El sector ultraortodoxo (jaredí) de la población Israelí conforma en la actualidad el 13% de su población y un factor que no se puede soslayar, habida cuenta- entre otras tantas razones- de su elevada tasa de natalidad(promedio de 7 hijos) así como su actual y   futura incidencia en múltiples espacios de  la sociedad israelí.

De ahí que estimo pertinente verter guarismos y conclusiones de un interesante análisis  de tendencias y procesos que se registran en este espacio, en mérito a un estudio publicado en Febrero del año 2021 por el Economista Dr. Eitán Regev y el Analista Gabriel Gordon, ambos investigadores del Instituto de Democracia de Israel.

Tomando como referente las edades de 20 a 64 años de edad, el número de personas que se incorporaron al sector ultraortodoxo es de 59.500 personas en tanto que el número que abandonó este colectivo es de 53.400 personas. En este contexto de deserción,  cabe señalar que  8.6% pertenecen a la vertiente   lituana, 5.4% a la corriente jasídica, 26.4% son sefaradíes en tanto que un 16.9% provienen del Movimiento Jabad. Cerca de un 30% que abandona este colectivo configura la segunda generación de familias que a su vez eran laicas y  se hicieron ultraortodoxas.Un 52% son varones en tanto que un 48% son mujeres y por lo menos un 28% de los que desertaron de  la ultraortodoxia eran menores de  edad.

Un guarismo no menos interesante y sugestivo  lo es el hecho de que un 64%  de la población  que abandonan la ultraortodoxia israelí se autodefine actualmente como religiosa o muy religiosa. La gran mayoría de este conglomerado no envía a sus hijos a marcos educativos , todo lo cual  explicaría el  considerable aumento  del número de alumnos registrado en la corriente estatal religiosa de Israel  e identificada con el Sionismo Religioso y la Ortodoxia Moderna. 

Otra evidencia  que aflora en la antedicha investigación es la paridad  en los números entre los que se incorporan y abandonan la ultraortodoxia israelí en el espacio sefardí. Particularmente el auge de la ultraortodoxia sefardí emerge en los año 90 del siglo pasado con el surgimiento del partido político Shas y reflejado en el aumento de la tasa de natalidad así como en el número de años de estudio impartido  en las ieshivot(academias de estudios religiosos) sefardíes. Este proceso se registró con mayor rapidez que en las ieshivot pertenecientes a corrientes como la jasídica y la lituana.

Apuntando al futuro, el estudio revela índices muy interesantes. En tanto que según la Central de Estadísticas de Israel en el año 2065 el pronóstico es que residirán en Israel 6.780.000 ultraortodoxos, la previsión del Dr. Eitán Regev y Gabriel Gordon es  de 5.860.000 para el año 2067, una diferencia por demás apreciable.

La razón estriba que en los últimos años, en los conglomerados  jóvenes surge un claro aumento de los que abandonan la ultraortodoxia en relación a los que se incorporan a su seno. A título de ejemplo, entre aquellos nacidos entre los años 1993-1997, aflora una diferencia de 7.300 personas a favor de los que abandonan este colectivo y se estima que en la actualidad alrededor de  3.000 jóvenes desertan anualmente en Israel de las filas ultraortodoxas. 

Acorde al vaticinio y pronóstico  de los antedichos investigadores, entre los años 2017 y 2067 dejarán el campo ultraortodoxo israelí 420.000 personas.Entre ellos, 40.000 en el próximo decenio en tanto que otros 55.000 lo harán en dos decenios.  Ellos se aunarán a  los 35.000 jóvenes que entre las edades 20 a 39 años ya  abandonaron el sector buscando y apuntando hacia un nuevo futuro. La mayoría de estos jóvenes son varones, en tanto que a edades mas maduras, la brecha entre los sexos se reduce, al parecer porque el tributo que pagan las mujeres es mayor ante el cambio producido y  la reacción del entorno.  De ahí que opten por postergar el giro o por lo menos practicarlo en forma menos notoria y a una edad más avanzada.

En cuanto a futuras incorporaciones al sector ultraortodoxo en Israel , el pronóstico de Regen y Gordon es que hasta el año 2067 se agregarán a este colectivo alrededor de 176.000 personas, es decir un guarismo considerablemente menor al colectivo que opta por abandonar este sector

Aún así, las autoridades pertinentes en Israel,  deberán considerar la coyuntura específica de este colectivo que  conforma un 15% de la población ultraortodoxa, que difiere de sus pares por los estudios cursados,   que no siempre es totalmente aceptado por el marco ultraortodoxo tradicional  y por ende carece del respaldo comunitario, que en más de una oportunidad este paso acarrea la disolución del vínculo familiar y agudas controversias en torno a la educación a impartir a los hijos,  por lo que   a la par de respetar escrupulosamente su nueva concepción de mundo, deberán agotar todos los medio para  incorporarlo totalmente al seno de la sociedad israelí.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHuixquilucan es referente Internacional por consolidar un gobierno humanista
Artículo siguienteLas Fuerzas de Defensa de Israel estudian el uso de helicópteros de ataque y drones para proteger a las tropas en las incursiones en Judea y Samaria
El Dr. Israel Jamitovsky nació en Montevideo, Uruguay y se radicó en Israel en 1973. Egrsado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de la República de Montevideo, revalidó su título de Abogado en Israel en 1975 y en 1991 obtuvo el de Notario. En la actualidad preside la Comisión de Ética de la Organización Latinoamericana en Israel. Desde 1982 participó en encuentros judeo-cristianos con intelectuales españoles que se celebraron en España e Israel respectivamente durante cuatro décadas a partir del año 1974.Desde 1999, presidió la comisión israelí que organizó dichos eventos. En el pasado, se contó entre los fundadores de la Liga de Amistad Israel-Uruguay, y amén de su actividad profesional, dirigió en Israel durante 22 años la revista Diálogo, revista de cultura bianual editada en castellano en Israel por el Departamento de Dor Haemshej de la Organización Sionista Mundial. Fue miembro del Tribunal de Apelaciones en demandas promovidas por Sobrevivientes del Holocausto y sus descendientes, en relación a seguros de vida en la época del Holocausto contra la Compañía de Seguros Generali.