Diario Judío México - Atrás quedó la voz tierna de aquella ciudad que alguna vez fue…esa ciudad a la que se refería el poeta sirio Adonis en “Desierto”; quien ganara el premio Goethe en 2011, el mismo año que abrió paso a una tragedia, que ha reducido a a sangre y escombros.

El panorama es desolador; aproximadamente 400,000 personas fallecidas, es el saldo de una guerra sin tregua que ha durado más de 6 años. A este número se suman los decesos que tuvieron lugar, luego de los ataques ocurridos esta semana en Ghouta. De acuerdo a cifras de la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas más de 5 millones de personas han huido de a Líbano, Turquía , Jordania y Europa. Millones de personas han sido desplazados en ese país y 13.1 millones necesitan ayuda. Se requieren de más de 3 billones de dólares para socorrer a las personas que intentan sobrevivir a esta guerra asimétrica, que con el paso de los días se torna aún más compleja.

En marzo de 2011, un grupo de adolescentes pintaron grafitis antigubernamentales, manifestando su descontento con la administración de Bashar al- Assad. El gobierno sirio ordenó la captura de los jóvenes, quienes fueron torturados, luego de su detención. El acontecimiento desató el descontento de la población; cientos de miles salieron a manifestar a las calles pidiendo la renuncia de al-Assad. El gobierno respondió atacando a los manifestantes. La oposición decidió armarse para protegerse de las fuerzas gubernamentales desatando así una guerra civil.

Las fuerzas rebeldes, constituidas por la oposición, evolucionaron. A estas se les unió el SLA (Ejército de Liberación Sirio). Grupos Yihadistas, el Estado Islámico (ISIS) y el Frente Al-Nusra que estaba afiliado a Al Qaeda, se aprovecharon de la situación para también combatir al gobierno de al-Assad y ganar terreno. Por lo que se creó lo que algunos consideran “una guerra dentro de una guerra” donde los rebeldes están combatiendo tanto al gobierno de al-Assad como a grupos radicales islámicos.

Por su parte, los kurdos, quienes controlan el norte del país, han sido fundamentales en repeler las fuerzas turcas que intentan invadir a .

En 2014 los kurdos atacaron a ISIS junto con Estados Unidos; su participación fue fundamental para retomar el control de las zonas ocupadas por el Estado Islámico. A pesar de que Estados Unidos no apoya la independencia de los kurdos, envía armas y municiones para su defensa en contra de ISIS, así también apoyaba a los rebeldes en contra del gobierno de Bashar al-Assad. Pero la ayuda a los rebeldes por parte de Estados Unidos cesó el año pasado,con la intención de que Rusia cooperara con el cese al fuego.

Pero la ofensiva en comenzó mucho antes de esta tragedia. En 2007, la CÍA llevó a cabo operaciones encubiertas para disminuir la influencia de Irán en el . Fuentes de inteligencia de los Estados Unidos admitieron que la administración del ex-presidente Bush, había cooperado en operaciones clandestinas con el gobierno de Arabia Saudita, que es de mayoría Sunita. Recordemos que los rebeldes en también son de mayoría sunita y que el gobierno de al-Assad representa a la minoría alauita en ese país.

Históricamente Irán ha sido aliada de , por lo cual el apoyo de Iran a Bashar al-Assad es irrestricto. Así mismo Rusia ha sido aliado de , específicamente en el período que comprende, desde la Guerra Fría hasta nuestros días. La imagen de Rusia contrasta con la de Estados Unidos en el . Rusia con su apoyo a Bashar al-Assad envía un mensaje contundente a los líderes de la región; mientras Obama abandonó a un Mubarak en estado terminal, después de que este había sido su aliado durante 30años, hoy Rusia si está del lado de al-Assad en uno de los peores momentos que enfrenta el régimen en su historia.

Mientras Estados Unidos parece perder terreno en el , Rusia se fortalece como líder en la región.

Pero Estados Unidos, Rusia y Bashar al -Assad tienen un enemigo en común: ISIS. Tal parece que la única salida posible a esta guerra, es ese punto donde convergen los intereses tripartitas. Una alianza entre Rusia y Estados Unidos que permita el cese al fuego entre rebeldes y gobierno, y enfoque la ofensiva en contra del Estado Islámico, parece ser la única solución que promueva el control total del país por parte del régimen de al-Assad. Así mismo debería haber una negociación con los rebeldes, para que puedan satisfacer hasta cierto punto sus demandas, aún continuando bajo el control de un régimen que los ha subyugado por casi 50 años. Probablemente sólo un milagro podría salvar a una Siria que clama a gritos, entre lágrimas de sangre, la Paz de sus restos.

Esta masacre solo revela el fracaso de los organismos internacionales como garantes de los , mostrando de manera contundente que estamos a expensas de las grandes potencias y de sus intereses.

La abrumadora realidad de Siria,me hace recordar la película “American Made” o al libro “Soldado de la CIA” de Robert Baer, los cuales nos invitan a reflexionar sobre una cuestión fundamental: ¿Será realmente cierto que los pueblos eligen a sus gobiernos? o ¿Son las grandes potencias quienes determinan el futuro político y económico de una nación?

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorConferencia “Límites en la educación: escuela y familia” impartida por el Dr. Yehuda Bar-Shalom
Artículo siguienteNot the last Butterfly, cierre del Kadimatón 2017
Es una destacada periodista y analista internacional. Actualmente conduce el Noticiero matutino “Así Amanece” con el Dr. Leonardo Curzio en ADN40. Ha sido colaboradora del noticiero “Adn40 News” de Ana María Salazar y del programa radiofónico “En los tiempos de la Radio” de Oscar Mario Beteta.