Diario Judío México - El 18 de enero pasado publiqué, en este mismo espacio, un artículo titulado Líbano se enfila hacia la debacle. Ahí describí una escena emblemática de las enormes dificultades en las que se hallaba el país. Se trataba de la imagen de un cliente de un banco que apostó un buldócer frente a la entrada de esa institución bancaria, amenazando con demoler el edificio si no se le entregaban poco más de 10 mil dólares —cerca de seis millones de libras libanesas— que tenía en su cuenta. La pérdida de confianza y el pánico del público, con la consecuente oleada de retiros de fondos, había provocado una falta de liquidez para satisfacer la demanda de efectivo. El sistema bancario se vio obligado, así, a imponer restricciones a las cantidades por entregar a los cuentahabientes. Ello, en un momento en el que las protestas populares contra la ineficiencia y la corrupción del gobierno, estalladas tres meses antes, seguían incendiando las calles.

Gritos, actos vandálicos contra edificios públicos y negocios, eran el resultado de la indignación popular ante la ineficiencia y corrupción de la clase gobernante coludida con la oligarquía nacional. En aquellos momentos, la deuda del país ascendía a 90 mil millones de dólares, equivalente a 150 por ciento de su Producto Interno Bruto, mientras que la devaluación de su moneda era incontenible. La ineficiencia política y burocrática tenía un ejemplo clarísimo desde 2015, cuando a lo largo de meses se registró una crisis insólita consistente en que la basura no se recogía y las calles estaban atiborradas de residuos malolientes y contaminantes que aumentaban día a día. Para agravar más la situación, los cortes de energía eléctrica escalaron para llegar a ser, en ocasiones, de hasta 20 horas diarias.

Para marzo, una nueva plaga llegó a empeorar más aún la situación de este país que en algún tiempo fue considerado “la Suiza del Medio Oriente”, donde se depositaban gigantescas cantidades de petrodólares provenientes del amplio mundo árabe. Apareció el covid-19, el cual vino a golpear a un Líbano ya desfalleciente. Encima de todo eso, ahora ha sido víctima de una inmensa catástrofe producto de la negligencia de autoridades que durante años dejaron abandonado y sin cuidado alguno un depósito de 2,750 toneladas de nitrato de amonio, cuyo estallido fue tan grave como un sismo de intensidad descomunal. Lo ocurrido ahí ya ha sido bastante difundido en estos días. Muerte, destrucción, dolor, pérdidas irreparables y una crisis mucho mayor que la que preexistía, como si una incomprensible crueldad hubiera afilado sus garras para dejar a sus víctimas en la más completa desolación.

Más allá de la tragedia humana de estos días de estupor, luto y llanto, está el negro panorama que se vislumbra en el corto y mediano plazo. La destrucción e inutilización, quien sabe por cuánto tiempo, del puerto de Beirut, augura un inevitable empeoramiento de la de por sí endeble nacional y de las condiciones de vida generales.

Desde hace tiempo era ya sabido que Líbano necesitaba una serie de reformas radicales que reestructuraran mucho de su vida política y económica. Hoy eso es más claro que nunca, como es claro también que en nada ayuda para esos propósitos el que las riendas del poder político sigan siendo un botín repartido entre familias y clanes que actúan al estilo de las más insignes películas de mafiosos. De igual modo, la existencia del Hezbolá, partido político y agrupación armada cuyo arsenal y efectivos particulares son mayores aun que los del ejército nacional libanés, constituye un elemento más que ha contribuido a imponer sus prioridades bélicas e ideológicas —muy inclinadas al ejercicio del terrorismo— por encima de los intereses de la población general del país.

Un dato adicional, revelador del cúmulo de problemas que enfrenta Líbano, es la magnitud del conglomerado de refugiados sirios que fueron llegando por efecto de la cruenta guerra civil de la que escapaban. Cerca de un millón de ellos se encuentran hoy en suelo libanés, lo que significa un aumento de 20% en la demografía nacional. En estas condiciones es más necesaria que nunca la solidaridad internacional para darle un respiro a este pequeño y legendario país de tan sólo 10.4 mil kilómetros cuadrados. País que con lo experimentado en esta semana, bien podría representársele como un Job bíblico, a quien las interminables desgracias no cesaban de caerle encima.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
FuenteExcelsior
Artículo anteriorHezbolá acorralado, ¿atacará a Israel?
Artículo siguienteSe extienden las protestas anti-Netanyahu fuera de Israel
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.