Con el propósito de conmemorar el quinto aniversario del proyecto Visión 2030 en Arabia Saudita, el príncipe heredero a la corona de Arabia Saudita Muhammad bin Salman concedió una extensa y completa entrevista con el periodista ‘Abdallah Al-Mudaifer. La entrevista transmitida en varios de los canales de televisión saudíes se refirió a los temas políticos, económicos y sociales y también incluyó declaraciones emotivas y profundas sobre el carácter religioso del reino saudita y sus fuentes de legislación. Bin Salman afirmó que las leyes deben estar basadas solo en estipulados explícitos del Corán y del Sunna del Profeta, al mismo tiempo que las utiliza como herramienta para desarrollar el país y adaptarlo a las necesidades de sus ciudadanos y ante las normas aceptadas internacionalmente. Bin Salman rechazó las afirmaciones de que Arabia Saudita es un «estado wahabí» y aclaró que siempre es posible aplicar un razonamiento independiente (ijtihad) al interpretar el sharia. «Si el jeque Muhammad bin ‘Abd Al-Wahhab se levantara hoy de su tumba y viera que estamos comprometidos con su texto, mientras bloqueamos nuestras mentes al iytihad, deificando y exagerando de esta manera su significado, él sería el primero en oponerse a ello», dijo bin Salman. Estas declaraciones de bin Salman reflejan un cambio significativo en la percepción de las relaciones religión-estado dentro del reino, lo cual puede allanar el camino a nuevas reformas además de las que ya se han promulgado allí en los últimos años.[1]

El príncipe heredero a la corona de Arabia Saudita Muhammad bin Salman durante la entrevista (Fuente: Alarabiya.net, 27 de abril, 2021)
El príncipe heredero a la corona de Arabia Saudita Muhammad bin Salman durante la entrevista (Fuente: Alarabiya.net, 27 de abril, 2021)

Muhammad bin Salman: No somos wahabíes; siempre es posible participar en Ijtihad

En la entrevista, bin Salman rechazó la afirmación de que Arabia Saudita es un estado wahabí, es decir, que sigue tras la percepción conservadora del estudioso islámico del siglo 18 Muhammad ‘Abd Al-Wahhab, socio del fundador del reino saudita Muhammad bin Sa’ud. Este explicó que la interpretación dada por el islam al reino no se limita a las directrices de Muhammad bin ‘Abd Al-Wahhab y que Arabia Saudita «no está comprometida en lo absoluto» con ninguna escuela islámica específica de jurisprudencia, sino que sigue tras las cuatro escuelas islámicas sunitas canónicas: la escuela Hanbali, Shafi’i, Maliki y la Hanafi. Este añadió: «El estar comprometido con una sola escuela de pensamiento o con un solo estudioso equivale a deificar y colocar la fe en seres humanos… Alá envió el Corán, y el Profeta lo implementó sobre el terreno y el ijtihad se encuentra abierto para toda la eternidad.[2] Si el Jeque Muhammad bin ‘Abd Al-Wahhab se levantara de su tumba hoy y viera que estamos comprometidos con su texto, mientras bloqueamos nuestras mentes al iytihad, deificando y exagerando de esta manera su significado, él sería el primero en oponerse a ello».[3]

El Atlántic, dijo, «No existe el wahabismo. No creemos que nosotros poseemos wahabismo».[4] Estas declaraciones de hecho se ajustan a la narrativa que Arabia Saudita ha estado adoptando durante muchos años, especialmente desde que ocurrieron los ataques del 11-S perpetrados por Al-Qaeda en los , 15 de los perpetradores del ataque eran oriundos de Arabia Saudita. Los funcionarios sauditas a menudo han negado que el reino esté dominado por una ideología wahabí que fomenta el extremismo y lo calificaron de acusación falsa dirigida al reino por sus enemigos en un intento por manchar su reputación. Estos aclararon que Arabia Saudita es un estado salafista que sigue tras los lineamientos del islam de origen impartido por el Profeta y sus compañeros y defienden el wasatiyya, es decir, el enfoque del camino intermedio en el islam, que la Hermandad Musulmana también afirma respaldar. El rey Salman bin ‘Abd Al-‘Aziz, padre del príncipe heredero a la corona, fue uno de los que se manifestaron en contra de la etiqueta wahabí. Ya en el año 2010, mientras se desempeñaba como gobernador del distrito de Riad durante el reinado de su hermano, ‘Abdullah bin’ Abd Al-‘Aziz afirmó que el término «wahabismo», el cual se utiliza de manera despectiva, no tiene nada que ver con el enfoque de Muhammad bin ‘Abd Al-Wahhab, siendo este un enfoque salafista. Bin al-Wahhab y sus seguidores, explicó, se adhirieron al islam de origen del Profeta y sus compañeros, mientras que «wahabismo» es un término el cual fue acuñado para difamarlos como los inventores de una escuela separada de pensamiento religioso».[5]

Luego de que su declaración provocasen varias respuestas en el diario Al-Hayat, bin Salman publicó un artículo en el diario en el que reiteró su afirmación de que no existe ninguna escuela wahabí. Este escribió: «Es un error afirmar que el término wahabí se asemeja a los nombres de las cuatro escuelas del islam sunita, porque esto implica que el jeque Muhammad bin ‘Abd Al-Wahhab fundó una nueva escuela, cuando de hecho, se basó en sus fatuas y opiniones religiosas en las cuatro escuelas reconocidas del islam. Incluso la afirmación de que el wahabismo se ha convertido en otra faceta del salafismo es incorrecta, porque el salafismo correcto es la forma de vida de nuestros justos antepasados, quienes estaban comprometidos con el Corán y el Sunna. El jeque Muhammad bin ‘Abd Al-Wahhab predicó el retorno a esta forma de vida. Contrario a la opinión de que, lamentablemente, sostiene de manera amplia en la era moderna, su prédica no utilizó el salafismo para fines políticos…

La prédica del jeque Muhammad bin ‘Abd Al-Wahhab no es un método nuevo ni tampoco una idea nueva y yo de nuevo desafío a cualquiera que pueda encontrar en los escritos o cartas del jeque cualquier desviación de las escrituras sagradas o de los hechos y acciones de nuestros justos antepasados, a que nos las traigan. Yo les hago un llamado a los escritores e investigadores para que no se dejen llevar por aquellos que afirman que no hay nada de malo en utilizar el término wahabismo y que tal cosa es solo cuestión de terminología. Estas personas olvidan que el verdadero objetivo de difundir este término es mancillar al correcto y puro salafismo, que no posee mensajes que contradigan a los presentados en el Corán y a las directivas dadas por el Profeta Mahoma. Además, varios elementos a quienes no les gusta la prédica de Muhammad bin ‘Abd Al-Wahhab ni lo que condujo a esta, es decir, al establecimiento del estado saudita…»[6]

Muhammad bin Salman: Estableceremos leyes basadas en directivas explícitas del Corán y el Sunna y de acuerdo con las normas internacionales

Bin Salman no se conformó con renunciar al wahabismo, sino que también realizo otras declaraciones muy pragmáticas respecto a la jurisprudencia y la legislación en Arabia Saudita, diciendo lo siguiente: «Los fatuas están sujetos a juicio del tiempo y del lugar. Por ejemplo, si un honorable jeque emitió un fatua hace 100 años, sin saber si el mundo es redondo o no y sin tener conocimiento sobre los demás continentes, sobre tecnología, etc., su fatua se basó en los datos y la información que tenía a su disposición para ese momento y en su comprensión del Corán y el Sunna. Pero estas cosas han cambiado en nuestra situación actual. En última instancia, el Corán y el Sunna constituyen nuestra fuente de autoridad, tal como dije».

El príncipe heredero a la corona agregó que, al confiar en el Sunna, es mejor seguir los hadices transmitidos por múltiples fuentes personales (hadith mutawatir), siendo estas muy pocas pero cuya autenticidad está altamente comprobada y su interpretación se encuentra sujeta al ijtihad, dependiendo del tiempo, lugar y en la comprensión de su contenido. Este añadió: «Nuestra constitución es el Corán. Fue, es y seguirá siendo por toda la eternidad. En los asuntos sociales y personales, solo estamos obligados a implementar los textos que se mencionan explícitamente en el Corán. En otras palabras, No puedo llevar a cabo un castigo prescrito por el sharia a menos que esté respaldado por una referencia clara en el Corán o el Sunna». Bin Salman añadió: «Nuestro papel es asegurarnos de que las leyes legisladas en Arabia Saudita no violen el Corán y el Sunna… Además, debemos asegurarnos de que estas leyes refuercen nuestros intereses y protejan la seguridad y los intereses de todos los ciudadanos y ayuden en el desarrollo y prosperidad del país. Con esto en mente, legislamos leyes acordes a las normativas internacionales. Quieren ustedes que vengan los turistas. Su meta es tener en el país a 100 millones de turistas, para que generen tres millones de empleos. Pero si ustedes anuncian que inventaron un nuevo sistema legal que no sigue tras las leyes reconocidas internacionalmente, esos turistas de hecho no vendrán al país».[7]

Los mensajes de bin Salman, dados en árabe y transmitidos en varios canales saudíes, iban claramente dirigidos a los sauditas, entre otros. Su declaración de que las leyes deben basarse en directivas coránicas explícitas y en hadices específicos y en el interés de los ciudadanos, aparentemente está destinada a preparar el terreno para futuras reformas y enmiendas legales. De hecho, estos pueden tener como objetivo preparar el terreno para la aprobación de un proyecto de ley sobre el estado personal que inició y presentó en febrero del año 2021 junto a varios otros proyectos de leyes y que, dijo, tendrán en cuenta las tendencias legales modernas internacionales y al mismo tiempo, cumplirán con el sharia.[8] Las declaraciones del ministro de Justicia saudita sobre estas reformas previstas indican que la más importante de ellas será la prohibición del matrimonio de menores de edad, que aun prevalece en el reino.[9] Una reforma en esta área será otra de una serie de reformas sociales que bin Salman ha estado avanzando e implementando bajo el gobierno de su padre, tales como las enmiendas legales que permiten que las mujeres conduzcan autos,[10] flexibilizar los requisitos de tutela para la mujer,[11] mejorar la situación de la mujer divorciada[12], entre otras de las reformas a realizarse.

Muhammad bin Salman: El extremismo mantiene en vilo al reino

En la entrevista, bin Salman también abordó el tema del extremismo y el terrorismo en Arabia Saudita y dijo que «el progreso es prácticamente imposible mientras exista un pensamiento extremista en el reino», lo que frustra incluso el desarrollo y el crecimiento económico. Este señaló que la propia Arabia Saudita es un objetivo para las organizaciones extremistas y que «cualquiera que defienda las ideologías extremistas, incluso si no es considerado terrorista, es un criminal que debe ser procesado de acuerdo a las leyes».[13]

Estas declaraciones del príncipe heredero, a la corona así como también las expresiones de voluntad de entablar un diálogo con Irán y coordinar labores con los , tienen como objetivo señalar a Occidente y especialmente a la nueva administración estadounidense de que Arabia Saudita es un país pragmático y moderado y de esta manera romperá su imagen de estado rígidamente religioso que exporta terrorismo y viola los derechos humanos, una opinión que ha prevalecido en los medios de comunicación estadounidenses, especialmente desde que ocurrió el asesinato del periodista disidente saudita Jamal Khashoggi.[14]

Medios de comunicación saudíes respaldan totalmente la postura de bin Salman: «El mundo y las sociedades han cambiado»

Las importantes declaraciones de bin Salman recibieron pleno respaldo en el reino. El Alto Consejo Saudita de Clérigos emitió una declaración alabando los pronunciamientos de bin Salman sobre la importancia del Corán y el Sunna para el reino, ignorando lo que dijo sobre el wahabismo o las fuentes de legislación del reino.[15] Las declaraciones del príncipe heredero a la corona sobre estos temas probablemente molestaron a algunos clérigos saudíes, incluyendo a dos clérigos muy cercanos al régimen, pero es poco probable que los denuncien en público, dada la mano férrea que bin Salman ha estado empleando contra sus críticos, incluso dentro del sistema religioso.

Los medios de comunicación estatales sauditas publicaron muchos artículos alabando las declaraciones de bin Salman. El columnista Saleh ‘Abdallah Al-Muslim escribió en el diario Al-Madina: «El príncipe bin Salman habló de deificar a personas y señaló que no somos wahabíes pertenecientes a la ‘escuela’ de Muhammad Al-Wahhab… De hecho, el jeque bin ‘Abd Al-Wahhab seguramente se hubiese disgustado con algunos, o incluso con la mayoría, de los fatuas que poseemos hoy y con la mayoría de las acciones de los seguidores de las destructivas ideologías extremistas. Somos Hanbali, Shafi’i, Maliki y Hanafi y creemos en todas las escuelas que primeramente no contradicen el Corán, así como también el Sunna del Profeta Mahoma… Bin Salman es un estadista y comandante de primer orden. Habló con confianza y nosotros estamos muy orgullosos de sus declaraciones y de su percepción y al hecho de que fue él quien restauró la comprensión correcta de estos temas».[16]

La escritora liberal Wafa Al-Rashid, que a menudo ha pedido por la separación del estado y la religión,[17] escribió en su columna en el diario Al-Watan: «El mundo y las sociedades han cambiado. Las revoluciones científicas e industriales han cambiado a la humanidad y a la cultura global. El estado moderno se ha convertido en la única vía para manejar los asuntos de los individuos y los de la sociedad. En resumen, la construcción de una civilización global unificada obliga a los musulmanes a comprender que es imposible vivir basándose en la lógica de Al-Wala wal-Bara[18] y la división del mundo en Dar al-Islam y Dar al-Harb.[19] La jurisprudencia no puede ser llevada a cabo por un individuo en privado y no puede limitarse a una sola escuela, sino que debe ser llevada a cabo dentro de un marco público fijado en la ley del estado. También deben estar abiertas a todas las escuelas, puntos de vista e interpretaciones religiosas, para de esta manera poder enfrentar los desafíos de la época».[20]

Las declaraciones de bin Salman nos recuerdan los llamados del presidente egipcio ‘Abd Al-Fattah Al-Sisi en favor de la revolución religiosa

Las sorprendentes declaraciones de bin Salman hacen eco a los repetidos llamados hechos por el presidente egipcio ‘Abd Al-Fattah Al-Sisi a una «revolución religiosa» en Egipto y sugieren una posible coordinación entre los dos líderes. Desde que asumió el cargo, Al-Sisi ha estado tratando de obtener la ayuda de clérigos egipcios, en particular el jeque de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyeb, para promover una revolución religiosa con el propósito de combatir el extremismo que impera en el país. Su objetivo es lograr esto renovando el discurso religioso y respaldando una lectura ilustrada y moderna del Corán y del Sunna. Sin embargo, Al-Tayyeb y Al-Azhar bajo su liderazgo, se han negado obstinadamente a cooperar con esta iniciativa del régimen.

En la ceremonia anual del año 2018 que celebra el cumpleaños del Profeta Mahoma, Al-Sisi dijo: «Hago un llamado a nuestros intelectuales y clérigos para que inviertan más esfuerzos en su papel de promover el proceso de iluminación. Hagamos avanzar los elevados valores que el islam y el Profeta nos alentarnos a adoptar, que promueven el trabajo, la edificación e ilustración y utilizarlos para enfrentar a quienes llaman al extremismo y al terrorismo. A pesar de los esfuerzos ya realizados por estos clérigos e intelectuales y su papel central en esta campaña ideológica y cultural, nosotros los exceptuamos para que realicen más esfuerzos en esta área, con el fin de reinterpretar nuestra herencia ideológica de una manera realista e ilustrada. Seleccionemos de esta rica herencia lo que nos sirva en esta época, se adapte al espíritu de la época e ilumine el camino hacia un futuro brillante para nuestra patria, nuestra nación y nuestras generaciones venideras…»[21]

Los llamados de Al-Sisi a reformar el discurso religioso y la negativa de Al-Tayyeb en prestarle atención a estos llamados, han provocado un conflicto público de años entre estos bandos. Sorprendentemente, pocos días después de la entrevista dada por bin Salman y sus declaraciones sobre las fuentes en la legislación islámica, Al-Tayyeb habló en contra del estancamiento de la herencia islámica y a favor de su renovación. Algunas de sus declaraciones también fueron citadas en su página Twitter. Este dijo lo siguiente: «La constante renovación asegura que el islam siga siendo una religión vital y dinámica que difunde justicia e igualdad entre la población. El llamado a santificar la herencia jurisprudencial y tratarla como igual al sharia islámico en sí, conduce al estancamiento de la jurisprudencia islámica moderna debido a elementos que insisten en adherirse, de manera literal, a los antiguos reglamentos que se consideraron innovadores en su época».[22]

Uno de los tuits de Al-Tayyeb: «Una renovación constante asegura que el islam siga siendo una religión vital y dinámica»

Estas declaraciones de Al-Tayyeb pueden indicar un cambio en su actitud hacia la renovación del discurso islámico, al que se opuso anteriormente. Su aparición en este momento también puede reflejar una conexión con las declaraciones de Muhammad bin Salman y quizás incluso una coordinación entre Al-Tayyeb y bin Salman.[23]

*Y. Yehoshua es vicepresidente de investigaciones y director de Israel.


[1] En la entrevista bin Salman también pronunció otros mensajes pragmáticos, por ejemplo cuando dijo que Arabia Saudita desea buenas relaciones con su vecino Irán y que está de acuerdo con la administración Biden en un 90% de los temas. Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 28 de abril, 2021. Véase el segmento de video del portal TV No. 8808 – «Príncipe heredero a la corona de Arabia Saudita Mohammed bin Salman Al Saud: Estamos de acuerdo con la administración Biden en un 90% de todos los temas; China, Rusia e India son socios estratégicos de Arabia Saudita; no aceptaremos interferencias en nuestros asuntos internos», 27 de abril, 2021.

[2] Esto se opone a la percepción tradicional de que «las puertas del iytihad están cerradas», es decir, que la aplicación del razonamiento independiente en la interpretación del sharia en el islam sunita finalizó en el siglo 10.

[3] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 9 de abril, 2021; véase el segmento de video del portal TV No. 8813 – Príncipe heredero a la corona de Arabia Saudita Mohammed bin Salman Al Saud: El Corán es nuestra constitución, pero seguimos las normativas legales internacionales; no estamos comprometidos solamente con Muhammad Ibn Abd Al-Wahhab: eso sería deificación, 27 de abril, 2021.

[4] Theatlantic.com, 2 de abril, 2018.

[5] El ex-príncipe heredero saudita Naif bin ‘Abd Al-‘Aziz, quien fue ministro del interior bajo la tutela del rey’ Abdullah, también dijo que el reino saudita es un estado salafista sunita cuya constitución es el Corán y el Sunna del Profeta, mientras enfatiza que «El wahabismo no es una escuela de pensamiento» y que «el wahabismo no existe como tal» (Al-Madina, Arabia Saudita, 30 de septiembre, 2011). Una declaración similar se le atribuye al propio bin Sa’ud, fundador y primer rey del reino saudita, tal como se indica en un artículo de Al-Riyadh titulado «El fundador: Se nos denominan wahabíes… pero estas son afirmaciones falsas que han convertido el wahabismo en una quinta escuela del islam «(Al-Riyadh, Arabia Saudita, 24 de septiembre, 2016).

[6] Al-Hayat (Londres), 28 de abril, 2010. Véase la serie de Despacho Especial No. 2953 – «Príncipe saudita Salman: El término ‘wahabí’ fue acuñado por los enemigos de Arabia Saudita», 13 de mayo, 2010.

[7] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 27-28 de abril, 2021. Véase el segmento de video del portal TV No. 8813 – Príncipe heredero a la corona de Arabia Saudita Mohammed bin Salman Al Saud: El Corán es nuestra constitución, pero seguimos las normas legales internacionales; No estamos comprometidos solamente con Muhammad Ibn Abd Al-Wahhab: eso sería deificación, 27 de abril, 2021.

[8] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 9 de febrero, 2021.

[9] Al-Riyadh (Arabia Saudita), 9 de febrero, 2021.

[10] Véanse los informes de MEMRI: serie Despacho Especial No. 6747 – Continúan las demandas sauditas para que se les permita a la mujer conducir vehiculos; columnista: Esta prohibición tiene como objetivo perpetuar el control del hombre a la mujer – 18 de enero, 2017; serie Investigación y Análisis No. 1350 – El levantamiento de la prohibición saudita para que la mujer conduzca tal como se refleja en caricaturas – 10 de octubre, 2017; serie Despacho Especial No. 7535 – Departamento de tráfico de Arabia Saudita: Las mujeres también podrán conducir motocicletas y camiones – 22 de junio, 2018; serie Despacho Especial No. 7534 – Antes de la implementación del histórico decreto que permite a la mujer en el reino conducir, una columnista saudita escribe: Conducimos mejor que los hombres – 21 de junio, 2018.

[11] Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 1316 – El decreto real de Arabia Saudita que flexibiliza los requisitos de tutela para la mujer y sus respuestas en Arabia Saudita – 2 de junio, 2017.

[12] ‘Okaz (Arabia Saudita), 15 de febrero, 2018.

[13] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 28 de abril, 2021; véase el segmento de video del portal MEMRI TV No. 8813 – Príncipe heredero a la corona de Arabia Saudita Mohammed bin Salman Al Saud: El Corán es nuestra constitución, pero seguimos las normas legales internacionales; no estamos comprometidos solo con Muhammad Ibn Abd Al-Wahhab: eso sería deificación, 27 de abril, 2021.

[14] Un reciente informe del servicio de inteligencia estadounidense concluyó que bin Salman ordenó «capturar o asesinar» al disidente pro-Hermandad Musulmana Khashoggi en la embajada saudita en Estambul en octubre, 2018 (Edition.cnn, com, 1 de marzo, 2021).

[15] ‘Okaz (Arabia Saudita), 29 de abril, 2021.

[16] Al-Madina (Arabia Saudita), 2 de mayo, 2021.

[17] Véase la serie de MEMRI Despacho Especial No. 8918, – El llamado de un columnista saudita a la separación de estado y religión desata fuerte debate público – 3 de septiembre, 2020.

[18] Un principio musulmán que ordena la lealtad a los musulmanes y la renuncia a aquellos que no son musulmanes.

[19] Dar al-Islam (la Morada del Islam) se refiere a los países bajo dominio islámico, mientras que Dar al-Harb (la Morada de la Guerra) se refiere a los países que no están bajo gobierno islámico, que debe ser conquistado a través de librar el yihad armado.

[20] Al-Watan (Arabia Saudita), 2 de mayo, 2021.

[21] Al-Yawm Al-Sabi’ (Egipto), 19 de noviembre, 2018. Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 1542 – «Jeque de Al-Azhar brinda apoyo a los islamistas extremistas en Europa: Los musulmanes deben dar sus almas en defensa «del Profeta; el islam nos ordena amar a Mahoma y al yihad más que a nuestras propias familias», 11 de diciembre, 2020; serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 1505 – Disputa en la ‘Conferencia Internacional sobre la Renovación del Pensamiento Islámico’ en Al-Azhar refleja el rechazo de larga data por parte de la institución a las reformas religiosas en Egipto, 20 de marzo, 2020.

[22] Twitter.com/alimamaltayeb, Al-Yawm Al-Sabi’ (Egipto), 30 de abril, 2021.

[23] Las declaraciones de bin Salman definitivamente provocaron muchas reacciones en los medios de comunicación egipcios. El presentador de los medios de comunicación egipcios ‘Amr Adib, por ejemplo, calificó las declaraciones de bin Salman de «valientes» y agregó: «Si hubiésemos escuchado estas declaraciones hace varios años, no hubiéramos creído que pudieran ser pronunciadas en la sociedad saudita» (Arabic.cnn.com, 1 de mayo, 2021). El presentador de los medios de comunicación Ibrahim ‘Issa tuiteó que las afirmaciones de bin Salman sobre el seguir los hadices transmitidas a través de una serie de cadenas de narraciones fiables y sobre ‘bin ‘Abd Al-Wahhab eran de hecho «una innovación genuina y valiente que tendrá un impacto significativo en la realidad de los árabes y de la humanidad de manera integral «(Twitter.com//ibrahim_3eissa, 28 de abril, 2021).

The post Las sinceras y profundas declaraciones del príncipe heredero a la corona de Arabia Saudita Muhammad bin Salman al tema de la religión anuncian nuevas reformas en el reino first appeared on MEMRI Español.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDiario árabe en la red ‘Rai Al-Youm’: Luego de años de división y hostilidades Arabia Saudita le informa al presidente sirio Assad que renovará lazos nuevamente
Artículo siguiente6 de mayo de 1856: Nace Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis