Entre 35 y 40 mil textos de la de los desde el siglo XVI al siglo XX serán digitalizados con la finalidad de ponerlos a disposición de académicos de todo el mundo.

La iniciativa inicial corresponde a I-TAL-YA Libros: crear una base de datos bilingüe italiano-hebreo de decena de miles de volúmenes, que cubren la judío-italiana desde el invento de la imprenta, que incluye a 14 comunidades judías y 25 instituciones estatales.

Colaboran en esta iniciativa la Unión de Comunidades Judías Italianas (UCEI), la Biblioteca Nacional de Israel, la Biblioteca Nacional Central de Roma y la Fundación Rothschild; y los textos se encuentran en colecciones en comunidades judías locales, bibliotecas de propiedad del Estado, el Vaticano e instituciones eclesiásticas italianas.

Concluida la fase de prueba, el proyecto avanza a un “ritmo rápido”. Según publicó Pagine Ebraiche, una publicación de la UCEI, se han subido 2.000 volúmenes en “Teca», el portal de la Biblioteca Nacional Central de Roma; y la Biblioteca Nacional de Israel estima que tardará aproximadamente tres años en completarse.

La se remonta a más de 2000 años, y dado que Italia fue y es un centro importante para la impresión de libros, hay miles de textos únicos para integrar a la base de datos.

Entre los que ya se han digitalizado se encuentran una Hagada de Pesaj, datada en 1758, de la destacada imprenta Bragadina; un libro del Éxodo de 1886; publicado en Livorno; y un libro de oraciones para la festividad de Shavuot de 1906.

Con motivo del del Libro Judío que se celebrará el 26 de septiembre, organizado por el Museo del Judaísmo Italiano y la Shoá () en la localidad de Ferrara, se presentarán los resultados hasta el momento del proyecto I-TAL-YA, y se debatirán cuales serán los planes futuros.

Foto: de Roma