ISLAMABAD: La comunidad judía en el subcontinente se remonta a muchos años, mucho antes de que los musulmanes de la antigua colonia británica buscaran la independencia.

Pero sólo una pequeña parte de esa comunidad relativamente próspera vivía en los cinco distritos que en agosto de 1947 se convirtieron en Pakistán. En ese momento, eran menos de 3.000, y la mayor parte de la comunidad vivía en Karachi, con unas pocas docenas más en Peshawar. Cuando se fundó Israel, muchos miembros de la comunidad judía abandonaron Pakistán, quedando sólo entre 200 y 300 miembros que se quedaron. Viven en Karachi y Lahore.

Uno de los pocos judíos paquistaníes que quedan es Fishel Khalid, de 32 años, de Karachi. Hablando con los medios de comunicación extranjeros, Khalid habla de los retos personales y los desafíos que enfrenta la comunidad; y su histórica visita a Israel.

Khalid, ingeniero civil de formación y profesión, dice que también trabaja como supervisor de kashruth para fabricantes y exportadores de alimentos pakistaníes. “La cultura de la provincia de Sindh es una segunda madre para mí y para otras minorías. La gente aquí es mucho más tolerante que en otras provincias de Pakistán”, dice.

A pesar de sus intentos de mantener su identidad judía en secreto, todo Pakistán escuchó la de Khalid. Es hijo de un padre musulmán y una madre judía. Tiene cuatro hermanos, todos ellos musulmanes. ¿Cómo llegó su a ser de dominio público? El gobierno le permitió visitar Israel. No fue un gesto menor, ya que los pasaportes paquistaníes están etiquetados como válidos en cualquier parte del mundo, “excepto en Israel”.

Khalid también es un sionista incondicional. “Soy abiertamente sionista y partidario de Israel. Lo más importante es que amo a Pakistán, por lo que como sionista paquistaní quiero buenas relaciones entre estos países hermanos”, dice.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael implementará un cierre más severo que el de marzo y abril
Artículo siguienteYom Kipur