La canciller alemana, , condenó hoy el racismo y el como incompatibles con los “valores fundamentales” en los que se basa el Estado alemán y con la “convivencia pacífica”, comprometiéndose a actuar contra ellos “con toda fuerza”.

Según declaró Merkel en un mensaje de saludo a los participantes de una conferencia virtual del Comité Judío-Americano, la “responsabilidad” de de actuar con decisión contra el “en todas sus manifestaciones” es parte de su “razón de estado”.

Tanto el Gobierno como la sociedad alemana tienen el deber de actuar “contra el y el racismo, contra el odio y la incitación al odio, ya sea en las redes sociales o en las calles”, señaló la mandataria.

Sin embargo, en los últimos años se han vivido “contragolpes duros” en este sentido, como el atentado contra la de la ciudad de Halle (este del país) que en 2019 se cobró la vida de dos transeúntes.

Dichos ataques “apuntan al corazón de la democracia”, puesto que la sociedad alemana “vive de la diversidad religiosa y cultural y de la tolerancia” y cuenta con la responsabilidad conjunta de que las personas de confesión judía puedan sentirse seguras en el país.

La canciller señaló también que debe implicarse a favor de la seguridad de Israel, que “no es negociable”, aunque subrayó su convencimiento de que “una paz duradera” en Oriente Próximo solo se puede alcanzar por medio “del diálogo entre los pueblos y una solución negociada de dos estados”.

“Con el conocimiento de nuestra responsabilidad no queremos ni podemos permanecer neutrales y, en particular en vista de nuestra responsabilidad histórica, no podemos dejar de implicarnos a favor de la seguridad, de una democracia viva y de los derechos humanos”, remachó.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, que también envió un mensaje de saludo a los participantes del evento, que debía haberse celebrado en Berlín, afirmó por su parte que el derecho de los israelíes “a defenderse y a defender la tierra de sus antepasados” es “innegociable”.

Pompeo, que sostuvo que “el antisionismo y el son lo mismo”, calificó la “Visión para la Paz” del presidente Trump como el “el sendero más realista” para poner fin al conflicto palestino-israelí.

Además, elogió al Comité Judío-Americano por, entre otras razones, “enfrentarse al vil BDS [Movimiento por la Desinversión y las Sanciones] y a los libros de texto que enseñan a los inocentes niños palestinos a odiar a los judíos”.