Este es el artículo 9 de 15 en la serie Nadia

Diario Judío México - Vista panorámica de Eilat

Después vemos rápidamente el acuario marítimo

Ahí estan paseando Ariel y su hijo Mijael.

Acaban y se van en un taxi al hotel que tiene una vista preciosa al Mar Rojo y enfrente se ve el puerto de Akaba.

En la terraza del hotel están sentados Ariel y Mijael tomando un refresco

Ariel: Mira que bella vista del Mar Rojo, y ves ahí, enfrente se ve el puerto de Akaba.

Mijael: ken aba  (SI PAPA)

Ariel: Te estas olvidando el español?

Mijael: Es que ima (MAMA) ya casi no me habla en español y desde que regresó la (ABUELITA) a Argentina, no tengo con quien hablarlo. Por eso es importante que te vengas a vivir con nosotros.

Ariel: Mamá y yo, ya te lo hemos explicado muchas veces, las parejas no siempre pueden vivir juntas, ya que tienen distinta manera de pensar.

Mijael: Tienes novia papá?

Ariel: Novia exactamente no, pero si una amiga, como tú con Tal, te acuerdas que me contaste que a veces le das un beso y le regalas alguna de tus estampillas?

Mijael: Si,  pero no es mi novia.

Ariel: Nadia tampoco es mi novia, pero si mi gran amiga. Y también a veces le doy un beso, pero sin estampillas.

Mijael: Y cuando la voy a conocer?

Ariel: Ves que si puedes hablar bien el español? Cuando tú vengas a México algún día, ella vive ahí. Apúrate para que nos alcance el tiempo de ir a visitar algunos lugares.

A grandes rasgos vemos a los dos muy divertidos en varios lugares interesante de Eilat.

De regreso vienen a Tel Aviv en autobús.

Mijael: No entiendo papá, venimos a Eilat en avión y regresamos en autobús, se te acabo el dinero?

Ariel: (Sonriendo) Como crees mijael, es que quiero que admiremos este paisaje precioso. No sabes la magia que tiene el desierto

Mijael: Yo no le veo ninguna magia, es tan vacío.

Ariel: Tú sabes que el desierto tiene mucha importancia en la historia de este país.  Abraham, Isaac y Jacobo cuidaban acá sus rebaños. Por siglos el Neguev (DESIERTO) ha sido el hogar de los beduinos. Nosotros, con nuestros conocimientos de riego no hemos permitido que esta árida tierra no muera.

Mijael: aja, si papito.

Ariel: El profeta bíblico Jeremías dijo: Quien me dará en el desierto una posada  para descansar; definitivamente el desierto nos permite reflexionar, nos da energía y paz espiritual.

Ariel voltea y ve a Mijael dormido…sonríe.

Fin de escena

 

Al otro  día a mediodía

En un restaurante en TeL Aviv

Sentados estan Mijael y su mamá Galit

Galit: Mijael ten (entregándole una bolsa a Mijael) es el regalo de tu papá, no se te olvide dárselo.

Mijael: Mamá no se te olvide pagar la cuenta.

Galit: Por supuesto que la voy a pagar, si fuimos nosotros los que lo invitamos por su cumpleaños.

Mijael: Es que él se quedo sin dinero y pensó que contándome un no sé que, de no sé que cosa del desierto, yo me lo iba a creer. Y que por eso nos regresamos en bus.

En eso entra Ariel.

Ariel: (Dándoles un besito y sentándose) Buenas tardes, perdón la tardanza pero hay mucho trafico.

Galit: Tel Aviv cada día esta peor.

Mijael: Podríamos irnos a vivir al desierto.

Galit y Ariel: Al desierto, por qué?
Mijael: Aparte de que es muy grande, no tiene tráfico, no necesitamos un carro, porque para eso están los camellos y mamá no va a estar preocupada en que casa de que amigo me quede jugando toda la tarde, y lo mejor de todo es que no hay escuela.

Galit: Mijael deja de decir tonterías y dale a tu papa el regalo

Mijael le entrega el regalo.

Ariel: (Abriendo el regalo que es una playera que dice: “Para el mejor papá¡Ay Gracias, me gusta mucho. La usare con mucho cariño, y seguramente seré la envidia  de muchos papás.

Fin de escena

Ariel y Galit caminando después del restaurante por las callecitas de Florentin. Mijael entra a una juguetería y estos dos se quedan platicando,

Galit: Se te ve muy contento, me huele a una nueva aventura.

Ariel: Pues esta vez estas equivocada.

Galit: Como así?

Ariel: Estoy perdidamente enamorado.

Galit: Que?…yo creo que el desierto te hizo enloquecer.

Ariel: Lo que me hizo enloquecer es la belleza y la personalidad de Nadia.

Galit: Mmm…Creo que por fin has sentado cabeza. Te atraparon querido. A propósito de esto, quien es Nadia?

Ariel: Nadia, es una mujer mexicana divorciada, algo mayor que yo, pero esto no es un obstáculo para nuestra amor. (Silencio y se queda pensativo)

Galit: Por que te has quedado callado, que pasa?

Ariel: Es que me siento confundido con mis sentimientos.

Galit: Por qué?

Ariel: ¡Huy! Me estas sicoanalizando.

Galit: Por supuesto que no, pero como ya te lo he dicho muchas veces, tienes miedo de pertenecer, de entregarte completamente. No creo que sea el lugar adecuado para platicar de esto, cuando puedas me hablas y nos ponemos de acuerdo para platicar, okay?

Ariel: Okey.

Galit: Nadia  pertenece a la comunidad judía de México?

Ariel: Agárrate! Pertenece a la comunidad libanesa de México.

Galit: No, no lo puedo creer, esto me suena a telenovela.

Llega Mijael a ellos.

Mijael: De que telenovela están hablando?

Galit: De la vida hijo

Los 3 sonríen y siguen caminando

Fin de escena

 

Mismo día a la noche, en la casa de los papas de Ariel se encuentran Rina y Susana arreglando la mesa del comedor.

Abraham abre la puerta y entra Ariel

Abraham: (abrazándolo) felicidades hijo.

Ariel: Gracias

Susana: (Dándole un beso) Felicidades, hoy te prepare todo lo que te gusta, vengan a sentarse.

Se sientan a la mesa)

Rina: Si, siempre le preparas todo lo que le gusta, es tu consentido.

Ariel: Ay! Hermanita, por una vez deja tus celos a un lado.

Abraham: No pueden vivir sin pelearse?

Susana: Papá tiene razón, comamos en paz.

Abraham: Comiste con Galit y Mijael?
Ariel:
Si, no pudieron venir porque Mijael tenia un partido de basket. (Ariel todo el tiempo mirando su teléfono) Les mandan saludos.

Susana: Si me lo dijeron, ya sabes que él no cambia un partido por nada.

Rina: Lo deberían de introducir al estudio de la Biblia, ya que  es más importante, que esos juegos inútiles.

Ariel: hermanita, puedes dejar a un lado tu fanatismo?

Susana: Empecemos a cenar antes de que se enfríe la comida. Y tu Ariel, estas esperando una llamada, pues no te separas del teléfono.

Rina: Hermanito, tú crees que esta modernización no afecta el modus vivendus?

Ariel: Ahora vas a cambiar el hebreo por el latín? Aunque no creo que te convenga para tus rezos.

Rina: Acaso crees que a ti te convenga andar tan alejado de tus raíces?  Si te acercaras como yo a Dios, vivirías más tranquilo, más feliz.

Ariel: Y quien te ha dicho que yo no soy feliz?

Abraham: No es posible que siempre que se encuentran sea para discutir, si entre hermanos no pueden respetarse que se espera de nuestros vecinos, los árabes…

Fin del capitulo 9

Más Artículos en esta Serie

<< Nadia, 8va. ParteNadia, 10ma. Parte >>
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa nueva Jerusalem
Artículo siguiente¿Quieres saber el secreto de Corea del Sur? Te sorprenderás…

Nacida en México emigra, junto con sus hijos a Israel en 1975. Tiene en su haber la novela "Nadia", un libro de poesías denominado "Soy" y su más reciente creación, un libro de poemas y prosas titulado "Tejiendo La Vida" (2009).

Ha participado en varias antologías y ha sido representante de escritores en Zaragoza, España. Pertenece a las Peñas Literarias de Raanana en Israel y además estudia teatro con directores latinoamericanos.

Escribió una pelicula basada en su novela "Nadia" y actualmente esta traduciendo al hebreo su película "Agentes de Seguridad".

Sus colaboraciones en "Foro" han sido por años aunque por su lejanía sus intervenciones resultan esporádicas.