Diario Judío México - Moisés caminó por el desierto durante cuarenta años con el fin de que la generación más vieja del pueblo cayera allí, siendo solo la nueva generación la que pudo entrar en la tierra de Canaán porque Di-s quería que la primera generación se quedara en el desierto, para que lo que fuera viejo –incluyendo la murmuración– no fuera más usado.

Pensaremos entonces que al pasar ya cuatro décadas del Certamen Literario, estaremos detectando un pensamiento distinto en las nuevas generaciones, un cambio sustancial al hacer un comparativo de los trabajos de los primeros certámenes que el CDI organizó y los de la actualidad, que muestran otro tipo de ideas y de asuntos reflexivos.

Nietzsche manifestó “que el lenguaje, puente para comprender la vida y la cultura de un pueblo, se formaba en una sociedad concreta y estaba sometido a las variantes que aconteciesen en la comunidad de esos hablantes”, qué es lo que entonces influye en el lenguaje. El tiempo, la forma de vida. Decía también que era necesario someter a las palabras a un análisis para observar la significación que de manera sociológica se les atribuye, esto dentro del campo de la convivencia.

El acervo del Certamen Literario cuenta con más de cinco mil trabajos que fueron sometidos a una calificación, pero más allá de lo que pudieron obtener en la premiación, manifiestan un sentir y una forma de pensar, que evidentemente son lenguaje, estado de ideas, testimonio de lo que un individuo dice y expresa en el pleno ejercicio de la palabra escrita. “La historia de la lengua es la historia de un proceso de abreviación”, según Nietzsche y esto nos refiere al alcance que tienen las palabras y su genealogía, el lenguaje de una cultura determinada, porque si imaginamos la larga cadena que la herencia ha tenido en nuestra forma de pensar y actuar resulta infinita.

El conjunto de palabras muestra así a un gran reflector que viene desde lo más profundo de nuestra mente, siempre que hay creación hay sublimación. “La mano que escribe es más bien una mano que hurga en el lenguaje que falta, que avanza a tientas hacia el lenguaje que sobrevive, que se crispa, se exaspera, que lo mendiga en la punta de los dedos”, (Pascal Quignard).

La imaginación del escritor se salpica de sus propias vivencias pasando todas las pruebas cuando exponemos nuestra psique y nos preguntamos, con qué se identifica quien permanece impávido del otro lado del papel, absorbiendo ideas, conceptos y pensamientos del autor. Cuál es el camino que lo conduce a establecer esa conexión directa con sus propios elementos internos, porque el estímulo se logra y no dejamos de sorprendernos en la retroalimentación que se establece entre autor y lector.

Cuarenta años de creación literaria es un testimonio de lo que escribe la Comunidad en este foro que refleja en ocasiones alegría, amor, tristeza, desesperación o soledad, temáticas que han dejado una huella como lo es el , nuestro judaísmo, los lazos con , identidad, esperanza, la experiencia de generaciones pasadas vertidas a través de los ojos de quienes  ya nacieron en un país como . Es tanto lo que hay escrito en esta larga trayectoria de eventos generacionales que son contundentes, como la palabra que sale desde lo más hondo de cada ser que escribe…

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. Sin ánimo de ser irrespetuosa y además- desconociendo a tan prestigiosa figura como lo es quien firma la  columna arriba publicada, figura- con varios títulos y premios en su haber, me sorprendo al…
    Enterarme recién de que esos cuarenta largos años de padecimientos del pueblo elegido: tenían como fin ¿¿¡¡ acabar con la Primera Generación de Yeudim,  para que los que ingresaran a la Tierra Prometida ¿fueran  “nuevos” “jóvenes” “con poco uso”? !!! Primera vez que leo esta interpretación. Y no se condice demasiado con los pilares del Pensar Judío: donde “Los Mayores” siempre fueron figuras de Respeto y fuente de Consejos. Y sobre todo: ¡¡ de EJEMPLO Y TRASMISIÓN DE COSTUMBRES, HISTORIA Y ¡¡ MEMORIA!!
    SI ESO “SURGE” DE ALGUNA INTERPRETACIÓN: YO ELIGIRIÍA OCULTARLO: BUEN MATERIAL PARA DETRACTORES..SI HASTA PARECE MATERIAL ANTISEMITA!!! POR FAVOR!!!
     
    Y EN CUANTO A LOS CONCUROS LITERARIOS…HERMOSO EJERCICIO EL PENTAGRAMA DE LAS LETRAS SOPLADAS AL OÍDO O ESCRITAS DESDE EL CORAZÓN. MAS CREO QUE USAR EL PARALELISMO CON LA DURA PRUEBA DE ¡¡40 AÑOS POR EL DESIERTO DE PENURIAS ANDANDO!! POCO FELIZ ELECCION HA SIDO.
     
    Y DE OROPELES SE DESVISTE,  LA BELLEZA DE LAS LETRAS: PARA FULGURAR. UN TEXTO RECARGADO AGOTA, PALABRAS DE DICCIONARIO REHENES: ABURREN, Y CITAS DE FILÓSOFOS QUE JOVENES NI SABEN HOY QUE EXISTIERON NO LES ATRAE: LOS AHUYENTA.
    CUANDO QUIEN ESCRIBE – LUCIR SUS CONOCIMIENTOS QUIERE- EN UN DOCUMENTAL DE DATOS SU “OBRA” TRANSFORMA.
    CUANDO QUIEN ESCRIBE- DESDE SU CORAZÓN LO HACE- AL CORAZÓN LLEGA.
     
    MIRTA S. KWEKSILBER
    columnista de “Fabricante de Sueños”
    diariojudio.com
     

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSe inauguró el salón de Arte CIM ORT Daniel Berman Z”L
Artículo siguienteSurvivors to mark 75th anniversary of Kindertransport
Es escritora, periodista, estudió Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM: Tiene una larga trayectoria como editora de distintos medios dentro y fuera de la Comunidad Judía de México. Recibió en 2003, el Premio al Periodismo Comunitario por el Instituto Cultural México Israel, A.C., así como en 2005, el Premio APEIM otorgado por la Asociación de Periodistas y Escritores Israelitas de México, A.C. y el Premio Nacional de Artes Gráficas UILM, por la edición del libro Cincuenta Años del Centro Deportivo Israelita diseñado por ella. Actualmente y desde hace muchos años dirige el Comité de Comunicación del CDI.