Las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple, o SOFOMES, como comúnmente se conoce a la figura, es una figura financiera dedicada a otorgar crédito que surgió en 2006 para lograr que México fuera un país con mayor inclusión financiera. Esto en un contexto donde nuestro país se ha ubicado en los últimos lugares de América Latina en cuanto a financiación de empresas y bancarización de su población (niveles comparables a algunos países de África Subsahariana).

Y es que México sólo financia en un 20% a su economía productiva (índice que se calcula sumando el crédito que otorga la banca comercial al sector privado no financiero, dividido entre el PIB nominal), en comparación a un 84% de Chile, un 55% de Brasil, y un 50% de Colombia. De igual manera, México tiene un nivel de bancarización del 25 al 30%, situación que acarrea todavía un alto nivel de informalidad en la economía cercano al 60%.

El resultado de las SOFOMES ha sido contundente. Este tipo de entidades de financieras no bancarias supera en número a cualquier otro intermediario en América Latina, con una colocación conjunta de más de 900 mil millones de pesos. Hoy existen 1,500 SOFOMES en el país (30 veces más que los 50 bancos registrados) que ya representan el 17% de la colocación de crédito al sector privado nacional. Así es: 1 de cada 7 pesos que se prestan las empresas en México, se originan en una SOFOM. De igual manera, podemos hablar que todo Estado de la República tiene decenas de opciones de financiamiento, y que cada vez son más las SOFOMES que salen a bolsa mediante mecanismos de bursatilización de cartera. Es por lo tanto un sector que crece exponencialmente de manera segura y regulada, utilizando además para ello solamente fondeo institucional (lo que quiere decir que el dinero que se presta desde una SOFOM no proviene de captación del gran público inversionista, sino de bancos, fondos e inversionistas calificados).

Hacemos la recapitulación de logros de este sector en un contexto donde la figura SOFOM es ignorada por las autoridades como un mecanismo de inclusión financiera en un país en crisis. Las SOFOMES no han recibido incentivos contundentes a través de líneas de crédito o fondeo desde la Banca de Desarrollo de manera importante. El gobierno en cambio, se ha centrado en otorgar crédito de manera directa en programas como “créditos a la palabra” y apoyos a fondo perdido que se han canalizado a través de numerosos programas como el Fondeso, el Sistema Emprendedor, la Unidad de Desarrollo Productivo o el ya extinto INADEM. Normalmente, los montos de estos préstamos no se recuperan. La explicación: El gobierno no es un banco, y no tiene la experiencia operativa, de sistemas, o la estabilidad de personal para dar continuidad a la cobranza de lo adeudado.

La alternativa es clara: Se debe apoyar a las PYMES a través de financieras PYMES (SOFOMES). Las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple tienen la experiencia y el interés de apoyar a los pequeños y medianos emprendedores del país. Para eso fueron creadas, y en función a eso operan. Hoy, más que nunca, es importante que se entienda que las Instituciones Financieras No Bancarias son la respuesta que necesita un país en un entorno de crisis económica y ausencia de liquidez.

Sí, es un llamado a las autoridades para una sinergia indispensable que México necesita. Aquí estamos.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMéxico presente en el Festival internacional de Cine Documental de Tel Aviv, Docaviv 2020
Artículo siguientePor primera vez, el programa inaugural de las “Jornadas Europeas de la Cultura Judía” será transmitido en línea
Enrique Presburger es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM Santa Fe en y Maestro en Finanzas por la misma institución y la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; ambos grados con honores. Actualmente es Director General de Factor Exprés SAPI de CV SOFOM ENR, institución financiera dedicada al factoraje a PYMES, y es parte del Consejo Directivo de la ASOFOM (Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple). El autor también fundó y dirige el IPAA (Instituto de Profesionistas y Académicos Autónomos), asociación que diseña planes educativos y de capacitación dentro del sector financiero. Enrique es autor del primer libro de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México: “SOFOMES ENR: La Puerta a la revolución Financiera en México”. Encuentra más acerca del autor en: www.enrique-presbuger.com.