“Ya que el hombre es como el árbol del campo…” (Dvarim; 20-19)

Nuestros sabios antepasados nos enseñaron que si regresamos a la cordura, el árbol no morirá jamás. Y mientras viva el árbol vivirá el pueblo.

Cuenta el Midrash que Dios plantó un árbol para que todos los hombres de la tierra se junten bajo su sombra. Era allí donde la gente debía encontrar su lugar de consuelo, su sabiduría y su seguridad.

Las raíces del árbol se extendían y penetraban en la Madre Tierra; sus ramas se alzaban como manos que enviaban plegarias al cielo. Su frutos eran esas cosas buenas que el Creador había otorgado a su pueblo: el amor, la responsabilidad, el interés por el prójimo, la generosidad, la paciencia, la sabiduría, la equidad, el coraje, la justicia, el respeto, la humildad, la fé y todos los demás dones valiosos.

Nuestros sabios antepasados nos fueron enseñando que la vida del árbol era la vida del pueblo. Si éste se apartaba mucho de la seguridad del mismo, si olvidaba comer de sus frutos, o si se volvía contra él y trataba de destruirlo, un profundo sentimiento, mezcla de tristeza, congoja y soledad, se apoderaba de la gente.

Muchos se afligían. El pueblo, casi en su totalidad, perdía su poder de accionar, dejaba de soñar y de anhelar; empezaba a discutir por trivialidades, ya no quería, ni podía, decir la verdad, ni ser honestos los unos con los otros.

Se olvidaba de como vivir mejor en su propia tierra. Su vida se llenaba de ira; poco a poco, se envenenaba a sí mismo y a todo lo que lo rodeaba.

Mucho tiempo antes de nuestras triunfadoras conquistas, del individualismo pleno y de la apatía hacia el prójimo, mucho antes de que nuestros actuales falsos mesías destruyan sistemáticamente olivares ajenos – a pesar de que la Halajá lo prohiba estríctamente -, aquellos sabios, que nos precedieron, advirtieron seriamente de que ésto, alguna vez, podría suceder. Pero también nos enseñaron que si regresáramos a la cordura, el árbol no moriría jamás. Y mientras viviera el árbol viviría el pueblo.

Dijeron que llegaría el día en que el pueblo despertaría de nuevo, como de un largo y desagradable sueño producido por algunas de las drogas más temibles: la injusticia, el desprecio al prójimo, la corrupción y la indiferencia. Sólo entonces empezaría nuevamente a buscar al árbol. Al principio su búsqueda sería temerosa, dubitativa, cautelosa, pero, poco a poco, entendería cuán importante es su misión.

El lugar del árbol y sus frutos se han cuidado y preservado con esmero en las mentes y los corazones sabios de nuestros profetas; sus mensajes continuarán guiando a cualquiera que busque, honesta y sinceramente, el camino que conduce a su sombra protectora y a los frutos de la tolerancia y la cordura.

¡Jag Sameaj!

Fuente: Argentina.co.il

FuenteArgentina.co.il

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorBrooklyn Family Keeps Latino-Jewish Traditions Alive
Artículo siguienteHolocausto. Recordemos por siempre