Con el permiso de la mesa directiva  de  Maguen  David,  el de  los rabinos y los representantes de Or Hajaym,  pero sobre todo con el permiso de Ashem,  me permitió comentar  a ustedes, que desde los 10 años empecé, a trabajar  vendiendo  hojas  de rasurar que me costaban   20 centavos y yo  las vendía en un peso, al terminar la primaria  salí a  la calle a vender  cortes de tela italianos de 3 metros, me costaban 7 pesos  y yo los vendía en 30, en las colonias  roma, Polanco,  narvarte, del valle y otras mas.

Después fui  a vender en las plazas,  los lunes  en Pachuca,  martes  en puebla, los miércoles  compraba  la mercancía, jueves en Tulancingo, los viernes en  Toluca,  domingo  en Cuautla, Morelos.

En 1950, cuando yo tenía 15 años  mi papa  compro una tienda en correo mayor,  la favorita, y junto con mis hermanos  vendíamos las telas en todo el centro yo iba  a Guadalajara, Querétaro, Michoacán y traía  el dinero  en efectivo en una semana,   no como los   vendedores  de hoy  que tardan tres meses  en cobrar.

Después vendíamos telas y mercancía por mayoreo, yo conocí toda  la república mexicana como la palma  de mi mano.

En el año  de 1958  D-ios me socorrió  y me case con mi adorada Jovita  Cojab,  ella  me acompañaba  y ayudaba recorríamos toda la república,  íbamos a trabajar  no a pasear, ella ha siempre ha caminado junto  a mí,  es y será siempre  el pilar más importante en mi vida, y para la cual  me permito pedir a ustedes  un fuerte  aplauso.

Es un gran honor para mí  colaborar  en la culminación  del colegio  Or Hajayim, y así poder sembrar el futuro  de la educación de esta comunidad, me permito dar  gracias a todo el personal directivos, profesores,  administrativos, a todos los que laboran en el mismo, para los cuales pido un fuerte aplauso.

Es un gran honor para mí colaborar con grupo cadena,  institución  que nos representa  a toda la comunidad  judía ante el gobierno de ,  la cual este año acaba de recibir un gran reconocimiento  por parte del presidente de nuestro país,  por la gran labor humanitaria que realiza ante los desastres naturales a nivel  nacional, para la cual pido ustedes un  fuerte aplauso.

Soy un persona afortunada porque con la ayuda de Ashem  he podido colaborar  en todo el mundo, pero sobre todo en , yo comencé a trabajar en la mesa directiva de Maguen David, la cual antes era Sedaka y Marpe, he tenido la oportunidad  de edificar templos, escuelas, Yeshivas, centros de estudio, mikves, y recientemente una  universidad en Tel Aviv, y en en la casa de mis padres, una escuela totalmente adaptada para pequeños con capacidades diferentes,  a través de mi fundación ayudo a la gente que más lo necesita, también apoyo con despensas a la gente más desprotegida, ayudo con  donativos a varias instituciones, afortunadamente soy presidente de  Chevra Hatzala, la cual para mi es una de las más grandes instituciones  de a través de la cual se brinda asistencia  médica a toda la comunidad judía, atendiendo  entre 200 y 250 servicios al mes, la cual cuenta con 5 bases  en , una  en  Cuernavaca, y otra en Acapulco.

Doy gracias a Ashem  quien me da la oportunidad para  hacer siempre  el bien y de quien soy un humilde servidor ya que,  él es  el que nos manda todo.

Muchas gracias por su atención.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCinemapark y Fundación Cinépolis presentan “Adicto a la Vida”
Artículo siguiente¿Qué se puede aprender del Cáncer?