es considerada por mi como una de las fiestas judías más espléndidas que Ds nos entregó. El hecho de sentarse alrededor de la mesa, llena de comidas deliciosas, junto a nuestros seres queridos, sin televisores o teléfonos que molesten la lectura y los cantos de la Haggadah llena mi corazón de alegría y el de millones de judíos en todo el mundo.

La interpretación de la Haggadah ha ocupado a muchos jajamim a lo largo de la del pueblo judío. Nuestros jajamim han hecho hincapié en una frase de la Haggadah que no rememora solo la veloz preparación del pan que no fermenta y el Éxodo del pueblo judío de Egipto, sino que señalan la frase Ha Lachma Anyia que señala también la importancia de comprometernos a amar al prójimo.

Luego de Ha Lachma Anyia se lee “di ajalú abahatana beara dimitzraim. Kol dijfim ietei veiezuj. Hashata haja, leshana habaa beara deisrael, hashata avdei leshana habaa benei jorim”. Que se traduce como “este es el pan de la pobreza que comieron nuestros padres en la tierra de Egipto. Todo el que tenga hambre que venga y coma. Todo el que lo necesite que venga y haga . Este año estamos aquí, el próximo año en la tierra de Israel. Este año somos esclavos, el proximo año seremos libres”. La Haggadah nos descrubre que en Pesaj, Ds nos indica que antes de sentarnos a celebrar alrededor de la mesa con la atmósfera festiva típica de esos días, que debemos ocuparnos de nuestros hermanos que no pueden celebrar el Seder. Dice “todo el que tenga hambre que venga y coma”. no solo representa la liberación del pueblo judío del yugo egipcio, sino que también representa la solidaridad de unos con otros y el amor al prójimo, concepto el cual materializamos en Migdal Ohr dia a dia ayudando a miles de niños y familias a tener un futuro mejor.

Con ese precepto, hemos iniciado en el año 2003 la campaña de recolección y distribución de alimentos a familias necesitadas en Israel con los niños de Migdal Ohr. Con el transcurso de los años, la campaña se expandió a todo el país y con la cooperación del Ministerio de Bienestar Social y las autoridades municipales ayudamos a distribuir las canastas alimenticias a más de 15 mil familias necesitadas al año. Con el apoyo de cientos de voluntarios, niños de Migdal Ohr y soldados de la Unidad de Paracaidistas hemos iniciado la distribución de las canastas de alimentos.

Estimados amigos, desde lo más profundo de mi corazón les deseo un Sameaj y Kasher. Los bendigo con bendiciones y éxitos en todos sus quehaceres.

Fundador de Migdal Ohr

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Matza y la Libertad
Artículo siguienteSiria acusa a Israel de robar artefactos de Damasco
El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibiildades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibildad de ver milagros aqui y ahora.