Diario Judío México - El plan de un supremacista blanco para prender fuego a una sinagoga le explotó en sus propias manos, literalmente. El hombre acabó ardiendo cuando las llamas volaron a través de la ventana y lo engulleron.

Tristan Morgan compareció ante el Tribunal Penal Central el pasado viernes, donde se declaró culpable de incendio y dos cargos en virtud de la Ley de en relación con el incendio en la Sinagoga de Exeter, en el .

Las imágenes del circuito cerrado de televisión mostraron al hombre de 52 años de edad vertiendo gasolina en el edificio religioso antes de incendiarlo. Cuando lo hizo, las llamas brotaron de la ventana e impactaron directamente en la cara de Morgan.

FuenteLa Opinión
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPor primera vez, un científico israelí participa en una conferencia en Cuba
Artículo siguienteViña los Vascos
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.