El primer ministro francés, Édouard Philippe, anunció en la sinagoga Buffault, de París (foto), “un nuevo plan para combatir el ”, el cual será “concebido y desarrollado en estrecha colaboración con la sociedad civil” y la comunidad judía local y se implementerá hasta 2020.

“Una lucha sostenible requiere necesariamente la prevención, a través de la educación y la cultura”, y la necesidad de contrarrestar el odio, que ha “invadido las redes sociales” y no debe quedar impune, destacó.

“Cuando alguien ataca a un ciudadano francés por sus orígenes o creencias, ataca a y lo más valioso que tiene: su forma de vida, sus valores, su patrimonio… y cuando insultás a un ciudadano francés por esas razones, insultás la memoria de quienes han dado su vida para asegurar que esos valores prevalecieran”, sentenció el funcionario.