Diario Judío México - La del es quizás el evento mundial más devastador de los últimos 100 años.

Su afectación ha trastocado a todos los países del orbe.

Es un fenómeno inesperado, sorpresivo, repentino y con enormes consecuencias para el bienestar de toda la población.

En la actualidad todavía no conocemos los posibles futuros efectos en nuestra forma de vida, sustento, trabajo, salud y otras repercusiones que se derivaran de este fenómeno.

Apenas el día de ayer (de Junio 2020) , el Presidente de la Reserva Federal  Jerome Powell declaro que la recuperación económica podrá durar varios años. El día de hoy el Dow Jones, reinicio su caída con pérdida de mas de 1300 pts. El Wall Street Journal también el día de hoy publica que de 8 millones de oz. oro guardadas en bóvedas en NY en Marzo del presente año, estas se elevaron a 29.7 en este mes.

El precio del oro siempre ha sido un termómetro de la incertidumbre financiera.

Cuando algo así sucede nuestra mente actúa de distintas maneras para tratar de enfrentar una amenaza.

Ciertamente este es un hecho traumático de enormes proporciones que como resultado moviliza varios mecanismos de defensa, la gran mayoría total y absolutamente inconscientes. Esto se produce como un intento de la mente para tratar de enfrentar un acontecimiento que como en este caso, es terriblemente amenazador. Pone en duda nuestra sobrevivencia, la de nuestras familias, amistades, colegas y de la población en general.

La incertidumbre que nos provoca es absolutamente intolerable y pone en entredicho nuestra futura existencia. (Me contagiare? Sera grave? Sobreviviré? Me dejara secuelas? Todo esto no solo para mí sino también para los integrantes de mi familia, amigos, conocidos etc. etc.)

Es pues un acontecimiento inconmensurablemente traumático y que además eleva los niveles de estrés a grados difíciles de tolerar.

Ante una amenaza tan significativa vamos en primer lugar a defendernos tratando de negarla.

(No es posible, es un sueño, una pesadilla, no puede ser, no creo que realmente este sucediendo, es “fake news”, una conspiración, etc, etc,)

En ocasiones además introyectamos al virus, pensando o sintiendo que ya estamos contagiados o fantaseando que de hecho ya en el pasado fuimos ya contagiados y entonces nos vamos a morir o por el contrario ya tenemos la inmunidad necesaria para seguir viviendo.

Esto nos permite tener un poco más de tiempo para que nuestra mente la pueda “digerir” y eventualmente tratar de “superar” este acontecimiento.

Al darnos cuenta que finalmente en realidad esto si está sucediendo, nos invade un incontrolable sentimiento de furia y de enojo.

Además de estos dos mecanismos defensivos, ante la terrible amenaza recurrimos de manera también inconsciente a una importante regresión con la supuesta finalidad de sobrevivir el ataque. Es como cuando un ejército pierde una batalla y tiene que reagruparse y ceder el terreno previamente conquistado.

En este caso, la regresión nos lleva a estados más primitivos, inmaduros e infantiles de acciones, emociones y sentimientos.

Nos enojamos pues con “Mama y Papa” (Gobierno, Policía, Instituciones de Salud, de ) porque no están siendo capaces de protegernos de esta abrumadora amenaza, sobre todo cuando nos sentimos como cuando éramos bebes o niños, débiles, dependientes y muy vulnerables.

Todo esto puede explicar y ayudarnos a entender estas protestas y manifestaciones que también están extendidas en un gran número de países.

Independientemente de la real justificada reacción ante el abuso de autoridad subyace esa inconsciente necesidad de protestar ante la Policía que representa a la autoridad (Papa, Mama) que no está pudiendo solucionar la enorme amenaza a la cual ahora además se suma la económica. Pérdida de empleos, de negocios, del sustento y de las consecuencias a futuro de cómo vamos a sobrevivir no solo por la salud sino ahora además por el sustento y lo económico. Se suman y se concatenan estos dos factores absolutamente imprescindibles para nuestra vida y existencia.

Otro fenómeno inconsciente digno de resaltar es el de la sobre-identificación con la victima (nosotros) del abuso policiaco que produjo la muerte a . En la realidad, ciertamente es un hecho condenable y reprobable a manos de cuatro policías, pero también es cierto que la víctima estaba bajo los efectos de metanfetaminas y además tenía un amplio historial delictivo y en prisión entre los cuales se encontraba un asalto a mano armada con cuatro cómplices a una señora afroamericana embarazada adentro de su propio domicilio.

Obviamente nada de esto justificaba el ser brutalmente asesinado.

Lo que llama la atención es la masiva idealización y glorificación de la víctima por parte de los manifestantes y del público en general que inconscientemente se identifican con la victima por su propia vulnerabilidad y la ausencia de la deseada y necesaria protección de la buena mama en lugar de la actuación del temido mal papa.

Es entonces entendible que las manifestaciones se conviertan en violentas y que los manifestantes se identifiquen y glorifiquen a sí mismos usando y utilizando a la víctima de la injusticia.

Por otro lado e independientemente de lo anterior, es también innegable que a raíz de este hecho traumático tengamos una serie importante de pérdidas.

La libertad de salir de casa, los recursos, el patrimonio, los ahorros, el enorme costo que conlleva esta nueva realidad, la certidumbre y nuestra tranquilidad.

La reacción emocional natural ante una pérdida importante es la depresión.

De acuerdo con que tan importante sea esta la depresión será más o menos grave o severa.

Como podemos ver por todo lo anteriormente expuesto es desafortunadamente cierto que en esa “nueva normalidad” vamos a experimentar fuertes dislocaciones en distintos frentes de nuestras vidas.

Nuestras interacciones futuras, nuestra adecuación a esa nueva realidad, las consecuencias en nuestras finanzas, nuestro trabajo o empleo, etc.etc.

Una de las medidas más importantes que tenemos para evaluar el grado de salud mental de una persona es justamente el grado de capacidad de reconocer la realidad tal y como realmente es.

Todo lo anteriormente descrito nos puede en un momento dado llevar a distorsionarlo y verlo de una manera distinta.

El ser optimista o pesimista no es lo que realmente importa, lo que si nos va a ayudar es el ser realista lo cual va a contribuir a que nos podamos adaptar a esa nueva realidad.

Lo de afuera no lo podemos cambiar, lo que si podemos es aceptarla tal y como es,  para entonces saber en qué tenemos nosotros que modificar para salir lo más bien librados y con las menores afectaciones posibles.

Eventualmente se va a encontrar la deseada vacuna y el o los medicamentos eficaces para combatir al Covid-19. Sin embargo tardaremos algunos años en poder recuperar una cierta normalidad.

Creo que esta crisis nos podrá dejar algunas lecciones valiosas para aquellos que tengan la suficiente humildad de aceptar que no sabemos todo pero que queremos seguir aprendiendo.

Puede ser que nos va a hacer más empáticos con nuestros semejantes, nos cuestionara lo que dábamos por un hecho, lo que era aparentemente más importante y lo que realmente nos puede traer felicidad en la vida.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

2 COMENTARIOS

  1. Excelente exposición Johny!
    Después del enojo, la tristeza, el optimismo y el pesimismo en el en mayor o menor grado hemos caído todos en algún momento, situarnos en la realidad y aceptarla es lo que más nos ayuda a adaptarnos.
    Felicidades y un abrazo.

  2. Un articulo que relaciona cabalmente las diferentes situaciones traumantes en que estamos viviendo hoy dia. Un ensayo excelente.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior7Pines Kempinski Ibiza reabre sus puertas
Artículo siguientePlática en línea: “Consejos para tener un sitio web efectivo”, con Isaac Ajzen