El grupo terrorista Estado Islámico publicó un artículo en el que explica por qué no ataca al Estado judío, y asegura que la cuestión palestina no debe recibir un trato preferencial. En el escrito– que aparece en la reciente edición de su semanario, Al-Naba – la organización justifica su falta de ataques contra Israel.

Bajo el título “Jerusalem, ante todo una cuestión de derecho islámico”, el grupo argumenta que la causa palestina no tiene prioridad sobre ninguna otra lucha jihadista.

“Si observamos la realidad del mundo de hoy, vamos a encontrar que éste se encuentra totalmente gobernado por el politeísmo y sus leyes, a excepción de las regiones en las que Allah hizo posible que el Estado islámico estableciera la religión. Por lo tanto, la Jihad en Palestina es igual a la Jihad en otros lugares “, dice el texto.

El artículo también critica con dureza a los árabes “exagerados” que han presionado durante décadas, diciendo que “Palestina es la causa principal de los musulmanes”. Entre los mencionados en este contexto están los ex líderes nacionalistas árabes Gamal Abdel Nasser de Egipto y el iraquí Saddam Hussein, “que negoció la causa palestina y vendió ilusiones a sus seguidores “.

El lugar donde – según Isis – la Jihad realmente debe tener prioridad son los estados árabes gobernados por “tiranos”. El primero y más importante, según el semanario, es Arabia Saudita, donde las dos ciudades islámicas santas de La Meca y Medina debe ser rescatadas de manos de la familia real saudí.

“Los apóstatas tiranos que gobiernan las tierras del Islam son peores que los infieles (los judíos), y la guerra contra ellos tiene prioridad sobre la guerra contra los infieles originales”, dice el artículo.

A pesar del hecho de que el Estado Islámico recluta combatientes de todo el mundo para luchar en Siria e Irak, el artículo llama a los jihadistas a luchar contra los “infieles” que tienen más cerca. La lucha contra los judíos, explica el texto, vendrá después, la harán los musulmanes en Palestina, cuando los musulmanes sirios luchen contra Bashar al Assad y los musulmanes egipcios contra Abdel-Fattah el-Sissi. Una vez que los regímenes árabes, que supuestamente defienden a Israel, sean derribados, entonces las fuerzas jihadistas podrán “cruzar las fronteras del Estado judío y enfrentarse a su ejército directamente.”

A pesar de que buena parte del texto está centrada en disminuir la importancia de la causa palestina entre los jihadistas, de todos modos, el autor asegura que es el deber religioso de todos los musulmanes ayudar a rescatar a Palestina, “que está rodeada de judíos”. Esto se debe a que esa tierra una vez fue parte del imperio islámico, y, por lo tanto, hay un imperativo religioso para todos los musulmanes de ayudar a recuperarla y que se parte de la “Casa del Islam”, dice el artículo. Por lo tanto, concluye, los musulmanes en todo el mundo tienen la obligación de enviar ayuda – dinero o combatientes – a los palestinos que luchan contra Israel.

Por último, el texto de Isis explica que quien no pueda llegar hasta Medio Oriente o no tenga dinero, “puede atacar a los judíos y sus aliados dondequiera que se encuentren, matándolos, destruyendo sus propiedades y destruyendo sus intereses de todas las maneras posibles”.