El gran sefardí de Israel, Yitzhak Yosef, llamó a los judíos ultraortodoxos de la diáspora a no desplazarse a Israel si eso significa vivir en un área no haredí con israelíes seculares que tendrían un impacto negativo en su vida espiritual.

Yosef hizo los comentarios durante su prédica semanal el sábado, acompañado por la visita de Haim Bitan, principal de la isla tunecina de Djerba.

El explicó que debía responder a una "pregunta halájica" que le fue planteada durante su visita a la comunidad tunecina. "Cuando estuve allí me preguntaron si debían o no emigrar a Israel", contó Yosef.

El gran rabino sefardí Yitzhak Yosef (izq.), acompañado por el rabino principal de Túnez, Haim Bitan.

"Les dije que depende de dónde irían a vivir”, agregó el rabino. "Si era para vivir en un barrio ultraortodoxo entonces sí. Pero si irían a vivir en un lugar como Herzliya u otros lugares seculares, mejor quedarse donde están", concluyó.
Argumentando que pecar es peor que la muerte, Yosef dijo que el daño espiritual causado por vivir en un entorno secular sería peor que morir y, como tales, los judíos que viven en barrios predominantemente ultraortodoxos en la Diáspora estarían mejor si se quedaran donde están.

Los comentarios del principal generaron críticas, especialmente en las redes sociales, en parte porque aparentemente contradicen la posición de los sabios citados en el Talmud de Babilonia y la Halajá de que una persona siempre debe esforzarse por vivir en la Tierra de Israel, incluso en una ciudad donde la mayoría de la gente no sea judía.

Judíos seculares y ultraortodoxos rezan en el Muro de los Lamentos.

Las declaraciones también fueron criticadas por el movimiento religioso sionista Ne'emanei Torah Va'Avodah, que promueve una visión abierta del judaísmo. "Es inconcebible que el principal de Israel, cuyo cargo es pagado por el Estado, se exprese de una manera que contradice la Declaración de y la visión del Estado de Israel en tanto punto de congregación de los exiliados”, señaló la organización.

"El está desalentando a las personas que desean emigrar a Israel de una manera que contradice los ideales del sionismo", agregó la organización. "Esto vuelve a plantear algunas preguntas sobre el rol del principal de Israel, y en particular sobre la identidad de quienes han ocupado el cargo en los últimos años. Es hora de nombrar a un sionista atento, inclusivo y acogedor, que esté relacionado con todas las partes de la nación, y no alguien que sea receptivo únicamente a las necesidades de un sector", concluyó.