Mientras crecía, Mauricio Alberto Avayu Eidelstein pasaba mucho tiempo en su habitación en Santiago de , enfocado en crear y materializar su mundo interior.

Ahora, con 53 años, es un artista muralista consumado. Y está detrás de varios murales a gran escala y otras obras muy detalladas que se presentan en edificios y exposiciones en todo el mundo.

Una de sus obras encargadas más recientemente aparece en el recién inaugurado Centro Comunitario Judío Jeffrey D. Schwartz en Taipei, , que se abrió al público en diciembre de 2021.

El complejo, que es el primer centro comunitario judío de Taiwán, fue creado por Jeffrey D. Schwartz y su esposa Na Tang. Además del mural que aparece en el salón de baile del JCC, algunas de las otras obras de Avayu son propiedad de dignatarios extranjeros y nacionales, además de decorar varias sinagogas en todo el mundo.

Como judío chileno, Avayu dice que siempre se había sentido atraído por el arte judío, incluso desde muy joven, cuando se dio cuenta de que otros artistas no entendían la experiencia judía.

Torá
“Los artistas del Renacimiento solían decir que cada creación es un retrato del artista”, dijo. “Un día, al ver una escena de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, me di cuenta de que, si bien era un gran genio, cometió muchos errores graves en la forma de contar la historia de la Torá. Cambió el significado profundo de los textos sagrados. Es en ese momento que decidí iniciar lo que sería mi proyecto y el legado de mi vida. Cientos de horas de estudio y trabajo duro, perfección, inspiración y disciplina son sus principales ingredientes”.

Aunque la comunidad judía chilena es “muy pequeña”, Avayu dijo que tuvo la suerte de tener acceso a “los mejores maestros de Cabalá” y la “extrema generosidad de grandes rabinos para enseñarme y ayudarme a estudiar”.

FuenteLa Voz de Chile

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLíbano y México: salud materno-infantil
Artículo siguienteSi, ¿y qué?