No tardamos más que unos instantes en comprender, como israelíes, que la festiva firma de los hace un año -que, con la mediación de Estados Unidos, normalizó las relaciones entre Israel y una serie de Estados árabes- ofrecía una posibilidad real de paz entre los pueblos de la región.

La firma del acuerdo de paz también cayó como fruta madura en las manos de los israelíes que estaban preocupados por viajar abiertamente en los EAU con símbolos judíos, y también proporcionó un sello de oficialidad para los residentes judíos del Estado – por ejemplo, los fieles de las sinagogas que hasta hace poco estaban preocupados por revelar su en público, y que habían esperado su primera oportunidad para mantener la cabeza alta. Para ellos, el acuerdo les ha liberado de una conciencia espiritual que recuerda a los tiempos de los anusim.

Teniendo en cuenta todo lo que afecta al mundo judío, una de las oportunidades que han surgido de los acuerdos es la capacidad de comprometerse con estas pequeñas comunidades, que constituyen una parte importante del mosaico del pueblo judío. Este compromiso no puede darse por sentado, especialmente por el público en general. La propia exposición del público israelí a una pequeña parte de estas comunidades -incluyendo un recordatorio del contexto histórico y el intento de desarrollar estas comunidades y abrir la conciencia de la identidad judía- constituye el punto de partida necesario para el futuro tan esperado. La firma de los ofrece una oportunidad concreta para examinar el enfoque hacia estas comunidades y profundizar en su conocimiento, al tiempo que se refuerzan las relaciones entre ellas e Israel.

“La base de la existencia de la vida judía en los Emiratos Árabes Unidos en nuestro tiempo se basa en el concepto de ‘reubicación’, que es una práctica común de la migración judía en la era de la globalización”, explica la Dra. Noga Kochavi, directora del programa para el avance del pueblo judío en el sistema educativo y profesora de la Universidad de Haifa, en una conversación con Israel Hayom. “Los judíos estadounidenses, y otros que se han establecido en Dubái y en Abu Dhabi, van formulando un estilo de vida que se adapta al lugar. Aunque se trata de una comunidad pequeña, merece la pena seguirla y aprender de ella sobre uno de los encuentros de fuerzas decisivos en el mundo judío, el encuentro entre Oriente y Occidente”.

Los Acuerdos de Abraham representan un nuevo capítulo en la historia de la región
El ministro de Asuntos Exteriores de Bahréin, Abdullatif al-Zayani, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el presidente estadounidense, Donald Trump, y el ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Abdullah bin Zayed Al-Nahyan, tras la firma de los en la Casa Blanca en Washington, DC, el 15 de septiembre de 2020 (AFP/Saul Loeb/Archivo)

En relación con las tendencias existentes de convergencia y dispersión en el mundo judío de generación en generación, el Dr. Kochavi dice: “Se notan tanto en las presiones internas y externas como en la cooperación transfronteriza, en la apertura multicultural hasta la autonegación, y también en la preservación de los límites de la identidad judía. Este juego de tensiones y de finalización mutua es también muy claro en el encuentro entre Oriente y Occidente en una serie de aspectos. No se trata sólo de Oriente y Occidente étnicos, tradicionales o geográficos, sino también de los aspectos políticos y los significados que se derivan de ellos”.

Los rabinos de los Emiratos Árabes Unidos -el rabino mayor, Dr. Elie Abadie, y el rabino principal, Yehuda Sarna- compusieron recientemente una oración especial para conmemorar el primer aniversario de los . La conmovedora oración se distribuyó en más de mil sinagogas de todo el mundo, y se formuló en un lenguaje universal dirigido a todos los hijos de Abraham, “ya sean hijos de Sara, Agar o Ketura”, según el rabino Sarna. Un ejemplo de extracto de la oración: “Extiende tu tabernáculo de paz en los lugares sagrados de los lectores en tu gran nombre en todas las lenguas, y da libertad de religión, conciencia, lengua, y cultura en todas las comunidades del mundo”.

El Dr. Kochavi opta por detenerse en la película viral que conmovió a muchos con la “oración por la paz del reino” tras la firma de los Acuerdos de Abraham, una película que refleja parte de la tensión que rodea la necesidad de aceptar el carácter de la sociedad de acogida y sus leyes, aunque no siempre sean coherentes con la tradición de Israel.

El emiratí es una pequeña lente a través de la cual observar”, explica. “Sin embargo, debido a las condiciones únicas, se puede sacar bastante provecho de ella, y no sólo del pacto estratégico realmente importante en sí mismo, sino también porque puede ayudar a pensar en los acontecimientos que no benefician al mundo judío y a la sociedad israelí”.

“Entre estas influencias, se puede señalar la nueva cobertura de viejos fenómenos como el posmodernismo, que fue moldeado por la cultura occidental y no es natural para la cultura oriental; o, por ejemplo, la contribución demográfica, política y cultural que comenzó en Europa y América del Norte, con la absorción de olas de inmigración, incluida la amplia inmigración de Oriente Medio”.

En el contexto de esta evolución, cabe preguntarse qué puede ocurrir en el futuro. “Es interesante examinar, por ejemplo, qué códigos lingüísticos y culturales ha adquirido la comunidad empresarial occidental en los EAU, ¿hay aquí una lección desde el punto de vista israelí, y puede esta influencia ayudarnos en los ámbitos de la sociedad, la política exterior y la seguridad? Estas cuestiones deben ser examinadas en Oriente Medio, en el ámbito mundial y en los trastornos que atraviesa el mundo judío”, concluye el Dr. Kochavi.