Las atrocidades de la guerra en Siria tuvieron uno más de sus momentos climáticos hace unos días cuando se esparcieron las imágenes de la población civil residente en zonas rebeldes que fue atacada con armas químicas de nueva cuenta. El régimen de Bashar al-Assad, con la complicidad de Irán y Rusia, rompió de nuevo el tabú acerca del uso de ese tipo de armamento debido quizá a su experiencia previa de que a fin de cuentas, por más que haya habido en el pasado amenazas de la comunidad internacional al respecto –el presidente Obama había hablado de que recurrir a armas químicas significaría traspasar una línea roja que enfrentaría severas consecuencias– Assad no pagó ningún precio por su salvajada. Al parecer, este reciente episodio fue planeado con el fin de socavar la resistencia de los últimos remanentes rebeldes en Duma y Guta Oriental en las afueras de Damasco y en la provincia de Idlib.

De hecho, Al-Assad, con la ayuda de fuerzas terrestres iraníes y del Hezbolá libanés, más el apoyo del poder aéreo ruso, ha recuperado la mayor parte del territorio sirio de manos del Estado Islámico y de los grupos rebeldes. Ha logrado reconectar muchos de esos enclaves para un mejor control de ellos, lo cual llevó al presidente Trump a anunciar hace poco que, definitivamente, retiraría sus fuerzas de la zona, sugiriendo de forma indirecta que el nuevo statu quo era un hecho consumado sobre el que ya no había mucho qué hacer. Sin embargo, el evento de las armas químicas ha provocado un replanteamiento de la situación abriendo una nueva caja de Pandora cuyos resultados se vislumbran enormemente explosivos.

El presidente Putin ha advertido a su homólogo norteamericano de no intervenir, mientras que éste, en contradicción con su anuncio anterior de que se desligaría del caso sirio, ha reaccionado enfatizando que lo de las armas químicas no puede quedar impune. Y al mismo tiempo, la tensión escaló sensiblemente esta semana en la zona debido a la cada vez más importante presencia iraní en territorio sirio muy cercano a Israel, a pesar de las múltiples pláticas previas entre los gobiernos de Jerusalén y Moscú para que éste se hiciera cargo de que los iraníes se mantuvieran a distancia. En consecuencia, el gobierno israelí lanzó el lunes pasado un operativo de su fuerza aérea, cuyo objetivo fue un aeropuerto militar que los iraníes mantienen cerca de la ciudad siria de Homs, destruyendo la locación y matando a varios miembros destacados de la Guardia Revolucionaria Iraní ahí presentes.

Esto ha desatado un calentamiento peligrosísimo de la situación. Mientras que Irán ha amenazado a Israel con que el mencionado ataque no quedará impune, Israel se ha puesto en guardia para responder a cualquier eventualidad. Y Rusia, tradicionalmente en buenos términos con el gobierno israelí, ha manifestado esta vez una fuerte irritación. Incluso el ministro de relaciones exteriores ruso, Serguéi Lavrov, llamó a consultas al embajador israelí en Moscú para reclamar por el ataque contra la base iraní en Siria.

Además, no se descarta que otros actores puedan decidir participar de forma más activa en este polvorín. El presidente francés Macron, elocuente también en su condena a las atrocidades de Al-Assad, ha hecho pública su intención de incorporarse a alguna acción decidida por en respuesta al uso de las armas químicas. La larga historia compartida entre Francia y Siria en el periodo entre las dos guerras mundiales hace que el país galo considere lo que ahí ocurre como algo que le incumbe no sólo simbólica, sino también estratégicamente. Así las cosas, escalan los alcances de esta guerra que ha tenido la capacidad de causar colosales sufrimientos humanos y de provocar simultáneamente una desestabilización mundial que parece estar cada vez más fuera de control.

Última hora. Poco antes de enviar este artículo, efectivamente , Francia e Inglaterra lanzaron un ataque aéreo conjunto contra tres locaciones sirias donde se supone se producen o almacenan armas químicas. Rusia y el régimen de Al-Assad lo han denunciado como una agresión intolerable. Es así como la temida extensión posible de esta guerra sigue adelante.

VIAExcelsior

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHistoria de Israel a traves de su Arquitectura. Arieh Sharon: el arquitecto de la Nacion
Artículo siguienteRusia: Reunión Trump-Putin está congelada
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.