Diario Judío México - Aunque unos 550.000 judíos húngaros fueron asesinados durante el en los campos de la muerte dirigidos por los nazis, en batallones de trabajos forzados o por los aliados húngaros de los nazis, muchos judíos de sobrevivieron a la guerra. Muchos fueron forzados a entrar en el gueto, otros se escondieron alrededor de la ciudad bajo identidades asumidas o fueron ayudados por diplomáticos extranjeros simpatizantes como el sueco Raoul Wallenberg.

Cientos de personas asistieron a la conmemoración en la Sinagoga de la Calle Dohany de , la más grande de , incluyendo sobrevivientes del , diplomáticos y políticos.

Robert Frolich, el rabino principal de la sinagoga, habló de “sentimientos ambivalentes” en torno a la conmemoración, que contiene dolor y luto, pero también la “celebración de la vida”.

“Hace setenta y cinco años, el último gueto de , el gueto de , fue liberado. Esto es lo que recordamos hoy”, dijo Frolich. “Sentimientos ambivalentes se reúnen dentro de nosotros, porque la razón del evento, la liberación del gueto, es en sí misma ambivalente”.

“Contiene dolor, contiene la tragedia y el luto que no puede ser expresado en palabras, que es indecible y sólo puede ser experimentado. Al mismo tiempo, contiene la alegría, el alivio y la celebración de la vida”.

Los judíos fueron forzados a mudarse al gueto, establecido sobre más de 20 cuadras de la ciudad en el tradicional barrio judío de , desde fines de noviembre de 1944.

Encerrados con tablones de madera y paredes de ladrillo, las condiciones en el gueto durante el frío invierno eran inhumanas. Los residentes se enfrentaban a la hambruna y las enfermedades en masa. Miles de cadáveres tuvieron que ser alineados en una plaza después de que las áreas de entierro designadas por el gueto se llenaran.

Según los historiadores, a finales de 1945 la muerte de unas 14.000 personas podía atribuirse a las condiciones del gueto de , ya sea los que murieron allí o los que se enfermaron y fallecieron en los meses posteriores a su liberación el 18 de enero de 1945.

Alrededor de 420.000 de los judíos húngaros asesinados durante el eran residentes de ciudades y pueblos del campo. Fueron deportados de sus hogares por ferrocarril a Auschwitz y a otros campos de exterminio nazis en menos de dos meses a mediados de 1944.

Tamas Mester, presidente de la Comunidad Judía de Budapest, habló de las crecientes responsabilidades de recordar el sufrimiento.

“A medida que pasa el tiempo, nuestro deber se fortalece para guardar la memoria de las víctimas y oponernos a la creciente presión del olvido”, dijo Mester. “Al mismo tiempo, es una tarea importante ayudar y cuidar a los sobrevivientes”.

Yakov Hadas-Handelsman, embajador de en , mencionó a los judíos húngaros que eligieron permanecer en en lugar de inmigrar a o a cualquier otro lugar después del .

“[Ellos] tuvieron que enfrentar, durante décadas, las constantes dificultades del comunismo después de la guerra. Pero contra todo pronóstico, lograron plantar las semillas de la identidad judía para las próximas generaciones, que ahora hacen que la vida judía en y en otros lugares florezca una vez más”, dijo Hadas-Handelsman.

“Esto no significa que los peligros y amenazas que los judíos enfrentaban antes hayan desaparecido por completo. Como dice el proverbio húngaro, ‘El mal nunca duerme’”, agregó el embajador. “Hoy, 75 años después del , el antisemitismo mundial está lamentablemente en ascenso nuevamente”.

Vince Szalay-Bobrovniczky, subsecretario de Estado para las relaciones con la sociedad civil, dijo que a pesar del Holocausto, Budapest tiene ahora una “considerable comunidad” de judíos.

“Enfrentando su pasado, está unida en el interés de evitar que cualquier persona perteneciente a una minoría nacional, étnica, racial o religiosa sufra agravios”, dijo.