Diario Judío México - Vivir en pleno siglo XXI, no representa garantía alguna en prácticamente ningún lugar de este Planeta y mucho menos, si con ello creemos, estar exentos de actos contrarios a los principios que postula la Declaración Universal de Derechos Humanos, misma que fue promulgada después de la Segunda Guerra Mundial, como respuesta a las atrocidades cometidas durante el Holocausto, por parte del “nacional socialismo” encabezado por Hitler, a vista y paciencia de muchos gobiernos de aquella época.

Porque ya para ese momento, dentro de la conformación histórico-social de Alemania, se había dado una coyuntura política y económica, la cual generó que esta Nación, perdiera su rumbo en todos los sentidos que abarca el termino, al negarle la condición de Seres Humanos, primeramente a los Judíos y luego a quienes se opusieran a su régimen de exterminio y muerte, incluyendo en esa lista a los sindicalistas, comunistas, sacerdotes católicos y pastores protestantes, junto a los discapacitados, homosexuales y gitanos que estuvieran en su contra, además de un estimable número de 17 millones de rusos.

El Holocausto, casi acaba con gran parte de la Humanidad que habitaba la antigua y que por lo visto, ahora también se enfrenta a una nueva oleada de violaciones a la integridad de quienes no pueden, profesar abiertamente ningún tipo de creencias, más allá de las que alientan aquellos mercenarios  de la fe, mismos que están sembrando la discordia alrededor del Mundo.

Nos compete a todos como Sociedad Mundial, el hecho de no permitir que estas atrocidades vuelvan a repetirse, ya que más allá de alzar la voz, debemos en conjunto reaccionar ante una nueva Catástrofe, la cual está azotando a la Humanidad hoy en día.

Sumado a lo anterior, ningún gobierno ha querido plantear una solución real, más allá de mirar hacia otro lado, obviando lo obvio y que en todo caso es la mercantilización de la fe, como nueva forma de lucrar en este siglo XXI, donde un pensamiento único busca otra vez imponerse, sobre las creencias de los otros quienes también, han defendido su historia y tradiciones por siglos pese a todo.

(Especial para el Diario Judío.com de .)

En memoria de todas las víctimas de .

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl ladrillo
Artículo siguienteLa Reina, El Emperador, Jerusalén y la Frontera los temas que usa Trump para asegurar su reelección
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.