Como una nube errante cruzó cielos y años, y en medio de una noche de claros luceros en el alero oscuro de esta bella ciudad de Memphis, en los EEUU, me detengo a escribir sobre mi colega zarumeño Gonzalo Rodríguez Calderón, después de casi cincuenta años, de haber dado a Zaruma un reconocido , que en su larga ruta, agonizando y volviendo a la vida, emerge con sano brillo, por decisión municipal, con el correcto añadido: MUNICIPAL: DOCTOR GONZALO RODRIGUEZ CALDERON, promulgado el 18 de mayo de este año, en un justo momento, que dio a la ciudadanía de esa hermosa y colonial ciudad la oportunidad de ratificar su pronunciamiento,  igual como hace dos años respaldaron al suscrito, cuando en una celebración de historia y genealogía desarrollado en el histórico salón del Trébol, propuse a las autoridades municipales, se coloque su nombre, en consideración  a lo que dicta la razón y la justicia.

 

Conocí al doctor Gonzalo, cuando era estudiante de medicina veterinaria de la universidad de Loja, acudiendo presto al llamado de su eterno amor Elsa Espinosa, que a la postre, era profesora de la Escuela de niños John Dewey en Portovelo, donde yo era estudiante de los primeros años, luego el tiempo se encargó de profundizar nuestra amistad, mucho mas cuando abrace la misma carrera, siendo uno de mis conductores en campo. Esta desconocida profesión es tan amplia, que solo la ciudadanía conoce una parte, pasando, entre otras, por la paleontología, donde una subespecialidad de Paleozoología, es una actividad encargada a los veterinarios, no siendo extraño observar desde joven al doctor Gonzalo, desarrollar esa actividad, que le permitió plasmar la idea de desarrollar y fundar un para su ciudad, que recoja los principales fósiles usuales de la naturaleza circundante, pasando a escarbar el pasado de la vida; y con ello, su pasión por la historia, la poesía y la literatura en general, constituyendo hoy en día el principal referente. SOCIEHISVET (Sociedad Científica Ecuatoriana de Historia de la Veterinaria), de la cual soy su presidente, se enorgullece de contarlo entre sus miembros activos y de resaltar por ende el papel de este veterinario en el contexto local, nacional e internacional. 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDeja de sobrevivir. ¡Mejor vive!
Artículo siguienteSevilla y la Red de Juderías de Sefarad