Me se aliviano

por Rivka Abiry -
Comentarios | Comentar Visto Veces



Rivka Abiry / Diario Judío México – Apenas eskapi la eskola, keria bolar, bailar, gozar de la vida, ver mundo. Al kontrario, mi padre keria en este tiempo ensenyarme una profesion. “Ke se tope” , komo el dizia . A mi no me konvino, estuve kontra.

Subito sovre el sielo de muestra vida empesaron a arekojersen nuves oskuras i avia avlas de una mueva gerra mundial ke se estava aserkando de mozotros. Este fue el momento djusto para mi padre de prezentar su plan espesial. El insistió ke yo devia devenir una administradora, de ambezarme linguas ajenas, de saver komo se yevan los kuentos en la kontabilidad, de meldar livros ke dan instruksiones komo una persona puede azerse un buen negosiante, i komo se yevan echos komersiales i endemas meldar livros sovre esta tema. Él siempre insistió ke yo devia tener ermoza eskritura de mano, por mode ke el tenía sus propias ideas kómo se pueden adornar letras chikas i majuskulas sovre un pedaso de papel. La kaligrafia era su forte.

Aunke ke yo le dava kortadas i amostrava mi rezistensia, despues de muchas diskusiones, finalmente mi padre se asentava a mi lado i me ensenyava su teoria, de manera ke empesi a azer progresos.

Kon el empesijo de la Segunda Gerra Mundial, un muevo kapitolo de mi vida. se avrio. De mesmo la vida de muestra famiya troko radikalmente. Deviamos fuirmos en países ajenos, adaptarmos a diferentes maneras de vida. Tuvimos de uzar muestras fuersas, de lo ke saviamos i de lo ke teniamos en mozotros para sovrebivir. Me vide ovligada de utilizar plenamente todos los konosimientos ke me vinian en tino, ke apanyi asta estos días, para avansar. Devo dezir ke no fue fasil, pero asta oy kreo firmamente ke todo lo ke reushi fue grasias a la insistensia de mi padre, i su plano. Por siguro, penso ke kyeshke avia echado lakirdi kon el sovre este sujeto kuando el dainda estava en vida, devia darle munchos rengrasios.

Kuando los muevos progresos de la moderna teknolojía me ayegaron, yo estava bien preparada i pronta para abrasarlos, a uzar i a aprovecharme de eyos. Esto me dio un muevo avenir, mucha esperansa i una mueva ekspektativa. Una mujer mueva, una mujer de negosios entro en mi puerpo. De pies, sovre un tereno finansiaro solido, me atreví a merkar un apartamento. Mi vizino más serkano era un persona aedada, a ken yo enkontrava de vez en kuando en el asensor. Él siempre me saludava muy amavle, pero raro mos avlavamos. Kuando un día el ombre ke devia adovar mi komputadora sono a la puerta de mi vizino en lugar de la mía, el me disho ke esta enteresado en las komputadoras i mesmo me anunsio su dezeo de merkar una.

A partir de este día, teníamos un entereso komún, yo tratando de merkar una komputadora para él i el dezeando de ambezarse a uzarla. Fue una muy buena oportunidad para mí de ayudarlo, de amostrar komo se kulanea. De ansi, aunke biviamos en el mesmo pizo, el se ambezó a embiar i resivir posta elektrónika de mí, de utilizar „Skype“ para konversar kon mi i kon amigos. Yo tambien le ensenyi kómo aprovecharse de los programas apropiadas para sus pinturas. Se le arregló de azer ermozas pinturas en stilo abstrakto, ke keria embiyar en presto a una sala de egzibision.
Al mismo tiempo, yo savia muy poko sovre su istoria, i yo de mi parte no le kontava nada sovre mí. Muestras reuniones i las konversasiones avian un sentro i una tema “ordenadores“. Me olvidi de mensionar ke el no puedia eskrivir sus letras personales kon la komputadora, por modo ke el no podía aprovechar todos los diez dedos al teklado, siendo ke tenia un dediko paralizado a la mano derecha. En estos kavzos, de vez en kuando, el se asentava a mi lado, mirava kon entereso komo yo de una manera siega meneava mis diez dedos para topar las diversas letras en el teklado, mientres ke el meldava el teksto sovre el monitor. Esto siempre me akodrava a los dias, kuando mi padre se asentava al lado de mí, ensenyándome kómo tokar a las teklas de la vieja mákina de eskrivir ke teniamos en kaza.

Un día el vizino me mando una kartika para mi aniversario, ke el avía pintado kon la ayuda de un program del ordenador. Esta misma tadre tomi un pastel i se lo yevi a su apartamento, donde despues, el me invitó a tomar una kupa de kafé. Yo, entonses, viendo su komporto i por ninguna razón en absoluto, me vino al tino mi padre, ampesi a desbafarme i tuve el koraje de kontarle sovre la dolor profunda ke tenia kemando en mi korazon, porke yo kon anyos no avia rengrasiado a mi padre para su vizion, su edukasion, lo ke sembro en mi, kon el amor ke me aregalo. Me se asemejo ke lo tengo enfrente de mi. Ansi delantre de un pastel inofensivo i una kupa de kafé , avri esta pájina de mi vida, avli de una koza ke no avia partajado kon dinguno.

Kuando termini kon mi istoria, mi vizino metio su mano sovre mi mano i disho sólo dos palavras:
“Ijika mia”.

Pude de vista sekar mis lagrimas por modo ke tuve una sensasşón komo si mi padre avia oído mis rengrasios, mis repentimientos i me pardonó. Una piedra me kayó de mi pecho.

Fuente: esefarad

La Dirección y Consejo Editorial de "Diario Judío México", no se hacen responsables de los contenidos de artículos firmados por autores, periodistas o sus seudónimos, a la vez que el autor de este artículo no se responsabiliza de los contenidos de las diferentes secciones de este sitio, ni de los criterios establecidos por su Dirección o Consejo Editorial.