En este acto, la embajadora de en , Oumama Aouad, fue invitada a encender la vela de la Paz en homenaje al papel y la contribución del Reino al establecimiento de la paz en el mundo, y en particular en la región de Oriente Medio.

Según un comunicado de la embajada del Reino en el país caribeño, esta ceremonia, organizada por la embajada de Israel en la Ciudad de y presidida por su embajador, Itai Bardov, contó con la presencia de del mundo político y diplomático, entre las que se encontraban la ministra panameña de Asuntos Exteriores, Erika Mouynes, así como el ministro de Desarrollo Agrícola, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria y magistrados de la Corte Suprema.

El Gran Rabino David Perets, de origen marroquí, ofició como representante de la comunidad hebrea en Panamá, indica la misma fuente.

Numerosos miembros de dicha comunidad, de ascendencia marroquí, expresaron su alegría y orgullo al ver al país de sus orígenes honrado por su papel histórico y aún activo como puente entre los pueblos, más allá de las afiliaciones religiosas y las diferencias étnicas, precisa el comunicado.

Los participantes elogiaron el papel pionero de la monarquía marroquí en la preservación de la coexistencia pacífica de las diferentes comunidades religiosas, agrega la misma fuente.

La ceremonia fue cubierta por los medios de comunicación impresos y audiovisuales panameños, que destacaron el reconocimiento otorgado a por su tradicional vocación de paz y armonía y su liderazgo en el proceso de paz de Oriente Medio, gracias a la visión ilustrada de SM el Rey Mohammed VI, concluye el comunicado.