Diario Judío México - La población judía está integrada por alrededor de 6,3 millones de personas (74,9 por ciento del total). Los habitantes árabes suman cerca de 1.746.000 almas (20,7 por ciento).

Aproximadamente 366 mil de personas (4,4 por ciento) son cristianos no árabes y habitantes que no están clasificados según la religión, en el registro poblacional.

Durante 5775 nacieron en cerca de 168 mil bebés y fallecieron alrededor de 42 mil personas. Aproximadamente 32 mil personas se agregaron al balance migratorio, entre ellos 28 mil olim (nuevos inmigrantes). Esta cifra representa un aumento del 35 por ciento con respecto al año hebreo anterior. Los nuevos inmigrantes provinieron principalmente de Ucrania (aprox. 26 por ciento), Francia (25 por ciento), Rusia (21 por ciento), y (nueve por ciento).

Según los pronósticos de la Oficina Central de Estadísticas, entre los años 2020 y 2035 la población de sobrepasará los diez millones de habitantes.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorTensión entre Netanyahu y el presidente de Israel
Artículo siguienteLímites, límites