Diario Judío México - La exposición Abogados sin derechos: abogados judíos en la Alemania del Tercer Reich, inaugurada ayer, describe la situación que enfrentaron más de 20 juristas de la comunidad judía en el periodo nazi, a través de fotografías de visas, cartas, recortes de periódicos y documentos que la comunidad archivó de algunos sobrevivientes.

El Museo Histórico Judío y del Holocausto Tuvie Maizel monta por segunda vez esta muestra que incluye la historia de cuatro mujeres defensoras, entre ellas la primera en obtener el título de abogado, en Prusia: Margarete Berent.

A través de una veintena de mamparas, el espectador puede conocer los problemas de los abogados que buscaron refugio para no ser recluidos en campos de concentración, donde no todos tuvieron la suerte de sobrevivir.

Con las políticas nazis, los judíos comenzaron a dejar de tener derechos, pero los abogados —que eran alrededor de 19 mil 276— fueron los afectados, mediante un decreto en marzo de 1933 con efecto inmediato al día siguiente de su expedición, en el que se les negó el acceso en las cortes a jueces y abogados.

De acuerdo con los datos que tiene la Barra Federal Alemana de Abogados, a quien pertenece la exposición, alrededor del 50 por ciento de la comunidad judía, en Berlín, eran abogados, y fueron los que a partir de 1941 comenzaron a poblar los guetos y campos de exterminio.

Elisabeth Kohn, Hanna Katz, Anita Eisner y Margarete Berent son las cuatro mujeres que figuran en esta exposición por dedicarse a las leyes, esta última fue una de los abogados sobrevivientes del Tercer Reich.

Asimismo, se encuentran los casos de Max Alsberg, Michael Siegel o Alfred Apfel, quienes forman parte de una selección de entre 70 abogados y jueces que fueron privados de su libertad profesional.