Diario Judío México - Un juez en Francia dictaminó que un musulmán de 29 años que torturó y asesinó a la judía francesa Sarah Halimi no sería “criminalmente responsable” por el caso, ya que había fumado marihuana.

Esta decisión preliminar fue dictada por un “magistrado de examinación”, que según las leyes francesas tiene la tarea de decidir si un acusado debe ser juzgado.

Kobili Traore, originario de Mali, había confesado anteriormente el asesinato perpetrado en el 2017.

Según los reportes, Traore había golpeado y torturado a la mujer de 65 años por al menos una hora antes de matarla, mientras recitaba versos del Corán.

El asesino arrojó luego a Halimi desde el piso 11 y según los reportes gritó: “He matado al diablo!”.

El presidente de la organización que agrupa a las comunidades judías de Francia CRIF, Francis Khalifat, dijo que si bien la decisión del juez no es sorprendente, es “difícil de justicar”.

“Desde el comienzo del caso hemos visto cómo intentan presentar al asesino como un loco. Sin embargo, su preparación y personalidad nos indican que Sarah Halimi fue otra víctima del islámico. Este es un crimen de carácter antisemita ya que solo por su identidad judía, (Halimi) fue elegida para ser un chivo expiatorio”, escribió Khalifat.

“¿Qué es esta nueva regla que considera a un asesino, que voluntariamente está bajo influencia de drogas, como no apto para ser juzgado, mientras condena con mayor severidad a un motorista que estuvo en un accidente bajo la influencia de la misma droga? ¿De quién nos estamos burlando?”, cuestionó.