El plan de un supremacista blanco para prender fuego a una sinagoga le explotó en sus propias manos, literalmente. El hombre acabó ardiendo cuando las llamas volaron a través de la ventana y lo engulleron.

Tristan Morgan compareció ante el Tribunal Penal Central el pasado viernes, donde se declaró culpable de incendio y dos cargos en virtud de la Ley de en relación con el incendio en la Sinagoga de Exeter, en el Reino Unido.

Las imágenes del circuito cerrado de televisión mostraron al hombre de 52 años de edad vertiendo gasolina en el edificio religioso antes de incendiarlo. Cuando lo hizo, las llamas brotaron de la ventana e impactaron directamente en la cara de Morgan.

FuenteLa Opinión

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPor primera vez, un científico israelí participa en una conferencia en Cuba
Artículo siguienteViña los Vascos
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.