Slivovitz, un brandy con historia judía, obtiene reconocimiento de la UNESCO

Por:
- - Visto 256 veces
Slivovitz, un brandy con historia judía, obtiene reconocimiento de la UNESCO

Slivovitz, un brandy de ciruela tradicionalmente asociado con la Pascua judía por muchos judíos asquenazíes, se ha agregado a la lista de artículos de las Naciones Unidas con “patrimonio cultural intangible”.

La decisión se tomó en la conferencia de la UNESCO en Marruecos esta semana, donde Francia hizo campaña con éxito para la inclusión de la baguette en la lista, un complemento al recuento regular de sitios físicos que la agencia busca preservar.

No fueron los judíos los que lideraron la carga por el brandy de fuerte combustión, sino Serbia, donde el licor es un pilar, como lo es en gran parte de los Balcanes, Europa Oriental y Central.


Ahí es donde los judíos se volcaron por primera vez en la bebida, según Martin Votruba, un profesor de estudios eslovaco cuya investigación incluyó la historia del slivovitz y que murió en 2019.

“Los judíos adquirirían esta bebida local después de mudarse a los reinos europeos”, dijo Votruba a la revista Moment en 2014. “Simplemente la tomarían como parte de la cultura”.

El espíritu se asoció particularmente con los judíos polacos en el siglo XIX, cuando los judíos se hicieron prominentes en el campo de la producción de alcohol y en el manejo de posadas y tabernas. Encontraron una utilidad especial en slivovitz cuando se trataba de mantener las leyes judías en torno a mantener kosher.

A diferencia del vino, el brandy tradicional y algunos tipos de vodka, el slivovitz hecho de ciruelas significaba que la bebida no estaba sujeta a las mismas reglas estrictas que se aplican a las bebidas alcohólicas a base de uva. La raíz “sliva” significa ciruela en varios idiomas eslavos.

Y a diferencia de la cerveza, el whisky y otros tipos de vodka, no tenía trigo ni otros cereales, por lo que era aceptable para el consumo en Pesaj. También era relativamente barato.

Como resultado, la Fundación Slow Food para la Biodiversidad de la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Italia escribió en una introducción a la bebida: “Los judíos ortodoxos polacos adoptaron el aguardiente de ciruelas como [su] espíritu festivo”, que en algunos casos se conoció en polaco como Śliwowica Paschalna o literalmente Pascua slivovitz.

Cuando masas de judíos polacos llegaron a Estados Unidos, trajeron consigo slivovitz y rápidamente se asoció con la comunidad judía. Hoy en día, gran parte del slivovitz que se vende en los Estados Unidos se vende a consumidores judíos, normalmente alrededor de Pesaj cada primavera.

Aunque su popularidad ha disminuido, todavía se puede encontrar en algunas mesas de kidush de la sinagoga y permanece en la memoria cultural de los judíos estadounidenses.

El autor Michael Chabon lo eligió como el espíritu elegido por su detective de habla yiddish, Meyer Landsman, en “The Yiddish Policemen’s Union”, una novela policíaca ambientada en un estado judío de historia alternativa en Sitka, Alaska.

Mientras tanto, la película de Barry Levinson de 1990, “Avalon”, que cuenta la historia de una familia de inmigrantes judíos polacos en los Estados Unidos, la presenta como la bebida preferida del padre del personaje principal en el viejo país.

“Nunca bebió agua. ¡Y oh, muchacho, podría él beber! ¿Cómo se llamaba esa cosa que siempre bebía? pregunta un personaje. Otro responde: “Slivovitz. Slivovitz. Solía ​​llamarlo ‘bloquear y caer’. Tomas un trago de eso, caminas una cuadra y te caes”.

Slivovitz gradualmente dio paso a otros espíritus favorecidos como inmigrantes de Europa del Este, judíos y otros, asimilados en los Estados Unidos.

Pero la bebida está experimentando un renacimiento nostálgico: está en el menú de varios bares elegantes de la ciudad de Nueva York, como Second Avenue Deli’s Second Floor Bar & Essen, que prepara cócteles de temática judía con Manischewitz y slivovitz, así como así como Kafana, un restaurante serbio de alta gama en Alphabet City.

Comparte en Redes Sociales

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículos Relacionados: