Diario Judío México - En conjunto, las enfermedades de las vías respiratorias como el enfisema pulmonar, la bronquitis, el asma y la fibrosis quística son la segunda causa de muerte en todo el mundo. Más de 35 millones de estadounidenses sufren de una enfermedad respiratoria crónica y debilitante.

Científicos del Instituto Weizmann en han propuesto una nueva dirección que podría, en el futuro, llevar al desarrollo de un método para aliviar algunos de los sufrimientos que causn estas enfermedades. Los resultados del estudio muestran cómo podría ser posible utilizar células madre embrionarias para reparar el tejido pulmonar dañado.

Un método existente, las nuevas aplicaciones

La investigación comenzó con una idea: Ciertas células madre que residen normalmente en los pulmones son muy similares a las de la médula ósea. Además, en cada órgano, las células madre, en lugar de ser distribuidas por todo el tejido, se concentran en compartimentos especiales que contienen todas las disposiciones que se derivan de las células que necesitan para prosperar.

“Llegamos a esta conclusión que nos sugirió que podríamos ser capaces de aplicar nuestros conocimientos de estas técnicas para trasplantes de células madre de la médula ósea para reparar el tejido pulmonar”, dijo el Prof. Yair Reisner del Departamento de Inmunología del Instituto Weizmann en un comunicado.
Su investigación mostró que este es el marco de tiempo ideal para cosechar las células: las células más jóvenes no han completado el proceso de diferenciación; las células más viejas son menos capaces de la regeneración de pulmón.

Posteriormente, el equipo llevó a cabo una serie de experimentos en los que se borran los compartimentos de células madre de los pulmones con un método que habían desarrollado, entonces inyectan las nuevas células madre en modelos de ratón con daño pulmonar. Las células madre pulmonares embrionarias se las arreglaron para encontrar su camino a través de la sangre a los pulmones y establecerse en el compartimento adecuado.

A las seis semanas, estas células se fueron diferenciando y creando tejido pulmonar normal. En los ratones los pulmones dañados sanaron y su respiración mejoró significativamente.

El siguiente obstáculo que enfrenta Reisner, es determinar la dosis correcta de medicamentos que son necesarios para prevenir el rechazo de las células trasplantadas, que son necesarias después de tales procedimientos. “Pero nuestra visión real, que fue reforzada por este éxito”, expresa Reisner, “es la creación de un banco de tejido pulmonar que será un recurso para las células madre embrionarias de pulmón.” Este banco podría significar que hay una fuente disponible de células para la reparación del daño en las personas que padecen la enfermedad respiratoria grave.

Photo by NIAID

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorObligan a estudiantes musulmanes y judíos a comer cerdo en las escuelas
Artículo siguienteTalk Yiddish To Me (Nisht-Dirty Parody)
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.