El siguiente es un resumen diario de sobre el tema Qatar y los talibanes el cual fue publicado el 15 de julio, 2021.[1]

El delegado emir talibán afgano mulá Abdul Ghani Baradar se reúne con el emir qatarí Tamim bin Hamad Aal-Thani el día 13 de septiembre, 2020.[1] (Fuente: Agencia de Noticias de Qatar)
El delegado emir talibán afgano mulá Abdul Ghani Baradar se reúne con el emir qatarí Tamim bin Hamad Aal-Thani el día 13 de septiembre, 2020.[1] (Fuente: Agencia de Noticias de Qatar)

En el santuario interior de sus palacios, la familia real de Qatar pronto podrá celebrar el exitoso derrocamiento que realizaran los talibanes al gobierno democráticamente electo de Afganistán, a quienes la familia real de Qatar ha apoyado durante muchos años. Qatar ha desempeñado este papel de silencio cauteloso mientras que en los últimos dos años se ha hecho pasar como mediador entre el gobierno democráticamente electo de Afganistán y los talibanes que, gracias al apoyo de Qatar,[2] siempre ha tenido el dinero suficiente para pagarle mejor a los combatientes talibanes que las fuerzas de seguridad y de defensa nacional afganas apoyadas por los Estados Unidos-(ANDSF/siglas en inglés).[3] Un cable del año 2009 firmado por la entonces secretaria de Estado Hilary Clinton leía lo siguiente: «El nivel general de cooperación antiterrorista de Qatar con los Estados Unidos se considera el peor de la región».[4]

El ex-presidente de los Estados Unidos Donald Trump fue quien le permitió a Qatar desempeñar el papel de mediador y negociar el acuerdo pautado el 29 de febrero, 2020. Pero este acuerdo, irónicamente, no fue en lo absoluto entre las dos partes afganas – el gobierno democráticamente electo y los talibanes – fue un acuerdo entre los talibanes y los Estados Unidos, mientras que el gobierno legítimo de Afganistán fue excluido de este acuerdo por el gobierno federal. Los talibanes y los Estados Unidos juntos, ambos presionando al presidente Ghani para que compartiera el poder en la posición que este obtuvo en las elecciones democráticas, que los talibanes intentaron y fracasaron subvertir a través de la violencia.[5]

La administración Biden ha respaldado plenamente la política de Trump de aceptar a Qatar como el principal mediador[6] y presionar al presidente Ghani para que renuncie a la autoridad que este obtuvo en las elecciones, tal como se muestra en una carta escrita por el secretario de Estado de los Estados Unidos Antony Blinken, dirigida al presidente Ghani, que el medio de comunicación afgano Tolo News publicó el 8 de marzo.[7] La administración Biden apoyó además al Representante Especial de Trump para la Reconciliación de Afganistán Zalmay Khalilzad, como mediador no-partidista, a pesar de que este era conocido por su acercamiento a los talibanes desde hace mucho tiempo.[8] En el pasado, Khalilzad ha estado más involucrado con los talibanes, reuniéndose con ellos en hoteles de lujo a finales de la década de los años 1990 para discutir asuntos que incluyen «su entusiasmo compartido por un acuerdo a un oleoducto propuesto por billones de dólares» y presentándolos como alternativa aceptable a en un editorial publicado en 1996. Además, la administración Biden copió la táctica contraproducente de la administración Trump de exigir solo una «reducción de la violencia» durante un período corto en lugar de exigir un alto el fuego total.

El Representante especial para la reconciliación de Afganistán Zalmay Khalilzad junto al cofundador de los talibanes mulá Abdul Ghani Baradar
El Representante especial para la reconciliación de Afganistán Zalmay Khalilzad junto al cofundador de los talibanes mulá Abdul Ghani Baradar

Se sabe desde hace años que Qatar apoya a las organizaciones y movimientos terroristas islamistas y yihadistas incluso cuando este alberga simultáneamente la base estadounidense CENTCOM para sus propios intereses de supervivencia.[9] Tal como lo dijo Richard Clarke, asesor antiterrorista de los presidentes Clinton y H.W. Bush: «Siempre supimos que Qatar era un problema»,[10] pero muy poco sabían las administraciones estadounidenses, porque Qatar estuvo directamente involucrado en permitir los ataques del 11-S. Sin embargo, tanto las administraciones Trump como la de Biden prefieren ignorar esto.

Qatar le concedió refugio y protección a Khalid Sheikh Muhammad (KSM) en el Departamento de Aguas del municipio Doha. KSM fue el cerebro de los ataques del 11-S, participó en la planificación de lo que ahora se llama el complot «Bojinka» con el propósito de atentar contra 11 aviones comerciales estadounidenses sobre el Océano Pacífico entre los años de 1994-1995, en la planificación para asesinar al Papa y a los ex-presidentes Carter y Clinton[11] y estuvo relacionado al atentado contra las Torres Gemelas (World Trade Center) en 1993. Según Richard Clarke, cuando el gobierno estadounidense fue a arrestar a KSM en Qatar en 1996 y le dio aviso previo solamente al emir de Qatar, KSM desapareció en cuestión de horas, solo para reaparecer cinco años después como el cerebro del 11-S. Tal como escribió el propio Clarke: «Si los qataríes nos hubiesen entregado a KSM tal como se solicitó en 1996, el mundo pudo haber sido un lugar muy diferente».[12]

Según un testimonio en una audiencia realizada el 11 de marzo, 2003 ante el Subcomité de Supervisión e Investigaciones del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos,[13] Qatar Charitable Society (QCS), una importante organización benéfica en Qatar con acceso a los niveles más altos del gobierno de Qatar, ha desempeñado un papel muy importante en la financiación de grupos yihadistas, incluyendo a Al-Qaeda.[14] En septiembre, 2001 el mes de los ataques del 11-S, el boletín oficial de QCS publicó un artículo titulado «¡Yihad es la solución!» citando el Corán 9:41, que dice: «Te movilizarás fácilmente, ligero o pesado y combatirás con tu dinero y tu vida por la causa de Alá. Esto es mejor para ti, si supieras».[15]

QCS fue nombrado por primera vez como un importante conductor financiero de Al-Qaeda en los procedimientos judiciales relacionados con los atentados del año 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania. El ex-miembro de Al-Qaeda y testigo del gobierno Jamal Al-Fadl testificó la forma cómo trabajó estrechamente con QCS en 1993 y dijo del director de QCS Dr. Abdullah Mohamd Yousef: «El individuo (Yousef), dirige un grupo, es uno de nuestros miembros, uno del grupo de Al-Qaeda y también es miembro del Frente Nacional Islámico sudanés y este se encontraba en Afganistán. Así que ayudó a nuestro pueblo con los documentos de viaje y también si llegaba algo de dinero del área del Golfo para la organización, este le obsequia al grupo algo de ese dinero».[16]

Una publicación más reciente en el portal de QCS, que desde ese entonces cambió de nombre a Qatar Charity, lee: La organización benéfica Sadaqa para el interés público de los musulmanes, tales como la construcción de mezquitas donde se necesiten y el gasto en las áreas del yihad por el amor a Alá el Todopoderoso, es recompensado de una manera que nadie conoce sino Alá el Todopoderoso, quien dijo en el Corán 61: 10-11: ‘¡Oh, creyentes! ¿Debo guiarlos a un intercambio que los salvará de un doloroso castigo? Es tener fe en Alá y Su Mensajero y librar el yihad por el bien de Alá con sus riquezas y sus vidas. Eso es lo mejor para ustedes, si tan sólo supieran’».[17]

En Gaza, Qatar ha desempeñado el mismo papel que tuvo con los talibanes en Afganistán. Desempeñando el gobierno de Israel el papel de los Estados Unidos, permitiéndole a Qatar impulsar, según fuentes oficiales de Qatar, más de $1.5 billones a Hamás, aparentemente para el bienestar de la población, pero en realidad para construirse a sí mismo como una potencia militar con 15.000 misiles y una elaborada red de túneles subterráneos. Aquí nuevamente, Qatar jugó el papel de mediador falso con el propósito de lograr algún tipo de paz temporal luego que los dos partes se hubiesen agotado por sí mismos en un intercambio de atentados y ataques con misiles. Después de la guerra, el nuevo gobierno de Israel excluyó a los qataríes del proceso durante algún tiempo. Qatar, un importante partidario de la Hermandad Musulmana, incluso estaba dispuesto a hacerse la vista gorda ante la lucha de Egipto en contra de la Hermandad Musulmana para ganarse la buena voluntad de Egipto para que Qatar pudiera continuar apoyando a Hamás a través del cruce entre Egipto y Gaza.

En Sudán, el canal del gobierno de Qatar Al-Jazeera, que sirve a la organización de la Hermandad Musulmana como portavoz de propaganda, intentó recientemente incitar grandes manifestaciones contra el nuevo gobierno democrático pro-occidental a favor de los islamistas encabezados por el dictador islamista Omar Al-Bashir, quien ahora está en proceso de ser juzgado en la Corte Penal Internacional. Este es solo uno de los casos en los que Qatar ha desempeñado este papel sigiloso de subversión pro-islamista. Esta vez fracasaron, pero seguirán apoyando a los islamistas siempre que estos puedan.

Al-Jazeera, el canal de televisión oficial de Qatar, funciona como herramienta de organización y reclutamiento para las organizaciones terroristas yihadistas. Además de transmitir los discursos de Osama bin Laden, el 10 de julio, 2001, dos meses antes del 11-S, Al-Jazeera transmitió un programa especial sobre bin Laden en el que el presentador del programa y la mayoría de las personas que llamaron elogiaron a bin Laden. Además, al portavoz de Al-Qaeda Suleiman Abu-Gheith, se le permitió llamar y pronunciar un largo discurso, presentando seis puntos y pidiendo a miles de musulmanes que se unan a Al-Qaeda, diciendo: «Me gustaría decir que hoy la nación necesita, en primer lugar, 12.000 jóvenes muyahidines reclutados para defender la religión».[18] El corresponsal de Al-Jazeera Tayseer Aloni fue condenado en España en el año 2005 a 7 años de prisión por contrabandear dinero a Al-Qaeda.[19]

Al-Jazeera permitió que un jeque, quien es partidario del Estado Islámico, jurara lealtad en una transmisión en vivo al entonces líder del Estado Islámico Abu Bakr Al-Bagdadí.[20] Esta le permitió al terrorista Anis Al-Naqqash, llamar a perpetrar ataques terroristas contra las instalaciones petroleras estadounidenses, también en una transmisión en vivo.[21] Primero en el año 2013 y luego nuevamente en el año 2015 durante dos horas completas. El canal entrevistó dos veces a Muhammad Al-Joulani, líder de la organización Jabhat Al-Nusra, que se separó de Al-Qaeda en Siria[22]. Según una demanda presentada recientemente por elementos de la oposición siria en Londres contra el régimen de Qatar, el emirato también financió a la organización Jabhat Al-Nusra con cientos de millones de dólares.[23]

Uno de los líderes más destacados de la Hermandad Musulmana, el jeque Yousuf Al-Qaradhawi, ha estado operando durante años desde Qatar y bajo su égida. Qatar también acogió al estudioso hindú deobandi musulmán y partidario del Estado Islámico Salman Al-Nadwi después de haber sido expulsado de Omán.[24] En mayo del año 2021, el ex-presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad dijo que el entonces emir de Qatar, jeque Hamad Bin Khalifa Aal Thani, pagó en el año 2012, 57 millones de dólares a un grupo armado en Siria por la liberación de 57 agentes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI).[25]

El emir de Qatar Aal Thani abraza a Yousuf Al-Qaradhawi.
El emir de Qatar Aal Thani abraza a Yousuf Al-Qaradhawi.

17Los billones de Qatar han apuntalado al régimen islamista del presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, proporcionando canjes en deudas y efectivo, incluyendo unos 25.000 millones de dólares en inversiones en los últimos años,[26] que han protegido a Erdogan de las consecuencias políticas y económicas de sus propias políticas y han diluido el efecto producido por las sanciones estadounidenses. Este apoyo facilita las expediciones militares y las conquistas del presidente Erdogan en Nagorno-Karabaj, el norte de Siria, el norte de Irak y Libia, además de permitir que su gobierno mantenga su popularidad a nivel nacional evitando que la tambaleante economía del país colapse en su totalidad. Todos los medios de comunicación sabían que durante años, combatientes extranjeros que viajaban desde todo el mundo con el fin de unirse al Estado Islámico pensaban pasar por Turquía. Después que Turquía ocupara el norte de Siria, las áreas bajo su control se convirtieron en refugio seguro, gobernado y protegido por Turquía, para los terroristas yihadistas del grupo Hay’at Tahrir Al-Sham (HTS) y otros grupos.

El alcance de la «sigilosa» subversión pro-islamista de Qatar, que no es tan sigilosa, es asombroso. Este pequeño y muy rico estado es gran patrocinador de un tipo específico de islamismo – el tipo yihadista. ¿Por qué, entonces los Estados Unidos tolera tal nivel de financiación por Qatar en apoyar a malos actores regionales que son, uniformemente, oponentes abiertos de los Estados Unidos? ¿Por qué Estados Unidos apoyaría a un agente de subversión antioccidental y antiestadounidense así, en contra de sus propios intereses, a fin de desestabilizar a los regímenes democráticos pro-estadounidenses? De hecho, los qataríes no crearon a los talibanes. Más bien, fue Pakistán y sus Servicios de Inteligencia Internos (SII) los que lo crearon, equiparon y los guiaron militarmente en contra de los Estados Unidos, mientras que durante décadas siguieron disfrutando del estatus de aliado de los Estados Unidos. Esto puede ser cierto, pero fue solo gracias a Qatar que los talibanes pudieron crecer hasta lo que es su fuerza actual de ser la potencia más fuerte de Afganistán.

Además, la existencia de la base aérea estadounidense Al-Udeid en Qatar le da a Doha cierta tolerancia estadounidense, pero esto se debe solo a que el liderazgo militar estadounidense no comprende la totalidad de la situación estratégica. Al parecer, estos están convencidos de que Qatar le está haciendo un favor a los Estados Unidos al albergar la base. Lo cierto es que Estados Unidos pudiera tener su base en otros países, tales como Arabia Saudita o los Emiratos Árabes Unidos, de forma gratuita. De hecho, es Estados Unidos quien defiende la supervivencia misma de Qatar manteniendo su base en ese lugar. Tampoco se pueden descartar las operaciones de influencia de Qatar directamente dentro de los propios Estados Unidos, comprando amigos e influencia en el Corredor Acela, donde se mueve y vive la élite de Washington.[27]

Existe un elemento adicional en juego aquí. Si bien Qatar apoya a los terroristas de la ultraderecha, incluyendo los de Al-Qaeda y el EIIS, a menudo apoya a organizaciones, estados e individuos que son extremistas pero que no alcanzan, apenas, las designaciones de terroristas occidentales. Y toda la forma en que funciona Qatar – utilizando dinero para comprar influencias para promover una agenda ideológica y política – es algo que a menudo Washington descarta. Nosotros nos sentimos más cómodos con la amenaza de bombas y drones que con la amenaza de narrativas e ideas. Desde el final de la Guerra Fría, Estados Unidos y Occidente en general se han sentido incómodos con las dimensiones ideológicas de la política y diplomacia. Este desamarre occidental y la falta de confianza contrastan fuertemente con el trabajo ideológico seguro y agresivo no solo de Doha, sino de Erdogan, Putin y Xi.[28] Sin embargo, el hecho de que no comprendamos totalmente las consecuencias del poder blando ideológico hostil y vacilemos en nuestra respuesta no debería cegarnos ante el hecho de que esta subversión está realmente sucediendo. Sin embargo, el caso de Qatar se destaca porque no solo apoya los movimientos islamistas antiamericanos, sino que también apoya a las organizaciones terroristas violentas que han causado estragos en los Estados Unidos y han derramado mucha sangre estadounidense. ¿Cuánto tiempo puede continuar dicha política?

*Yigal Carmon es presidente de . A. Smith es Director del Proyecto Estudios de los Medios de Comunicación Turcos en MEMRI.


[1] Informe Diario de No. 296 – Qatar: El ‘sigiloso’ y subversivo estado pro-islamista, 15 de julio, 2021.

[2] Si bien Qatar ha servido de apoyo financiero a los talibanes, el grupo es originalmente una creación paquistaní.

[3] Wired.com/2010/07/taliban-pays-its-troops-better-than-karzai-pays-his, 26 de julio, 2010.

[4] Wikileaks.org/plusd/cables/09STATE131801_a.html, 30 de diciembre, 2009.

[5] State.gov/wp-content/uploads/2020/02/Agreement-For-Bringing-Peace-to-Afghanistan-02.29.20.pdf, 29 de febrero, 2020.

[6] State.gov/joint-statement-on-the-extended-troika-on-peaceful-settlement-in-afghanistan, 30 de abril, 2021

[7] Tolonews.com/afghanistan-170509, 8 de marzo, 2021; Tolonews.com/pdf/02.pdf, consultado el 12 de julio, 2021

[8] Washingtonpost.com/archive/opinions/1996/10/07/afghanistan-time-to-reengage/300b1725-8d30-4b98-a916-03f7b588bb2c,

[9] Véanse los informes y BMD de MEMRI: Reconocido ‘pero no legítimo: Una alianza de la Hermandad Musulmana de Turquía y Qatar logró obtener reconocimiento internacional por un gobierno islamista libio usurpador, 24 de julio, 2020; Apreciado señor Presidente: Usted no puede destruir la economía turca, tal como advirtió, porque su falso aliado, Qatar, salvará a Turquía una vez más de sus sanciones, 11 de octubre, 2019; Negociaciones entre Estados Unidos y los talibanes: Trampa mortal de Qatar, 1 de septiembre, 2019; Qatar y el síndrome norteamericano, 9 de marzo, 2018; Cut Off Qatar, 4 de marzo, 2018; Qatar, el emirato que los engaña a todos y a sus facilitadores, 18 de enero, 2018; Se retuerce Qatar de dos caras, pero no deberían ser los únicos, 2 de junio, 2017; Currículos escolares de Qatar promueven el yihad y el martirio, 25 de mayo, 2021; Artículo en diario qatarí elogia a la terrorista palestina Dalal Al-Mughrabi: Ella fue ‘la más valiente y noble de las mujeres’ y modelo del feminismo, 23 de marzo, 2021.

[10] Nydailynews.com/opinion/knew-qatar-trouble-article-1.3306729, 6 de julio, 2017.

[11] Govinfo.gov/content/pkg/GPO-911REPORT/pdf/GPO-911REPORT-11.pdf, consultado el 9 de julio, 2021; Govinfo.gov/content/pkg/CHRG-110hhrg38765/html/CHRG-110hhrg38765.htm, 8 de noviembre, 2007; Justice.gov/opa/pr/fact-sheet-prosecuting-and-detaining-terror-suspects-us-criminal-justice-system, 9 de junio, 2009.

[12] Nydailynews.com/opinion/knew-qatar-trouble-article-1.3306729, 6 de julio, 2017.

[13] El testimonio dijo que Qatar era una de las tres organizaciones benéficas que «desempeñaron un papel fundamental en la infraestructura terrorista árabe-afgana lavando dinero procedente de cuentas bancarias pertenecientes a bin Laden y sus simpatizantes patrocinadores en el Golfo Arábigo, proporcionando empleo y documentos de viaje a Al-Qaeda en todo el mundo y ayudando a ‘mover fondos hacia áreas donde Al-Qaeda llevó a cabo operaciones… bin Laden dejó órdenes permanentes de mantener todas las transacciones que involucren a los grupos caritativos solo en dinero en efectivo; por este método, estas ONG fueron manipuladas de lavanderías secretas para hacer que la red financiera de Al-Qaida fuese prácticamente invisible. Las organizaciones benéficas crearían luego documentación falsa para los huérfanos o refugiados hambrientos. De hecho, según algunos ex-empleados de estas organizaciones, más del 50% de su total de fondos fueron desviados secreta y directamente a Al-Qaida y a Usama bin Laden». El líder yihadista Abdullah Azzam era miembro del Consejo de Coordinación Islámica (CCI), un organismo coordinador de grupos caritativos musulmanes del cual QCS formaba parte. Según se informa, QCS está siendo financiado principalmente por fuentes oficiales y posee «contactos fundamentalistas muy fuertes y de larga data dentro del propio gobierno de Qatar». En octubre del 2002, según testimonio, el entonces emir de Qatar, Shaykh Hamad bin Khalifa Aal Thani y el canciller de Qatar Shaykh Hamad bin Jassem bin Jabr Aal Thani, invitaron al entonces Presidente de QCS Shaykh Abdul Aziz bin Abdulrahman Aal Thani, a unirse a ellos en una reunión con el entonces Alto Comisionado de las Naciones Unidas para la Ayuda Humanitaria Ruud Lubbers.

[14] Books.google.co.il/books?id=GO-uIQJXRJ4C&pg=PA95&dq=alasr.ws&hl=iw&sa=X&ved=2ahUKEwiH5f74zNrxAhVT_7sIHaXYASAQ6AEwAnoECAUQAg#v=onepage&q=qatar&f=false, consultado el 13 de julio, 2021.

[15] Books.google.co.il/books?id=GO-uIQJXRJ4C&pg=PA95&dq=alasr.ws&hl=iw&sa=X&ved=2ahUKEwiH5f74zNrxAhVT_7sIHaXYASAQ6AEwAnoECAUQAg#v=onepage&q=qatar&f=false, consultado el 13 de julio, 2021.

[16] Webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:_4DxpoTT3LsJ:https://www.qcharity.org/ar/qa/zakat/fatwa/details%3FSid%3D11709+&cd=8&hl=en&ct=clnk&gl=us, consultado el 13 de julio, 2021.

[17] Véase la serie de Despacho Especial No. 319 – Terrorismo en los Estados Unidos (30) Retrospectiva: Especial de bin Laden sobre Al-Jazeera dos meses antes del 11-S, 24 de diciembre, 2001.

[18] Véase la serie de Despacho Especial No. 319 – Terrorismo en los Estados Unidos (30) Retrospectiva: Especial de bin Laden sobre Al-Jazeera dos meses antes del 11-S, 24 de diciembre, 2001.

[19] Aljazeera.com/news/2012/3/12/freed-al-jazeera-journalist-returns-to-doha, 12 de marzo, 2012.

[20] Véase el video del portal TV No. 4585 – Estudioso islámico promete lealtad al emir del EIIS Abu Bakr Al-Bagdadí en vivo en el canal de televisión Al-Jazeera, 4 de noviembre, 2014.

[21] Véase el video del portal TV No. 101 – Terrorista Anis Al-Naqqash le pide al canal de televisión Al-Jazeera TV que promueva ataques contra las instalaciones petroleras estadounidenses, 6 de junio, 2004.

[22] Véase la serie de Investigación y Análisis No. 1528 – Al-Jazeera desenmascarado: El islam político como brazo mediático del estado de Qatar, 12 de agosto, 2020.

[23] Thetimes.co.uk/article/qatar-funnelled-millions-of-dollars-to-nusra-front-terrorists-in-syria-x5rnbsr3l, 4 de junio, 2021.

[24] Thearabweekly.com/ahmadinejad-reveals-qatar-paid-ransom-irgc-fighters-2012, 3 de mayo, 2021.

[25] Thearabweekly.com/ahmadinejad-reveals-qatar-paid-ransom-irgc-fighters-2012, 3 de mayo, 2021.

[26] Véase la serie de Despacho Especial No. 9069 – Prensa opositora turca reacciona ante los acuerdos firmados en la reunión Turquía-Qatar: ‘Lo que se le está entregando a Qatar es el honor de la ciudadanía de Turquía’; ‘una enorme nación de 83 millones de personas está siendo arrebatada en un pleito demente por una tribu cuya población es de 300.000 habitantes’, 3 de diciembre, 2020.

[27] En agosto, 2018 Brookfield Property Partners, una empresa en la que el gobierno de Qatar es su segundo mayor inversor, tomó un contrato de arrendamiento por un periodo de 99 años, pagando el alquiler completo por adelantado, en la muy endeudada zona 666 Fifth Avenue, propiedad de la familia de Jared Kushner. En diciembre, 2020 los senadores estadounidenses Ron Wyden (D-OR) y Joaquín Castro (D-TX) iniciaron una investigación sobre si Jared Kushner le «aconsejó a Donald Trump que apoyara un bloqueo contra Qatar mientras Kushner Companies buscaba un rescate de un billón de dólares de Qatar y posiblemente otros funcionarios del Medio Oriente, por la propiedad en 666 Fifth Avenue». Nytimes.com/2018/08/03/nyregion/kushners-building-fifth-avenue-brookfield-lease.html, 3 de agosto, 2018; Finance.senate.gov/ranking-members-news/wyden-castro-launch-investigation-into-kushner-conflicts-of-interest-influence-on-us-foreign-policy, 9 de diciembre, 2020

[28] Cabe destacar que Qatar también compró dos sistemas de misiles balísticos de corto alcance SY400 de China en el año 2017. Un medio de comunicación militar chino también informó que China estuvo entrenando personal de las fuerzas armadas de Qatar, entre otros países. Ipdefenseforum.com/2018/02/china-sells-advanced-weapons-to-qatar-showing-support-for-shunned-nation, 1 de febrero, 2018; Twitter.com/JosephHDempsey/status/942572404282445824, 17 de diciembre, 2017; véase la serie de Despacho Especial No. 9443 – Medio de comunicación militar popular chino ‘Military Express’: ‘El entrenamiento de oficiales de China para los ejércitos extranjeros es un medio muy importante para realizar su estrategia exterior’, 13 de julio, 2021.

The post Qatar: El ‘sigiloso’ y subversivo estado pro-islamista – Un resumen del proyecto Informe Diario de MEMRI sobre Qatar y los talibanes tomado de los archivos de MEMRI first appeared on MEMRI Español.