Los últimos tiempos han sido turbulentos en Turquía. Uno de los motivos han sido los rumores que han corrido sobre la fragilidad de la salud del presidente Erdogan, ya que, además de no haber asistido a la COP26 en Glasgow, no se le ha visto en público a lo largo de varios días, dando con ello pie a múltiples especulaciones en medios de comunicación tradicionales y en redes sociales acerca de una grave enfermedad que lo pudo llevar a hospitalizarse.

Un que circuló en las redes el 29 de octubre, día de la Celebración de la República, mostró a Erdogan confuso, sin saber hacia dónde dirigirse y caminando con dificultad. Poco después hubo, incluso, afirmaciones de que el mandatario podría haber muerto.

Nada de esto se ha confirmado, pero mientras tanto las emociones han sido de alto registro, tanto entre sus seguidores incondicionales como entre sus enemigos políticos, los disidentes, los presos en las cárceles y los exiliados. Mientras que para muchos hubo preocupación y angustia, para otros tantos nació la expectativa de que la desaparición del líder pudiera dar paso a un distinto capítulo en la vida de Turquía, una nueva época que permitiera al país abandonar la ruta populista y autocrática transitada por Erdogan desde hace años. Desde luego, las comunicaciones oficiales han negado la existencia de problemas de salud en el presidente, pero, de cualquier forma, el asunto generó bastantes olas en el ánimo popular, olas que se han incrementado con otras sacudidas sociales

Una de ellas ha sido producto del anuncio de que el escritor Orhan Pamuk, único turco que ha recibido el Premio Nobel de Literatura, está enfrentando una investigación judicial, lo cual no es la primera vez que sucede, ya que en el pasado experimentó algo similar por haberse referido al genocidio armenio perpetrado por el Imperio otomano en los albores de la primera guerra mundial. En esta ocasión, una corte de Estambul le levantó cargos de haber insultado al fundador de la República Turca, Kamal Ataturk, en su más reciente novela titulada Noches de plaga, cuya acción se ubica en 1901 en una isla del Mar Egeo azotada por una que obliga a su población a tomar medidas de cuarentena.

De acuerdo con la acusación a Pamuk, el personaje de la novela de nombre Kamil funge como una parodia de Ataturk, por lo cual se notificó a la fiscalía que Pamuk debía ser procesado con base en ciertos artículos del código penal que protegen la imagen de Ataturk y los símbolos nacionales de Turquía. Se demandó igualmente, que la novela fuera retirada de la circulación. De inmediato, un sinnúmero de artistas, abogados, intelectuales y activistas de derechos humanos han salido en defensa de Pamuk. El pianista Fazil Say expresó al respecto: “Es una desgracia para el país, es ignorancia total y primitivismo. Lo que se le está haciendo a uno de los más conocidos autores en el mundo nos remonta a tiempos oscuros”.

Otro episodio emblemático del descontento que prevalece en amplios círculos de la ciudadanía turca, más allá de la inconformidad generalizada por la crisis económica que vive el país, ha sido la alta prevalencia de la violencia de género, lacra que ha aumentado desde que, de manera arbitraria, abandonó en marzo pasado la Convención de Estambul de la que el país era signatario.

La citada Convención, que entró en vigor en 2014, constituye un compromiso de proteger a las mujeres de la violencia y el abuso, de perseguir a los acosadores y de promover políticas públicas destinadas a empoderar a las mujeres. De ahí que en los últimos ocho meses el maltrato y la violencia contra ellas hayan empeorado, con 309 feminicidios en ese lapso, según la Plataforma Detendremos los Feminicidios. La gota que desbordó el vaso del hartazgo popular, por la irresponsabilidad y negligencia del gobierno en ese tema, fue el reciente asesinato, mediante el uso de una espada, de una mujer arquitecta de 28 años de edad.

En consecuencia, se han registrado amplias movilizaciones feministas que acusan al gobierno de crear una atmósfera que ha hecho cada vez más fácil práctica y legalmente, atacar a mujeres, en buena medida porque las políticas públicas para evitarlo se han desmantelado y se registra una vergonzosa tolerancia de las autoridades hacia quienes cometen esos crímenes.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorProfesión: experimentado
Artículo siguienteImperios caídos: El ciclo de la historia
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.