se almacenaban los cereales, con lo que las reservas de éstos se redujeron al mínimo. Hoy, la harina está racionada, el precio del pan se ha elevado 10 veces y se han cerrado decenas de panificadoras. El pan árabe común que para la población libanesa equivale a lo que la tortilla para los mexicanos, ha pasado a ser un alimento de lujo sólo al alcance de unos pocos. Para darse una idea de la catástrofe basta señalar que poco antes de la guerra en Ucrania, la libra de pan árabe costaba mil 500 libras libanesas y ahora su precio está en alrededor de 25 mil libras.

Todo esto se da en un entorno en el que aún antes de la invasión rusa a Ucrania las condiciones ya eran graves. En marzo de 2020, el país se declaró en quiebra cuando la deuda pública había llegado a los 90 billones de dólares, equivalente a 170% de su PNB. Cinco meses después, ocurrió el desastre de la explosión en Beirut, que constituyó un verdadero golpe mortal. Resultado: La libra libanesa ha perdido 90% de su valor desde 1997, la inflación es de 200% y las reservas en divisas son prácticamente nulas. En la medida en que 80% de los productos básicos son de importación, la escasez de casi todo ha dejado a los libaneses en el desamparo. Se calcula que tres cuartas partes de la población viven por debajo de la línea de la pobreza.

La corrupción estructural del sistema político libanés y la torpeza de sus élites gobernantes mucho han tenido que ver para llegar a estos extremos en los que la ayuda internacional ha sido como una aspirina para curar un cáncer. Las pugnas sectarias entre las diferentes etnias y la dominancia que el Hezbolá, de corte islámico-terrorista, ejerce sobre el destino del país, impiden un manejo racional y eficiente de la gigantesca crisis en la que está sumido el país. Además, Líbano alberga a cerca de un millón y medio de refugiados sirios, cuyas necesidades para sobrevivir se suman a las de los 6.5 millones de libaneses.

Por si fuera poco, un reciente anuncio de las autoridades indica que la realidad en puerta puede ser aún peor.

El primer ministro Najib Mikati advirtió, hace tres días, que debido a un incendio reciente en un grupo de silos ubicados al norte del puerto de Beirut, afectados por las altas temperaturas que fermentaron los cereales ahí almacenados, dichos silos están en riesgo de colapsar. Contienen toneladas de trigo y maíz que no pueden sacarse porque hacerlo aceleraría el desplome. Dio órdenes a bomberos y militares de prepararse para el colapso de los silos, y a la población civil de alejarse del lugar, a fin de evitar daños a su integridad y salud.

Paralelamente, el desabasto energético produce apagones generalizados que contribuyen al desesperante caos en el que vive la población.

Caos respecto al cual nadie es señalado como responsable, debido a los altos índices de impunidad vigente. A dos años de la nefasta explosión en Beirut, no hay culpables, a pesar de las persistentes manifestaciones de protesta popular exigiendo justicia. Igual como ha ocurrido con un sinnúmero de actos terroristas, cuyos autores han podido quedar impunes gracias a la corrupción e ineficiencia reinante.

Líbano, en un tiempo llamado “la Suiza del Oriente Medio” es hoy uno de los ejemplos más dolorosos de la decadencia a la que puede llegar una nación, víctima tanto de las vueltas de la fortuna sobre las que no tiene control, como de la incapacidad de su clase política de funcionar a la altura de los desafíos enfrentados por esa nación tan compleja en su conformación demográfica.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior7 de agosto, 2020: Fallece el rabino Adin Steinsaltz, aclamado erudito que hizo más accesible el Talmud, muere a los 83 años
Artículo siguienteAbraham Ibn Ezra, el astrólogo judío de Tudela que da nombre a un cráter lunar
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.