Por el rabino Moshe Pitchon, director de 21st Century Judaism (https://www.21stcenturyjudaism.com/) y Director del Instituto Meriane Albagli Geni Cassorla de Desarrollo Sefaradi en el Siglo XXI

Las Escrituras Hebreas nos dicen que una familia israelita bajó de Canaán a Egipto hace cuatro mil años atrás para escapar del hambre. Habiéndolos acogido inicialmente, los egipcios luego los esclavizaron.

Sobrellevados por la apatía y el agotamiento que produce la servidumbre, ni siquiera la decisión de un faraón egipcio de matar a todos sus recién nacidos varones los impulsó a intentar salir de su condición desesperante.

Luego vino Moisés, un hebreo adoptado y criado en la corte egipcia, quien pronunció un llamado de Dios a la libertad. Aunque inicialmente, su asignación se encontró con una serie de reveses, los israelitas fueron eventualmente liberados.

Cuando los egipcios más tarde se retractaron de su decisión y los persiguieron, los hebreos se salvaron milagrosamente a la vez que los perseguidores fueron eliminados.

Es imposible leer la Biblia sin notar el énfasis desproporcionado que esta imprime en casi todos los valores fundamentales del judaísmo. La primacía de la libertad, la posibilidad de escapar de la tiranía, la ira de Dios con toda forma de abuso social. La existencia de la verdad objetiva en el Sinaí - un reproche a la anarquía y a la vez fuente de justicia. No menos que la demanda impuesta a Israel de crear una sociedad justa.

Habiendo marcado una especie de "punto cero" en la de Israel, el Éxodo de Egipto es el evento central alrededor del cual los judíos han organizado toda su percepción de la realidad. La memoria del evento es un ingrediente necesario en la definición de Israel como nación y el como religión histórica. Indiscutiblemente, ninguna festividad es mas definitoria de la identidad que Pesaj.

No debería sorprendernos saber que esta es la más celebrada de las fiesta judía. Por ejemplo, el setenta por ciento de los judíos estadounidenses, incluido el 42 por ciento que no se consideran religiosos, la observan.

Este momento decisivo en la de Israel eventualmente también se convirtió en hito transformador en la conciencia humana occidental.

El Éxodo se convirtió en un modelo del principio de libertad individual y, junto con él, en la primera descripción de la política revolucionaria.

La metáfora del Éxodo aparece en varios grados en todos los fundamentos culturales estadounidenses: los antepasados peregrinos; Tomas Jefferson y Benjamín Franklin lo usaron como su imagen cuando, en 1776, dibujaron diseños para el Gran Sello de los Estados Unidos. (Benjamín Franklin eligió una escena alegórica del Éxodo, descrita en sus notas como "Moisés parado en la orilla y extendiendo su mano sobre el mar, haciendo que la misma abrume al faraón que está sentado en un carro abierto. Lema: " Rebelión a Tiranos es obediencia a Dios. ") Jefferson sugirió, para el frente del sello, representar a los Hijos de Israel en el desierto, guiados por una nube durante el día y una columna de fuego por la noche.

Cuando los afroamericanos cantaron de libertad, sus palabras fueron: "Baja Moisés, baja a la tierra de Egipto, dile al Faraón, deja ir a mi pueblo". En su último discurso antes de ser asesinado, Martin Luther King dijo: "No puedo entrar a la Tierra Prometida con usted; sólo puedo estar en la cima de la montaña y mirar, pero ustedes entrarán".

En el siglo XXI, la del Éxodo deriva su fuerza al seguir siendo un modelo de un relato secular e histórico de la "redención" en lugar de ser un modelo de pensamiento mesiánico y milenario. Sin embargo, el resultado final es el mismo: el impulso para utilizar las energías redentoras de la naturaleza y de los seres humanos.

Parafraseando al rabino Irving Greenberg: ¿De dónde saca Israel la fuerza, el descaro, para seguir creyendo en la redención en un mundo que conoce la esclavitud, la pobreza, el hambre en masa, el exilio político, los refugiados, el odio entre naciones, hermanos y hermanas? ¿Cómo pueden los judíos dar testimonio de la esperanza y el valor humano cuando han sido continuamente perseguidos, odiados, disipados y destruidos? ¡De la memoria del Éxodo! "Para que recuerdes el día que saliste de Egipto todos los días de tu vida" (Deuteronomio 16: 3). La tradición judía toma este ideal bíblico literalmente.

La conmemoración anual de es palpablemente una celebración renovadora que educa al pueblo judío sobre su futuro y el futuro de la humanidad.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCIDiCSeF presenta "Coloridas costumbres del Pesaj Sefardí"
Artículo siguiente¿Qué está pasando en Israel? Elecciones y ahora y después de las ellas, con Camilo Torres Perl
Moshe Pitchon es un pensador judío y el director de BY un centro de estudios e investigación del judaísmo contemporáneo basado en el sur de la Florida en los Estados Unidos.