Delegación israelí desfila en la inauguración de las de Montreal 1976. Tras la masacre de las de Munich 1972, Israel dijo «presente», con un mensaje claro que el terrorismo no los derrotará. El público aplaudió de pie.