Diario Judío México - Desde las tempranas horas de este domingo llegan a la capital de centenares de manifestantes a fin de alzar la voz y las pancartas, algunos en favor de Benjamín Netanyahu y otros para censurarlo. Por primera vez en la historia de este país, un primer ministro en ejercicio será juzgado por presuntos delitos de fraude y corrupción. Los empeños dirigidos a postergar indefinidamente su presentación ante los tres jueces fracasaron. La prensa y los medios televisivos han acentuado la atención a este episodio que puede paralizar la trayectoria política de Bibi que ejerce el poder desde hace trece años.

Las amenazas tanto contra el ex jefe de la Policía y el fiscal general del país se han multiplicado en los últimos días. Se trata de funcionarios que no dependen de ministro alguno y que con arreglo a sus responsabilidades han acertado a reunir y presentar cargos contra el Primer ministro. Cabe agregar que hace algunos años dos de los tres jueces castigaron con la cárcel tanto a un presidente como a un primer ministro de . Al primero por violar a dos de sus secretarias y al otro por turbio manejo de fondos públicos.

Se anticipa que los abogados de Netanyahu intentarán postergar por tiempo indefinido la continuación del juicio. Mientras tanto se amplía el despliegue de la fuerza policial a fin de impedir choques violentos entre los manifestantes. Ciertamente, lo que está en juego no es sólo el futuro personal y político de un primer ministro; su resultado puede afectar la solidez del sistema democrático de este país que a la fecha ha acertado a superar crisis económicas y choques militares.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorJe suis le COVID-19
Artículo siguienteSentimientos
Llegué a México desde Israel en 1968 invitado por Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. A partir de 1969 me integré a la CEPAL, Naciones Unidas. Fui investigador en El Colegio de México en los años noventa, asesor de UNESCO, y en la actualidad catedrático en la Universidad Bar Ilán de Israel.