En un artículo publicado en un sitio judío el pasado 15 de abril se señala que en Libia, se buscó, sin permiso, convertir una sinagoga abandonada en Trípoli, la capital, en centro islámico. El Dr. David Gerbi, un judío italiano nacido en y miembro de la Organización que promueve los intereses de las personas que pertenecen a la diáspora judía de menciona que ahora no hay ningún judío viviendo en Trípoli, las milicias que controlan el país decidieron violar nuestra propiedad y nuestra historia.

Cabe destacar que como consecuencia de la ocupación alemana y el establecimiento del régimen de Vichy durante la Segunda Guerra Mundial, en los italianos colaboradores de los nazis impusieron las leyes raciales decretadas en Italia en 1938. Los judíos fueron tratados con dureza por los funcionarios, sus papeles marcados, las actividades culturales limitadas y miles enviados a campos de concentración, en especial a Giado, en el Sahara, donde cerca de 500 murieron de hambre y enfermedades, cientos de judíos de ciudadanía extranjera fueron deportados a campos de concentración de Europa.

En 1931 la sumaba alrededor de 25,000 personas. Es de destacar que desde 1911 hasta 1951 cuando obtuvo su independencia, era un protectorado italiano en los primeros años del régimen fascista de Benito Mussolini, no fueron tan malos para los judíos de Italia y Libia. Pero todo empezó a empeorar en 1936 cuando Mussolini hizo un pacto militar con Hittler. Desde entonces los decretos antijudíos reaplicaron en Italia y sus protectorados; al final de los años treinta había más de 30,000 judíos en Libia, especialmente en Trípoli, donde los judíos constituían el 25.0% de la población total y contaban con 44 sinagogas. Los judíos fueron obligados a abrir sus negocios en sábado con la excusa de contribuir a la economía italiana. Muchos se opusieron hasta que las autoridades, como medida ejemplar, ejecutaron a dos comerciantes judíos. Las infames leyes establecidas en Italia prohibían a los judíos tener acceso a la educación secundaria o terciaria. Le estaban prohibido trabajar en organismos gubernamentales, en bancos y oficinas municipales y todos los documentos oficiales debían llevar el sello que decía “Judío”.

En 1940 Italia ingresó oficialmente a la guerra. Miles de judíos fueron enviados a campos de trabajo dentro de para la construcción de rutas militares tal como había ocurrido en Marruecos y Algeria, la mayoría sobrevivieron. Para los judíos libios que tenía ciudadanía inglesa, fueron enviados a campos de concentración y exterminio en Europa, como Bergen Belsen, donde muchos murieron de hambre, tifus o exterminación.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial los judíos de también fueron víctimas de ataques y progromos por parte de la población árabe local. El primero de noviembre de 1945 se registró una operación de sabotaje de los judíos en Israel contra el Mandato Británico. Los efectos de esta operación desencadenaron la ira árabe contra los judíos de varios países, entre ellos Libia. Sin embargo, el entorno prevaleciente en es caótico, el país está dividido desde 2014.

Cuando Muamar el Gadafi, tomó el poder al principio de septiembre de 1969 (y que se prolongó hasta el 25 de agosto del 2011) solo quedaban en cien judíos. Gadafi se convirtió en líder de facto, después de dirigir a un movimiento de oficiales del ejército libio en contra del rey Idris I de Libia. Gadafi abolió la monarquía y la constitución, a la vez que proclamó la nueva República Árabe de con el tema “libertad, socialismo y unidad”.

Gadafi expolió toda la propiedad judía, prohibió a los judíos volver a Libia, quienes habían huido del país ante la actividad hostil del dictador.

Es de mencionar que en floreció una comunidad judía que data de la época de la destrucción del Templo del Rey Salomón, cuando los judíos escaparon de los romanos hacia el Oeste, llevando piedras de Jerusalén, atravesando el desierto hacia el norte de África.

El Dr. David Gerbi, el primer judío que pudo regresar a el 10 de junio del 2019, ha propugnado por el derecho de los judíos libios de regresar a las ciudades natales de sus antepasados y de recibir de vuelta sus propiedades expropiadas, e incluso exigir una compensación económica por las confiscaciones perpetradas a partir de 1967, cuando 5,000 judíos libios se convirtieron de la noche a la mañana en refugiados en Italia, EUA, Inglaterra y otros países. Además Gerbi ha pedido que la ONU reconozca los derechos de los judíos libios que han sido abandonados por 50 años, sin que la comunidad internacional se acordara de ellos. El Dr. Gerbi en nombre de la Organización Mundial de Judíos de ha pedido “que la transformación de la antigua sinagoga de Trípoli se detenga de inmediato y que se deje intacta su estructura con la esperanza de que algún día sea restaurada”. (La Sinagoga Dar Bishi, de Trípoli, data de finales de la década de 1920).

2 COMENTARIOS

  1. Soy católica. Me gusta este diario, lo sigo con cariño profundo. Amo a los judíos. Deseo de todo corazón que recuperen todo en Libia. Bendiciones !!!

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa organización benéfica filantrópica judía dice oficialmente “Hola” a los judíos de España
Artículo siguienteJudíes Feministas y el estatus de la mujer en Gaza

De nacionalidad mexicana, estudió Economía en el ITAM, logrando además una maestría en la Universidad Hebrea de Jerusalem y diplomados en el Instituto Español de Turismo así como en el Británico. También ha realizado estudios sobre comercio internacional en Holanda.

Pertenece y es reconocido por varios institutos y universidades importantes de México y el extranjero y su incursión en las letras inició en temas económicos y finanzas en el periódico Financiero y la revista ANIERM. Por muchos años ha sido colaborador de "Foro" y asesor de varias compañías. Sobre las materias que domina, sigue dando conferencias en planteles y universidades.