Diario Judío México - El periodista Hugo Coya descubrió que 23 peruanos permanecieron cautivos del nazismo en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, 22 de los cuales eran de origen judío, sólo una de ellas permanece con vida y otra fue nominada “la Schindler peruana” porque se unió a la resistencia francesa y salvó a decenas de judíos y soldados aliados.

Coya explicó a este cronista que llegó a esta historia de casualidad: “en el 2004, en un viaje a Polonia decidí visitar Auschwitz y se me ocurrió consultar si había habido personas de origen peruano en el campo. Grande fue mi sorpresa cuando encontré connacionales. Así que empecé una investigación que concluyó en este libro” titulado ‘Estación final’ (de Editorial Anagrama).

Adquiera este libro en línea, oprima aquí.

Editado en el 2010 en el -donde fue best seller en el género no ficción- el autor lo presentó en el Museo del Holocausto de Buenos Aires, ante una nutrida concurrencia y funcionarios de la embajada de su país.

“Casi no disponía de datos y empecé a exponer el tema en las redes sociales para poder reconstruir la historia de estos 23 peruanos”, explicó Coya.

Recién luego de cinco meses, y una ardua paciencia, sus mensajes comenzaron a dar resultado en Facebook y Twitter: “La primera información que recibí provino desde California, y pude empezar a reconstruir las 23 historias poco a poco”.

¿Cómo llegaron esos peruanos a Europa y a los campos?, consultamos al actual titular del directorio de la Agencia Peruana de noticias Andina: “Los motivos fueron diversos, pero en general estuvieron vinculados a temas económicos o para volver a sus raíces”.

Cuando se le preguntó sobre las historias que más le impactaron, Coya destacó rápidamente dos.

“La primera es la de Victoria Barouch de Waisberg (hoy de 87 años), la única sobreviviente de los 23 peruanos, y que hoy vive en los Estados Unidos junto a su familia”.

El investigador destacó que “Barouch se salvó por ser una gran conocedora de la historia de los Incas. Como usted sabe -explicó Coya- la papa era un cultivo incaico que los colonizadores españoles llevaron a Europa. Barouch pudo sobrevivir al hambre porque, en Auschwitz se guardaba -entre las costuras de su ropa- pedacitos de cáscara de papas porque sabía que en la cáscara está lo más nutritivo del tubérculo, y con eso logró alimentarse”.

“También me impresionó su capacidad de resistencia a los tormentos ya que sobrevivió a cuatro campos”.

Y el otro ejemplo que Coya trajo al diálogo fue la historia de la única persona de origen peruano, y no judía, que falleció en una de las mayores tragedias humanas del siglo pasado: Madeleine Truel, la llamada ‘Schindel peruana’.

“Madeleine no fue una víctima más, pudiendo regresar a decidió pasar a la resistencia francesa y salvó de la muerte segura a decenas de judíos y paracaidistas americanos y británicos falsificando documentos en la Francia ocupada por los nazis”, remarcó Coya y destacó que a través de un documental se está tratando de hacer justicia a su memoria en su país natal.

Truel, que abrazó una profunda fe católica, viajó a París en 1924 y estudió en La Sorbona hasta que estalló la guerra.

“Bajo esta situación ella pudo haber regresado a , pero decidió quedarse al ver las grandes injusticias y el sufrimiento de niños y familias judías que vivían en su edificio”, explicó.

Así fue que decidió unirse a la Resistencia francesa donde se ocupó de falsificar documentos.

Coya explicó que Truel fue “arrestada y torturada por la Gestapo el 19 de junio de 1944, y a principios de 1945 fue deportada al campo de concentración de Sachsenhausen donde la apodaron como ‘pájaro de las islas’ por la alegría y esperanza que transmitía” en medio de la tragedia.

Esta heroína falleció el 3 de mayo de 1945 en Stolpe, en medio de una de las ‘marchas de la muerte’ iniciadas por la retirada del ejército nazi ante la avanzada de los aliados.

Antes de ser enterrada, una de sus compañeras le puso el brazalete con la estrella de David amarilla, que portaban obligadamente los judíos, y otra colocó sobre su pecho geranios rojos y blancos haciendo honor a la bandera del , recordó el periodista.

El nombre de Madeleine Truel aparece inscripto en el memorial de homenaje a todas las personas deportadas desde Francia, frente a la Catedral de Notre Dame.

“Mi libro es una lucha contra el olvido y un intento de remarcar la victoria sobre la muerte”, consideró Coya, quien agregó que su investigación “busca darles un justo homenaje a esta personas, que ya se lo merecen por derecho propio”.

Estación Final
De Hugo Coya
Adquiera este libro en línea, oprima aquí.

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCelebran Cabarest de Berlín y Tel Aviv, 50 años de colaboración
Artículo siguienteObama promete un paquete compensatorio para Israel
Guillermo Lipis es periodista desde 1982 y se desempeñó en medios gráficos como El Porteño, Nueva Sión (del que fue director entre 2000 y 2008), Página/12 y el suplemento Enfoques del diario La Nación.En campañas de bien público, integró el equipo de producción que produjo propagandas conmemorativas del atentado a la AMIA y se desempeñó como Director Nacional de Prensa del Campeonato Mundial de Vóleibol disputado en la Argentina entre septiembre y octubre de 2002.En el 2004 fue consultor de la Oficina Anticorrupción (O.A.), del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, a instancias del Banco Mundial.Entre 2005 y febrero de 2006, reorganizó la Oficina de Prensa y Comunicaciones de la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación.En el ámbito de la investigación periodística editó, por Ediciones del Nuevo Extremo, su libro ‘Zikarón-Memoria. Judíos y militares bajo el terror del Plan Cóndor', auspiciado por la AMIA y la Asociación de Familiares de Desaparecidos Judíos de la Argentina, y declarado de interés cultural por la Secretaría de Cultura de la Nación.En la Semana de la Memoria del 2011, ‘Zikarón-Memoria…' fue declarado de Interés Legislativo por el Senado de la provincia de Corrientes.En mayo del mismo año el libro fue lanzado en Israel con una presentación realizada en ‘The S. Daniel Abraham Center for International and Regional Studies, Sourasky Professor of Latin American and Spanish History' de la Universidad de Tel Aviv, organizada por su director, Raanan Rein.Actualmente se desempeña como editor en la Mesa de Edición central de la agencia nacional de noticias Télam, con el cargo de prosecretario de redacción.