Un festival gastronómico en (Pensilvania) que debía celebrarse el fin de semana fue cancelado a raíz de la indignación que suscitó la exclusión de un carrito de comida israelí tras recibir amenazas antisemitas.

El festival “Taste of Home” debía celebrarse el domingo 20 de junio. Estaba organizado por Eat Up the Borders y Sunflower Philly. Iba a presentar comida internacional como declaración pro-inmigrante, incluyendo comida israelí del carrito de comida israelí Moshava.

El evento fue cancelado el domingo, menos de 24 horas después de que los organizadores anunciaran que el carrito de comida Moshava había sido excluido del festival.

En un comunicado de Instagram anunciando la cancelación del evento, Sunflower Philly escribió: “Debido a la situación en curso con uno de nuestros socios del evento… hemos decidido cancelar el evento Taste of Home hoy”.

En medio de la polémica, Eat Up the Borders eliminó sus perfiles de Facebook e Instagram.

Según Times of Israel, Eat Up the Borders había publicado originalmente un comunicado en el que decía: “Con el fin de servir mejor a nuestros invitados, hemos decidido retirar a uno de nuestros proveedores de comida para el evento del domingo, para poder ofrecer una experiencia óptima a todos. Esta decisión se tomó escuchando a la comunidad a la que queremos servir y amar. Mantenemos nuestra iniciativa de dar a los vendedores de todas las nacionalidades una plataforma para que muestren su talento y ofrezcan una experiencia increíble a todos”.

Tras una gran muestra de apoyo a Moshava, la decisión provocó una reacción contra los organizadores del festival, informó ABC 6 Action News.

“Queríamos dar las gracias a todos los que se acercaron a nosotros”, escribió el food truck en Instagram. “El amor y el apoyo que hemos recibido las últimas 24 horas ha sido abrumador”.

Los organizadores tomaron entonces la decisión de última hora de cancelar el evento.

“Nuestro error esta vez, no solo con nuestros socios del evento, sino en general fue no educarnos. Y no asegurarnos de que todo el mundo estuviera debidamente representado. Por eso tomamos la decisión de cancelar el evento”, dijo Melvin Powell, director ejecutivo de Sunflower Philly, a ABC 6.

Más tarde, el domingo, el carrito de comida Moshava emitió un comunicado. “Aunque estamos decepcionados por la forma en que se manejó la situación, no creemos que la intención de los organizadores fuera antisemita, pero sí lo fueron las amenazas que recibieron para su evento. Nuestro objetivo común para el futuro es alejarnos (de la violencia) y del odio y ser capaces de compartir una plataforma con todos los miembros de nuestra comunidad y compartir colectivamente nuestras culturas”.

Uno de los organizadores del festival, en un post de Instagram, declaró que las amenazas de violencia habían estado detrás de la decisión inicial de desinvitar al carrito de comida israelí.

“Hemos recibido más odio del que creía posible por tener un vendedor israelí”, escribió Chris “Chip” Coughlan. “La cantidad de alboroto que recibimos y las amenazas legítimas nos obligaron a actuar”.

En un seguimiento de su post, Moshava declaró: “Los organizadores del evento oyeron rumores de que se iba a producir una protesta por nuestra presencia y decidieron no invitarnos por miedo a que los manifestantes se pusieran agresivos y amenazaran su evento. … Por lo que parece, el miedo, la violencia y la intimidación se apoderaron de ellos”.

Y añadieron: “Realmente esperamos que en el futuro no sucumban a una retórica tan antisemita y divisoria y se mantengan fieles a sus palabras de un entorno seguro para todas las religiones y nacionalidades, no sólo para todas ellas excepto la israelí y la judía”.

La sección de de la ADL emitió una declaración conjunta con la Federación Judía del Gran y el Consejo de Relaciones de la Comunidad Judía de en la que afirmaban estar “profundamente preocupados” por los acontecimientos que rodearon el festival.

“La vil retórica antisemita y las amenazas de violencia dirigidas a los organizadores fueron totalmente despreciables”, escribieron. “Este evento fue planeado para celebrar la diversidad, y ver a individuos en las redes sociales responder con prejuicios abiertos y odio antijudío fue vergonzoso y profundamente molesto”.

Continuaron: “Hemos hablado con los organizadores del evento y expresamos que estamos inequívocamente en desacuerdo con su decisión (de desinvitar a Moshava)”.

Y añadieron: “Entendemos que se hayan proferido amenazas a los organizadores, y comprendemos el miedo y la confusión que se producen cuando su comunidad se enfrenta a esa intimidación”.

Se reunirán con los organizadores en los próximos días para “discutir lo sucedido, proporcionar educación sobre el y compartir los recursos de seguridad de la comunidad”.

El congresista de Brendan Boyle calificó la decisión de desinvitar a Moshava de “rendición ante las amenazas de los fanáticos” y de “completamente inaceptable”.

“Teniendo en cuenta el preocupante aumento de los actos de en toda nuestra región y país, esta decisión de los organizadores sólo contribuye a envalentonar a quienes utilizan las amenazas de protesta o incluso la violencia para impedir que personas, empresas y comunidades enteras vivan y actúen libremente sin miedo”, afirmó.

Pidió que la policía investigue si el evento se canceló debido a las amenazas.

“Si la explicación de los organizadores de que la invitación de Moshava fue revocada debido a la amenaza de protestas y violencia es cierta, entonces creo que tales amenazas deben ser investigadas por las fuerzas del orden, ya que ninguna persona u organización debe ser coaccionada o amenazada por la perspectiva de intimidación o violencia”, dijo.

“Insto a los organizadores de este evento comunitario a que defiendan a Moshava y el derecho de las empresas a operar libremente, y a que reviertan su decisión”, añadió.

A última hora del domingo, Moshava emitió un comunicado de seguimiento en Facebook en el que agradecía a la comunidad las muestras de apoyo recibidas. También dijeron que pronto se reunirían con “representantes de ambas partes en los próximos días para intentar educar y crecer juntos en un espacio seguro para todos”.

Añadieron: “No creemos que la intención de los organizadores viniera de un lugar antisemita, pero las amenazas que estaban recibiendo a su evento sí lo eran”.

FuenteNoticias de Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior"Descubrí que mi abuelo era un asesino mientras escribía su biografía"
Artículo siguiente‘Judías y Judíos por Daniel Jadue’ llama a crear comandos por todo Chile